Buscar

Vatican News
Maternidad y vida naciente Maternidad y vida naciente 

Pontificia Academia para la Vida: el aborto en casa deja a las mujeres cada vez más solas

En una nota, la Pontificia Academia para la Vida critica la decisión de actualizar las "Directrices sobre la interrupción voluntaria del embarazo" en Italia, confinando el aborto al hogar. El apoyo a la vida naciente y a las familias -se dice- sigue siendo el lugar de prueba para una sociedad que sabe cómo construir su futuro con previsión.

Gabriella Ceraso - Ciudad del Vaticano

"Ciertamente no son estas directrices las que cambiarán las posiciones que siempre se han enfrentado en torno a lo que sigue siendo uno de los temas más dolorosos de la bioética”. Esta es la premisa de la nota con la que la Pontificia Academia para la Vida se pronuncia sobre la circular emitida el 12 de agosto de 2020 por el Ministerio de Salud italiano relativa a la actualización de las "Directrices sobre la interrupción voluntaria del embarazo con mifepristona y prostaglandinas".

El compromiso con la prevención del aborto, totalmente ignorado

Para "ayudar a aclarar el significado y los posibles riesgos de lo ocurrido" con la opción de aplicar los cambios, la Pontificia Academia para la Vida recuerda el contexto en el que se inscribe la ley de 22 de mayo de 1978, n. 194, la ley vigente sobre la interrupción voluntaria del embarazo. En particular, el Dicasterio relee los artículos 1 y 2, recordando que en ellos el Estado "reconoce el valor social de la maternidad y protege la vida humana desde su comienzo" y, si bien admite en determinadas condiciones la interrupción voluntaria del embarazo, niega que pueda considerarse "un medio de control de la natalidad". Además, en lo que respecta a la función de los centros de asesoramiento familiar, les confía la tarea de proporcionar información, pero sobre todo la de ayudar a "superar las causas que pueden llevar a la mujer a la interrupción de su embarazo".

Así pues, antes de evaluar las nuevas directrices, la nota destaca lo mucho que se ha descuidado precisamente "la parte de la Ley 194 en torno a la cual se podía y se podría seguir buscando y alimentando una idea de civilización compartida. Se trata del compromiso -leemos en la nota- de dar realmente a la mujer (y a la pareja) todo el apoyo posible para evitar el aborto, superando aquellas condiciones de incomodidad, incluso económicas, que pueden hacer de la interrupción del embarazo un hecho más sufrido que elegido".

Por lo tanto, en el declive de los centros de asesoramiento, el "desentendimiento" que, según la Academia para la Vida, "en realidad tiende a hacer que la mujer (soltera) cargue con la carga de un gesto que deja profundas huellas en su biografía".

La elección abortiva, cada vez más confinada a la esfera privada

En este contexto, la nota repasa las innovaciones introducidas con las directrices, para subrayar hasta qué punto marcan un paso en dirección al "confinamiento en la esfera privada de un gesto de gran importancia emocional, social y moral", alejándolo "además, con todos los problemas que se le imputan a esta decisión, de la trama de las relaciones sociales y la esfera de la responsabilidad común, que la Ley 194 pone directamente en tela de juicio".

La primera innovación introducida es, de hecho, -se explica- "la superación de la limitación al régimen de hospitalización (que puede ser fácilmente eludida y sustancialmente ya superada en muchos casos) hasta el final de la trayectoria asistencial: con la administración de la droga en el hospital de día, el momento real de expulsión del feto puede producirse cuando la mujer ha vuelto a casa". La segunda innovación, en cambio, consiste en "ampliar el plazo de uso de la droga de la semana 7 a la 9". Por lo tanto, la intervención puede tener lugar en una etapa posterior del embarazo, cuando la incertidumbre y el riesgo pueden ser mayores".

Apoyar la vida naciente es lugar de prueba para la sociedad

"El paso que se está dando -subraya la Pontificia Academia para la Vida- más allá de la evaluación obviamente fundamental de los aspectos de eficacia y seguridad para la mujer, parece ir en la dirección de un mayor confinamiento en la esfera privada de un gesto de gran importancia emocional, social y moral”. "Permitir el aborto en el hogar significa distanciarlo aún más, con todos los problemas de los que esta decisión está encargada, de la trama de las relaciones sociales y la esfera de la responsabilidad común, que la Ley 194 pone directamente en tela de juicio. Puede ser fácil objetar -y hay razones bien fundadas para ello- que los hospitales no son necesariamente el mejor lugar para perseguir este objetivo de acompañamiento y apoyo y que, en cualquier caso, esta preocupación se aplica a lo que precede a la decisión de interrumpir un embarazo. Pero precisamente por eso -concluye la nota- es necesario no renunciar a la búsqueda de formas y medios más adecuados para un proyecto compartido: el acompañamiento y el apoyo a la vida naciente y concebida y a las familias siguen siendo el lugar de prueba de una sociedad atenta y sensible que sabe construir su futuro con sabiduría y previsión”.

15 agosto 2020, 11:07