Buscar

Vatican News
San Juan Pablo II San Juan Pablo II  (Vatican Media)

Comastri: Juan Pablo II transformó su cruz en amor

Entrevista con el Cardenal Angelo Comastri, vicario del Papa para la Ciudad del Vaticano, sobre el testimonio de San Juan Pablo II, en el 15º aniversario de su muerte

Alessandro Gisotti – Ciudad del Vaticano

Han pasado 15 años desde que murió Karol Wojtyla. Fueron inolvidables los días que marcaron el paso a la Casa del Padre de San Juan Pablo II, después de una larga enfermedad vivida con un testimonio cristiano que atrajo no sólo a los creyentes sino también a personas alejadas de la Iglesia. Es precisamente sobre la enseñanza que el Papa polaco puede darnos hoy, en un momento de gran sufrimiento global debido a la pandemia, que el Cardenal Angelo Comastri, Vicario General del Papa para el Estado de la Ciudad del Vaticano, se detiene en esta entrevista con los medios de comunicación del Vaticano.

Cardenal Angelo Comastri, el 2 de abril de hace 15 años, después de una larga enfermedad vivida ofreciendo un testimonio extraordinario, murió San Juan Pablo II. ¿Qué nos ofrece hoy en día la vida y el ejemplo de Karol Wojtyla, en un contexto dramático como el que estamos viviendo por la emergencia del Coronavirus?

La propagación de la epidemia, el crecimiento de los contagiados y el boletín diario del número de muertos ha encontrado a la sociedad desprevenida y ha puesto de relieve el vacío espiritual de muchas personas. El periodista Indro Montanelli, poco antes de morir, salió con esta lúcida y honesta consideración: "Si tengo que cerrar los ojos sin saber de dónde vengo y adónde voy y qué he venido a hacer en esta tierra, ¿merecía la pena que abriera los ojos? ¡La mía es una declaración de fracaso!". Estas palabras de Montanelli fotografían la situación de una parte de la sociedad actual. También por esta razón, la epidemia es aterradora: porque en tantas personas la fe se ha apagado Juan Pablo II fue un creyente, un creyente convencido, un creyente coherente y la fe iluminó el camino de su vida.

A pesar de los muchos sufrimientos y de la larga enfermedad, Karol Wojtyla siempre dio a quienes le conocieron la sensación de ser un hombre en paz y lleno de alegría...

Juan Pablo II sabía que la vida es una rápida carrera hacia la Gran Fiesta: la Fiesta del abrazo con Dios, el Infinitamente Feliz. Pero debemos prepararnos para el encuentro, debemos purificarnos para estar listos para el encuentro, debemos quitar las reservas de orgullo y egoísmo que todos tenemos, para poder abrazar a Aquel que es el Amor sin sombras. Juan Pablo II vivió el sufrimiento con este espíritu: e incluso en los momentos más duros (como el momento del atentado) nunca perdió su serenidad. ¿Por qué? Porque siempre tuvo el objetivo de la vida por delante. Hoy en día mucha gente ya no cree en el objetivo de la vida. Por eso viven el dolor con desesperación: porque no ven más allá del dolor.

Juan Pablo II siempre ha encontrado en las experiencias de sufrimiento, de dolor, una dimensión de esperanza, una ocasión especial de encuentro con el Señor. Recordamos sobre todo la Carta Apostólica "Salvifici Doloris". ¿Una reflexión sobre este carisma particular del Papa polaco?

El dolor indudablemente asusta a todos, pero cuando es iluminado por la fe se convierte en una poda del egoísmo, de las banalidades y frivolidades. Aun más. Los cristianos vivimos el dolor en comunión con Jesús Crucificado: aferrándonos a Él, llenamos el dolor de Amor y lo transformamos en una fuerza que desafía y supera el egoísmo aún presente en el mundo. Juan Pablo II fue un verdadero maestro del dolor redimido por el Amor y transformado en un antídoto para el egoísmo y la redención del egoísmo humano. Esto sólo es posible abriendo el corazón a Jesús: sólo con Él se puede entender el dolor y apreciarlo.

Este año, debido a la emergencia actual, viviremos una Pascua "sin precedentes" para respetar las disposiciones contra el contagio. La última Pascua de Juan Pablo II también estuvo marcada por la enfermedad, por el aislamiento. Sin embargo, todos tenemos un recuerdo imborrable de ello. ¿Qué lección podemos aprender de la última Pascua del Papa Wojtyla mirando lo que pasa hoy?

Todos recordamos el último Viernes Santo de Juan Pablo II. Es inolvidable la escena que vimos en la televisión: el Papa, ya sin fuerzas, sostenía el Crucifijo con sus manos y lo miraba con un fuerte amor y se podía sentir que decía: "Jesús, yo también estoy en la cruz como tú, pero junto a ti espero la Resurrección". Todos los santos vivieron así. Me limito a recordar a Benedetta Bianchi Porro, que quedó ciega y sorda y paralizada por una grave enfermedad, y murió tranquilamente el 24 de enero de 1964. Poco antes, tuvo la fuerza de dictar una maravillosa carta para un joven minusválido y desesperado llamado Natalino. Esto es lo que salió del corazón de Benedetta: "Querido Natalino, tengo 26 años como tú. La cama es ahora mi casa. Desde hace algunos meses yo también estoy ciega, pero no estoy desesperada, porque sé que en el fondo de la vía Jesús me está esperando. Querido Natalino, la vida es una pasarela rápida: no construyamos la casa en la pasarela, sino atravesémosla de la mano de Jesús para llegar a la Patria". Juan Pablo II estaba en esta longitud de onda.

En este período marcado por la pandemia, todos los días en transmisión en vivo por Vatican News del Vaticano y los medios que lo transmiten, muchas personas se unen en oración al rezo del Ángelus y el Rosario. Es natural pensar en Juan Pablo II vinculado a María desde el escudo episcopal...

Sí, Juan Pablo II había querido en su escudo episcopal como lema estas palabras: Totus Tuus Maria. ¿Por qué? Nuestra Señora estaba cerca de Jesús en el momento de la crucifixión y ha creído que aquel era el momento de la victoria de Dios sobre la maldad humana. ¿Cómo? A través del amor, que es la fuerza todopoderosa de Dios. Y María, poco antes de que Jesús consumara su sacrificio de amor en la cruz, escuchó las exigentes palabras que Jesús le dirigió: "¡Mujer, he aquí tu hijo!” Es decir: "No pienses en mí, sino en los demás, ayúdales a transformar el dolor en amor, ayúdales a creer que la bondad es la fuerza que supera la maldad". Desde ese momento, María ha estado preocupada por nosotros y cuando nos dejamos guiar por ella estamos en buenas manos.

Juan Pablo II creyó, confió en María y con María transformó el dolor en ocasión de amor.

Por último, ¿hay alguna anécdota, una palabra que Juan Pablo II le ha dirigido y que 15 años después quiere compartir también como un signo de esperanza para muchas personas en el mundo, que sufren, que han amado y siguen amando a Karol Wojtyla?

En marzo de 2003, Juan Pablo II me invitó a predicar los Ejercicios Espirituales en la Curia Romana. También participó en ese curso de Ejercicios Espirituales con un recogimiento ejemplar. Al final de los Ejercicios, me recibió con gran amabilidad y me dijo: "Pensé en darte una cruz como la mía”. Jugué con el doble sentido de la palabra y le dije a Juan Pablo II: "Santo Padre, es difícil para usted darme una cruz como la suya...". Juan Pablo II sonrió y dijo: "No... esta es la cruz", y me señaló una cruz pectoral que quería donarme. Y luego añadió: "Tú también tendrás tu cruz: transfórmala en amor. Esta es la sabiduría que ilumina la vida". Nunca más he olvidado este maravilloso consejo que me dio un Santo.  

01 abril 2020, 12:00