Buscar

Vatican News
Casa Divin Maestro, ejercicios espirituales. Casa Divin Maestro, ejercicios espirituales.  (Vatican Media)

Última meditación de Bovati: "el verdadero discípulo lleva a Dios al mundo"

Esta mañana ha tenido lugar la novena y última meditación de los Ejercicios Espirituales de Cuaresma que la Curia romana ha llevado a cabo desde la localidad italiana de Ariccia y el Papa desde su casa en el Vaticano. El predicador padre Pietro Bovati, según informa L'Osservatore Romano, se centró en el tema de "La presencia de Dios"

Ciudad del Vaticano

Cristo está presente donde los discípulos obedecen su mandato, "no permanecen prisioneros en su pequeño redil, sino que van a traer la radiación de la gracia al mundo". Una "tarea sobrehumana encomendada a hombres que han experimentado su fragilidad" y que "pueden asumir esta misión solo porque Jesús les dice:" Estoy con ustedes todos los días hasta el final de los tiempos "". Esta es la conclusión a la que ha llegado el Padre Pietro Bovati en la novena y última meditación ofrecida a los participantes en los ejercicios espirituales de la Curia romana, llebada a cabo  en la mañana del viernes 6 de marzo en la Casa Divin Maestro en la localidad italiana de Ariccia.

Moisés, el pueblo y Dios

"La presencia de Dios" fue el tema tratado por el secretario de la Pontificia Comisión Bíblica al final de este itinerario semanal que comenzó en la tarde del domingo pasado, 1 de marzo. Inspirado por las lecturas tomadas del capítulo 33 del libro de Éxodo (7-17), del Evangelio de Mateo (28, 16-20) y del salmo 90, el predicador comenzó enfatizando que "el Señor está presente en nuestra vida, él es Emmanuel para nosotros, y nos acompaña en nuestro viaje". Y el primero en entenderlo fue Moisés, ejemplar al guiar a Israel al "ver que es de Dios, de la relación con él, en obediencia, que la capacidad de guiar al pueblo se recibe como gracia". Al respecto, el Padre Bovati dijo que estaba consciente "de que Jesús recomendó orar en secreto sin exibicion" y también "que la oración nunca debería convertirse en un espectáculo y menos aún en una celebración propia". Sin embargo, señaló, "ser un ejemplo brillante es un deber"; con la advertencia de que "esta ejemplaridad es verdadera cuando no apunta a los aplausos hechos al hombre, sino por el contrario, la adoración de Dios", a través de una "radiación espiritual" que "proviene precisamente de quienes rezan, porque atrae, lleva a los hombres a amar a Dios”.

El camino y la misión

Reflexionando sobre los términos de la conversación entre el Señor y Moisés en el pasaje meditado, el Padre Bovati observó que el primero usa un imperativo: "dejar subir". Lo cual «puede ser molesto solo si se considera simplemente como la voluntad de otro; pero cuando el mandamiento es promulgado por la boca del amigo, por el Dios del amor, sí se entiende en su verdad ", entonces" ilumina, hace sabio, alienta, promueve la vida del creyente, porque es como un camino abierto, una puerta que se abre sobre el misterio del amor". Además, el predicador continuó: "el mandato divino siempre es proporcional al hombre porque es posible, de hecho fácil de cumplir, no porque el orden que Dios quiere es sin esfuerzo ni sacrificio; pero porque quien da la orden promete su presencia, le da el poder, la gracia, el espíritu" para cumplirla.

Otro elemento identificado por el secretario de la Pontificia Comisión Bíblica se refiere al hecho de que Moisés no le pide al Señor "recompensas, ni signos ni promesas" para sí mismo, sino que "solo pide ser un instrumento". Es como un profeta a quien el Señor debe enseñarle cada vez que lleve a cabo su misión día tras día". Y en esto, el pastor tiene el deber de "saber reconocer y promover en el ministerio común a las personas que Dios ha elegido y consagrado, enviado; para que pueda elegir quién ha sido elegido por Dios y poder consagrar quién ha sido santificado por Dios, es decir, dotado del Espíritu para el ministerio".

Por lo tanto, aclaró el predicador: "Moisés desde el principio entendió la necesidad de tener colaboradores: para ir al faraón debe ir acompañado de Aarón; para celebrar el triunfo del Señor sobre el mar, debe involucrar la voz y las panderetas de Miriam; para ganar Amalek debe activar a Joshua, pero también Aarón y Cur para apoyar sus manos" y "para administrar justicia, con sus innumerables necesidades, debe recurrir a un colegio de jueces, de modo que en la división de tareas sea posible traer el peso de tanta responsabilidad y también activan una sinodalidad, es decir, una unidad de propósito, una colaboración hacia el mismo objetivo". En este sentido, padre Bovari dice que interceder para que otros puedan estar involucrados en la misma misión, “pone de manifiesto, como testimonio religioso, que solo Dios es el único principio de salvación, cuya presencia invisible es atestiguada por la renuncia de cada uno a ser el único operador de bien".

El discernimiento "práctico"

El padre Bovati además ha hablado de la importancia primordial del discernimiento: "los criterios mundanos de amistad, simpatía, afinidad cultural o cualquier otra cosa ciertamente no lo son, ni una simple consideración de las cualidades objetivas en el campo intelectual o práctico que garantizan la competencia, la eficiencia y la fiabilidad". Pero - puntualiza -  "todo esto debe estar sujeto a una intuición espiritual de un orden profético que sepa cómo reconocer lo que Dios quiere, lo que Dios ya ha colocado en cierta persona, tal vez incluso sin su conocimiento, para estar preparado para la tarea que el Señor te confiará". Además, es el mismo Moisés quien formula la solicitud "para saber cómo reconocer a quien Dios ha elegido", así como él mismo "fue elegido personalmente y conocido por su nombre", aunque "tal vez no se hubiera elegido a sí mismo".

Actualizando la reflexión, el predicador luego ha hablado del camino que el pastor debe seguir para llevar a los rebaños a los pastos eternos: "en un momento de cambios, dificultades, incertidumbres como hoy, dijo, es más necesario que nunca saber cómo encontrar la forma adecuada para lo que Dios quiere hoy". Con una certeza: que "el camino correcto" es el "trazado por los mandamientos, que son como hitos, delinean el camino, iluminan el camino", al igual que Moisés "que recibió la Torá, también la escribió, luego se comunicó y explicó a la gente después de haber escuchado repetidamente al Señor en la montaña sagrada". Aquí viene entonces el tema del "discernimiento", al que el biblista ha agregado el adjetivo "práctico" para indicar "esa capacidad sapiencial de naturaleza profética - dada por Dios en la oración - para reconocer en la práctica, en las complicadas circunstancias de la historia, en el hoy, en la variedad de personas, momentos, prioridades a seguir; por lo tanto, reconoce en cada realidad lo que Dios quiere". Y para hacer esto, recomendó, que "el conocimiento teórico o una competencia en ciencias teológicas no es suficiente". "Se necesita un don espiritual, no comunicado de una vez por todas, sino "destilado" día tras día para ayudar a las personas a elegir el camino indicado, para ayudar al pastor a liderar los buenos caminos". Por lo tanto, es "un don espiritual y, como tal, es intrínsecamente amoroso, no se presenta como el reclamo del erudito, del competente, que siempre lo sabe todo", sino que es "la conciencia útil del discípulo que ha sido instruido por el Señor".

Finalmente, el Padre Bovati ha instado a meditar los últimos versículos del capítulo 28 del Evangelio de Mateo, dedicado a la reunión de Jesús resucitado con sus apóstoles. Pide a los once que regresen a Galilea, al lugar donde se originó su vocación, para revivir la fe "que tal vez todavía vacila ahora" después de su crucifixión. Pero, señaló el jesuita, no es un "proceso nostálgico", sino más bien entender "el don fundador que consiste en seguir a Jesús, estar con él, vivir de acuerdo con su palabra y su amor".

06 marzo 2020, 18:10