Buscar

Vatican News

Teología de la infancia: tratar a los niños como lo hizo Jesús

Inició, la tarde de este lunes 8 de junio, la serie de seminarios en línea – el primero de cuatro – promovidos por la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, con el fin de actualizar el compromiso de la Iglesia en la lucha contra los abusos, especialmente en tiempos de pandemia. La Hermana Nuala Kenny presentó el primer webinar, que se centra en la protección de los niños desde la perspectiva de Jesús.

Bernadette Reis – Ciudad del Vaticano

El Covid-19 ha obligado a todos a entender lo que significa ser vulnerable. Así pues, la Hna. Nuala Kenny comenzó su presentación del primer seminario web de Protección organizado por la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG) en colaboración con la Comisión Pontificia para la Protección de Menores (PCPM), el Centro para la Protección de Menores de la Pontificia Universidad Gregoriana y la Onlus Teléfono Azzurro de Italia. El título de la ponencia de la Hna. Nuala fue "La protección de los niños, los jóvenes y los adultos vulnerables y la necesidad de una teología coherente de la infancia". Casi 800 personas de todo el mundo participaron en el webinar. Muchos otros vieron la versión en vivo en los sitios web de la UISG y del CPPM.

Comienza con la cultura

Para que cualquier salvaguardia sea efectiva, afirma la Hermana Nuala, es necesaria una "cultura de la salvaguardia", de lo contrario "las políticas y protocolos no son efectivos". Continuó diciendo que los menores en muchas partes del mundo están inmersos en una cultura que contribuye a su daño. Son objetos de abuso, pornografía infantil, trabajo infantil, tráfico de niños, forzados a ser soldados, etc. Una cultura dentro de la propia Iglesia ha "fallado continuamente en abordar las creencias y prácticas subyacentes" que fomenta el abuso y la negación, y la respuesta consistente e inapropiada del liderazgo durante siglos.

Vulnerabilidad y problemas sistémicos

Cualquier relación en la que se confíe en otra persona está "abierta a la posibilidad de pérdida y abuso", señala la Hermana Nuala. La infancia es el período en el que la persona humana aprende a defender su propia vulnerabilidad. Por lo tanto, quienes sufren abusos en la niñez están particularmente devastados. Para que un niño sea abusado, deben darse ciertas condiciones, explicó la Hermana Nuala. Estas condiciones crean el terreno para que la persona abuse de un niño, y el terreno en el que se superan los mecanismos normales de protección del niño. Cuando un sacerdote es el abusador, se hace un "doble daño", dijo la Hermana Nuala. Algunas personas dicen que se produce un "asesinato del alma".

La conversión en la familia

La conversión que debe tener lugar es un proceso en el que es necesario identificar y transformar las prácticas de larga data que no reflejan el ejemplo de Jesús, dijo la Religiosa. Comienza en la familia, que es el lugar principal de crianza y protección de los niños. Por lo tanto, cualquier teología de la infancia necesita erradicar los aspectos perjudiciales de nuestras "iglesias domésticas", dijo: que los niños son el propósito del matrimonio.

La conversión en la Iglesia

Dentro del Cuerpo de Cristo, esta conversión significa que entendemos lo que nos une en lugar de dividir a las personas en categorías o estatus especiales. También requiere un "diálogo significativo", afirma la Religiosa. "Estamos llamados a hablar en contra de la injusticia", especialmente cuando los vulnerables son el objetivo. El no hablar permite que el abuso continúe. Las ideas sobre la moralidad deben convertirse de hablar sobre el comportamiento pecaminoso que puede ser fácilmente perdonado en la confesión a entender el daño que las acciones pecaminosas hacen a los demás. Por último, la Hermana Nuala ilustró la idea prevaleciente de que la actividad pro-vida se reduce a la conducta sexual y al aborto. El entendimiento pro-vida, dijo, necesita ser ampliado para abarcar la protección de cualquiera, especialmente los vulnerables, de cualquier tipo de daño.

Tratar a los niños como Jesús los trató

La Hermana Nuala cree que la conversión necesaria para proporcionar una cultura favorable a los niños es la de enraizarnos "en Jesús y su amoroso cuidado y tacto hacia los niños". Nuala enfatizó el cuidado que Jesús tenía por los niños. Curaba tanto a niños como a niñas y reprendía a sus discípulos cuando querían evitar que se acercaran a Él. Era un niño, recordó a los que participaban, que proporcionaban los panes y los peces, que Jesús multiplicaba y alimentaba a la multitud (ver Jn 6: 9). Jesús también mostró "justa indignación" y tuvo palabras duras para decir a los que hacen daño a los niños (ver Mt 18, 5-8).

La conclusión, dijo la Hermana Nuala, es "que nosotros en la Iglesia de Jesús debemos proveer lo que Él proveería para sus hijos".

09 junio 2020, 09:21