Buscar

Vatican News

Cardenal Czerny entrega II Premio Padre Arrupe de Derechos Humanos

El Instituto de Estudios sobre Migraciones (IUEM) concedió el II Premio Padre Arrupe de Derechos Humanos al Servicio Jesuita a Refugiados y al periodista Jesús Blasco de Avellaneda. El Cardenal Michael Czerny, SJ, responsable de la Sección Migrantes y Refugiados del Vaticano, entregó los galardones el 20 de mayo.

Ciudad del Vaticano

El nombre del premio, padre Arrupe, se refiere a quien fue superior general de los jesuitas, pionero al denunciar el drama de los desplazados y refugiados, víctimas de un planeta que se convertía en aldea global.

El IUEM de la Universidad Pontificia Comillas, referente en la investigación y abordaje de la inmigración, asilo y movimientos migratorios– ha premiado al Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) –organización internacional católica cuya misión es acompañar, servir y defender los derechos de los refugiados en todo el mundo– y a Jesús Blasco de Avellaneda, periodista muy comprometido con la defensa de los derechos fundamentales, de la libertad de prensa y de expresión, de los derechos y la dignidad de las personas más vulnerables.

En esta segunda edición, el Premio Padre Arrupe a los Derechos Humanos –que será entregado por el Cardenal Michael Czerny, SJ, responsable de la Sección Migrantes y Refugiados del Vaticano– vuelve a reconocer el mérito a personas e instituciones que destaquen por su labor en la defensa y promoción de los Derechos Humanos en el ámbito de las migraciones y el refugio, y se consolida como uno de los galardones más importantes en el ámbito de las migraciones y los derechos humanos.

Palabras del Papa Francisco

El primero en unirse a nosotros es el Santo Padre, afirmó en su mensaje de entrega del premio el cardenal Czerny, el Papa Francisco, con sus propias palabras de esperanza y aliento: “Queridos amigos: Inspirados por el padre Pedro Arrupe, la entrega de estos premios nos anima a abrir siempre más los ojos, los oídos y las manos a los que sufren hambre, injusticia y violencia, agravados por la pandemia COVID-19”.

Mensaje del Papa Francisco
Mensaje del Papa Francisco

Sobre este tema, Czerny subraya en su mensaje: “El COVID-19 no solo agrava las violaciones de los derechos humanos que ya se están dando, sino que actúa como un amplificador, una lupa o una radiografía que revela las inmorales estructuras sociales presentes en el mundo”.

Responsabilidad de gobernantes y cuidadanos ante la crisis socio-ambiental

El cardenal insistió en la responsabilidad de los gobernantes y ciudadanos por la actual crisis socio-ambiental que vivimos: “El evento de hoy tiene lugar durante la semana Laudato si', el quinto aniversario de la encíclica. Los derechos humanos son la base no solo de la vida, la vida en plenitud, sino también de la ecología integral. “No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental” (LS 139). Los derechos humanos son el buen gobierno de nuestra casa común”.

Czerny hizo presente la figura del padre Pedro Arrupe, a quien visitó a mediados del año 1980 en la enfermería de la Curia Jesuita en Roma. “Totalmente alerta, muy presente pero paralizado por su derrame cerebral, sus palabras se redujeron a solo dos: “Gracias” y “Sí”. Repitiendo las dos únicas palabras que pudo, siento que resumió su espiritualidad y su visión”.

Derechos humanos. Implilcaciones

El purpurado reflexiona en su mensaje sobre el significado e implicaciones de los derechos humanos en la vida actual: “Los derechos humanos tienen su historia y su jurisprudencia, su teoría y su práctica, sus glorias y sus abusos. “Lamentablemente, aun los derechos humanos pueden ser utilizados como justificación de una defensa exacerbada de los derechos individuales o de los derechos de los pueblos más ricos”.

E insiste: Laudato si' subraya el desafío: “En las condiciones actuales de la sociedad mundial, donde hay tantas inequidades y cada vez son más las personas descartables, privadas de derechos humanos básicos, el principio del bien común se convierte inmediatamente, como lógica e ineludible consecuencia, en un llamado a la solidaridad y en una opción preferencial por los más pobres” (LS 158)

Periodismo y migración

Refiriéndose a los galardonados, el cardenal Czerny afirmó: “El premio a los medios de comunicación y a la migración también adquiere un significado en relación con el Gracias y el Sí del P. Arrupe, con su gratitud y misión. Porque las responsabilidades fundamentales del periodista incluyen la libertad de expresar la verdad y la defensa de la dignidad de los más vulnerables. La comunicación honesta sobre los derechos humanos nos mostrará dónde la situación de las personas merece gratitud y dónde exige la condena y el cambio; dónde se respetan los derechos humanos de las personas vulnerables en movimiento, pero pondrá en evidencia también las omisiones, la indiferencia, el abandono e incluso la represión que ocurre en otros lugares. Gracias, Jesús Blasco, por ser ojos, oídos y voz de los derechos humanos de los migrantes en nuestro tiempo”.

21 mayo 2020, 10:59