Buscar

Vatican News
2020.04.05 Domenica delle Palme El "Crucifijo Milagroso" acompañará las celebraciones de la Semana Santa en la Basílica de San Pedro  (Vatican Media)

La Semana Santa y la mirada del Crucifijo de San Marcello

Después de la exposición para la oración del 27 de marzo en la Plaza de San Pedro, la milagrosa efigie venerada por los romanos vuelve al centro de las liturgias.

VATICAN NEWS

La Semana Santa, el tiempo litúrgico más importante del año, comienza en San Pedro bajo la mirada del Crucifijo de San Marcello, colocado en el centro, al fondo. Es el Crucifijo milagroso, que escapó del fuego de 1519 y que fue llevado por la gente en procesión para detener la plaga. Esa escultura de madera, fechada a finales del siglo XIV, ha atravesado la ciudad de Roma muchas veces. La última vez fue hace veinte años, cuando san Juan Pablo II lo quiso en la Basílica Vaticana para el Día del Perdón, durante el Jubileo del 2000. El Papa Francisco había decidido primero visitarlo para rezar en este dramático momento, luego quiso que estuviera presente en la Plaza de San Pedro vacía durante la oración que presidió para implorar el fin de la pandemia.

El viernes 27 de marzo, evidentemente, estaba lloviendo. Y el Crucifijo, la imagen que decenas de millones de personas vieron junto con el Obispo de Roma conectado a través de la televisión y la web, aunque estaba colocado cerca de la fachada de la Basílica, fue alcanzado por la lluvia. Como se pudo ver, gracias a su reaparición en el centro de la liturgia de la Misa de Domingo de Ramos, la obra no ha sufrido daños graves o significativos, al contrario de lo que algunos dicen. Solo pequeños retoques fueron hechos en el curso de una mañana por los expertos restauradores de los Museos Vaticanos de acuerdo con la Superintendencia Italiana. Los retoques se aplicaron a pequeños desprendimientos, también vinculados a problemas de manejo, y en parte preexistentes. Estas mínimas y rápidas intervenciones han asegurado la obra, que después de las celebraciones de Pascua pueda volver a la iglesia de San Marcello al Corso.

En la tradición cristiana el arte y la belleza siempre han jugado un papel fundamental para ayudar a entrar en el misterio, en la celebración litúrgica, en la oración, en el conocimiento de la Escritura. El Crucifijo es una obra que ha pasado por la historia de la Ciudad Eterna, llena de dolor, oraciones, esperanzas y devoción. Ha sido un punto de referencia en momentos particularmente dramáticos en la vida de los romanos en los siglos pasados. Por esta razón su presencia en la Plaza de San Pedro el 27 de marzo, y ahora dentro de la Basílica para los ritos de Pascua, tiene un profundo significado. Muchas personas en el mundo, en este momento de dolor con decenas de miles de víctimas de la pandemia, lo entendieron inmediatamente.

05 abril 2020, 11:45