Buscar

Vatican News
Abp Migliore Nuncio Apostólico en Francia, Monseñor Celestino Migliore 

El Nuncio Apostólico en Francia medita sobre el martirio cristiano

Monseñor Celestino Migliore, quien acaba de presentar sus credenciales al Presidente de la República, Emmanuel Macron, hizo una mediación sobre el significado del martirio el 25 de agosto, en el marco de la peregrinación a Ile Madame, en la diócesis de La Rochelle et Sainte.

Ile Madame, en el departamento de Charente Maritime, es objeto de una peregrinación anual a la tumba de 254 sacerdotes refractarios, que fueron perseguidos por las autoridades revolucionarias en 1794 por haberse negado a prestar el juramento del clero a la Constitución Civil. Un total de 547 sacerdotes murieron entonces detenidos, de un total de 829 arrestados y encarcelados en condiciones espantosas en los pontones de Rochefort, y 64 de ellos fueron beatificados por San Juan Pablo II en 1995.

Este trágico episodio de la Historia de Francia dio al nuevo Nuncio Apostólico, invitado a participar en las celebraciones por el Obispo de La Rochelle et Saintes, Monseñor Georges Colomb, la oportunidad de hacer una amplia intervención sobre el tema del martirio de los cristianos en la historia y en la actualidad.

El vínculo entre la persecución religiosa y el martirio

"Vivimos en una época preocupante en la que las diferentes comunidades cristianas del mundo sufren una persecución sistemática por parte de sus gobiernos u organizaciones religiosas extremistas. La persecución religiosa y el martirio no son la misma cosa, pero es ciertamente en el contexto de la persecución religiosa donde los casos de martirio maduran y se producen", explicó el obispo Celestino Migliore.

Si bien algunos dirigentes internacionales tendían a minimizar este fenómeno, el Jubileo del Año 2000, a petición de San Juan Pablo II, fue una oportunidad para poner de relieve la labor de catalogación de 12.000 episodios de martirio durante el siglo XX. El cambio de siglo y de milenio no significó el fin de la persecución. "En los últimos veinte años el martirio de los cristianos se ha intensificado desgraciadamente", señaló el nuncio. La atención y la preocupación de la Iglesia por el actual derramamiento de sangre cristiana ha aumentado. Se han multiplicado las conferencias sobre la libertad religiosa internacional, así como los llamamientos y las representaciones ante los gobiernos y las organizaciones internacionales", explicó el obispo Migliore.

"Pero los mártires de hoy están estimulando la labor de la Iglesia en diferentes frentes, por ejemplo, en la promoción de la libertad religiosa, la unidad entre las Iglesias cristianas, la amistad entre las religiones del mundo y el poder transformador del perdón en política", dijo el Nuncio Apostólico, añadiendo que "los mártires de hoy también están construyendo la Iglesia". Como el padre Jacques Hamel que, hace cuatro años, se unió a la cohorte de mártires modernos".

Dando su vida para promover la justicia y la reconciliación...

Migliore también se basó en los ejemplos de San Maximiliano Kolbe, Don Pino Puglisi, Monseñor Romero y el teólogo protestante Dietrich Bonhoeffer, y destacó la fecundidad de sus testimonios en la promoción de la justicia y la reconciliación en la Iglesia. "Los mártires dan testimonio de la justicia que se viola con razón en su propio homicidio. Hoy en día, una gran parte de la población mundial, incluidas las personas de todas las religiones, vive en países con grandes restricciones a la libertad religiosa. Los mártires ofrecen un testimonio contra la negación de la libertad religiosa", explicó, tomando el ejemplo del ministro pakistaní Shahbaz Bhatti, asesinado por los islamistas en 2011.

"Como el Papa Francisco repite a menudo, hoy en día los cristianos no son perseguidos por pertenecer a una comunidad cristiana en particular, por ser católicos u ortodoxos, luteranos o anglicanos, sino porque son cristianos. El martirio es ecuménico y debemos hablar de un verdadero ecumenismo de mártires. Históricamente, el martirio común sufrido por católicos, protestantes y ortodoxos bajo los nazis y los soviéticos acercó a las Iglesias y a las comunidades cristianas", explicó el Nuncio, recordando que mucho antes del pontificado de Francisco, Pablo VI y Juan Pablo II habían desarrollado esta visión en la filiación del Concilio Vaticano II, poniendo fin a la "estrecha visión confesional" que dominaba las mentes cuando los cristianos se mataban entre sí, especialmente en el contexto de las guerras de religión de los siglos XV y XVI.

Y más allá de esta dimensión ecuménica, el martirio también puede tener una dimensión interreligiosa, como en el caso de los monjes de Tibhirine y otros mártires religiosos de Argelia en el decenio de 1990, que dieron su vida entre los miles de víctimas musulmanas de la guerra civil.

"Sin embargo, cómo responder al martirio hoy en día es una cuestión que enfrenta la Iglesia, las comunidades religiosas, los gobiernos y toda la sociedad. Deben encontrar soluciones eficaces para poner fin a la cultura de la espada mediante la cultura del diálogo y la coexistencia pacífica", concluyó el Nuncio Apostólico.

28 agosto 2020, 09:57