Buscar

Vatican News
2020.03.21 Bibbia candela Archivo 

El cardenal Renato Corti murió a los 84 años de edad

El cardenal fue obispo emérito de Novara, donde ejerció su ministerio desde 1990 hasta 2011. Francisco lo había creado cardenal en el Consistorio de 2016, el año anterior había escrito las meditaciones para el Vía Crucis del Coliseo.

Alessandro De Carolis - Ciudad del Vaticano

Una vida sobria e intensa, "de corazón a corazón", como sobrio e intenso era el hombre que el Papa había querido, a sus 80 años, como cardenal en el Colegio Cardenalicio.  El cardenal Renato Corti ha fallecido esta mañana, en Rho, en la provincia de Milán, en el Colegio de los Oblatos de los Santos Ambrosio y Carlos, donde residía desde 2011, alojado en una habitación sencilla, de vida retirada pero atenta a las necesidades de la formación de los jóvenes paulinos, que en él –fiel al  P. Alberione- tenía una gran figura de referencia. Falleció en serenidad, según lo relatado por las personas que lo asistieron hasta el último momento y en particular durante los últimos meses más sufridos desde el punto de vista de la salud.

Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Italiana de 2005 a 2015, estimado predicador, dirigió los ejercicios espirituales de la Curia Vaticana en 2005, el último con Juan Pablo II, mientras que por invitación del Papa Francisco escribió las meditaciones del Vía Crucis en el Coliseo el Viernes Santo de 2015. Hombre de profunda espiritualidad, discípulo del Cardenal Martini, del que fue vicario general en Milán y por el que fue ordenado obispo en 1981, eligió como lema episcopal el "Cor ad cor loquitur" que el Cardenal San Juan Enrique Newman había puesto en él.

Originario de Galbiate, entonces provincia de Como, hoy, provincia de Lecco, el Cardenal Corti comenzó su ministerio sacerdotal Guido por un futuro Papa, Giovanni Battista Montini, entonces jefe de la Iglesia Ambrosiana. A partir de 1990 se trasladó como obispo a Novara, 21 años durante los cuales promovió, entre otras cosas, la causa de beatificación de Antonio Rosmini.

Entre 2005 y 2015 ocupó el cargo de vicepresidente de la Conferencia Episcopal Italiana, pero en 2011 ya había renunciado, debido a los límites de edad, al gobierno pastoral de Novara. A partir de febrero de 2012 su casa fue el santuario de Rho, en los Oblatos de los Santos Carlos y Ambrosio, un cardenal "sacristán" que si era necesario preparaba él mismo, el altar para la misa en la capilla.

El arzobispo de Milán, Mario Delpini, dijo que escuchó la noticia de la muerte del cardenal para confiar "al Señor su largo y fiel ministerio". El cardenal Corti dijo a nuestros micrófonos en 2016, tan pronto como supo de su nombramiento como cardenal: son los mártires a los que hay que mirar "porque nos permiten comprender cómo sería realmente vivir según el Evangelio".

12 mayo 2020, 12:24