Buscar

Vatican News

Predicación de Cuaresma, Padre Rupnik: "Llamados a una conversión permanente"

Tuvo lugar en el Vaticano, la mañana de este viernes, la primera predicación de Cuaresma para el Papa y la Curia Romana, la reflexión del Padre Marko Rupnik, S.J. se centró en el tema: “Ante la Cruz de Jesús estaba su Madre”.

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

Hoy en día, generaciones enteras se enfrentan con la realidad porque no es lo que imaginaban, deseaban y, por esta razón, no la comprenden. María, en cambio, continuamente comprende "la Palabra de una manera nueva". Está orientada por esta diferente comprensión de la historia la reflexión del sacerdote jesuita Marko Ivan Rupnik en la primera predicación de Cuaresma para el Santo Padre y la Curia Romana.

María y la Palabra

“María – explica el predicador – comprende la Palabra diversamente”. La suya es una "conversión permanente". Ella está continuamente "desafiada por una novedad": "permanentemente, comprende la Palabra de una manera nueva y con ella entiende la realidad". María estaba debajo de la Cruz y encima, recuerda el Padre Rupnik, estaba escrito "Rey". No es posible pensar que "allí no pensara en la Palabra que se le había dicho: estará en el trono de David". La Cruz es el único lugar en el cual está escrito que su Hijo es rey. La Cruz es el trono sobre el cual se encuentra Cristo. Sin el Espíritu Santo, añade el padre jesuita, no se puede entender el don que Dios nos ha dado. El don es el Crucificado y "nosotros estamos unidos a este evento".

Dios es amor

El Padre Rupnik subraya que sin el Espíritu Santo "no podemos comprender que Dios existe verdaderamente como amor". Amor significa "donarse a sí mismo". El amor se realiza con el don de sí mismo. Es algo impactante, explica, que nos pide ir más allá de nuestra mentalidad. En Cristo, vemos "la verdad de Dios". Comprender a un Dios que se dona de esta manera, "pone en dificultad los enfoques racionalistas de la fe". “Dios Padre gobierna el mundo y la historia a través del Cordero, el don de sí mismo”. "La historia se rige a través del don de sí mismo, a través del amor".

De la Cuaresma al Triduo Pascual

El amor, que "en el cielo es la felicidad absoluta", en la Tierra es el Triduo Pascual. Para esto, es necesario prepararse a través del camino cuaresmal. Es necesario saber comprender, señala el Padre Rupnik, que “nuestra presencia en la historia encuentra un sentido a través del Triduo Pascual”. Hay que entender que todo don se consume: "El que se da a sí mismo se consume, no se conserva”. El testimonio, entonces, sólo es posible gracias al Espíritu Santo.

Vivir el "don de sí mismo”

Es el Señor quien da la vida: con el Espíritu Santo, podemos vivir la vida como un "don de sí mismo". Dios derrama el amor del Padre en nuestros corazones. Esto, concluye el Padre Rupnik, es el camino de la Iglesia en la historia. Es un camino Pascual. También nosotros, como María, "estamos llamados a una continua conversión para ver que la historia proceda según la Providencia. Y que Dios "se manifiesta en este mundo a través de nuestra presencia".

06 marzo 2020, 13:10