Buscar

Vatican News

El experto en protección de menores Hans Zollner: "Escucha y no huyas"

Hace aproximadamente un año, del 21 al 24 de febrero, tuvo lugar en el Vaticano, la conferencia de la iglesia sobre la protección de los menores, que el Papa Francisco había convocado. Uno de los organizadores fue el experto católico en protección de menores Hans Zollner. En una entrevista con Radio Vaticano, reflexiona sobre los avances en la protección de los niños a lo largo de este año.

Ciudad del Vaticano

El Padre Zollner, director del Centro de Protección Infantil de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, ve "razones para la esperanza" un año después de la cumbre de protección infantil en el Vaticano. Ha habido cambios concretos en la iglesia universal y el Vaticano para prevenir el abuso.

 Zollner recuerda, por ejemplo, una ley que entró en vigor en junio de 2019 y que introdujo nuevas normas sobre la protección de los niños: por ejemplo, la obligación general de los sacerdotes y religiosos de denunciar los casos de abuso. Además, se definió con claridad el tema de la rendición de cuentas, cuando se trata de acusaciones de encubrimiento de abusos por parte de obispos u otros líderes de la iglesia. Pero eso no fue todo, recuerda el jesuita:

"Razón de la esperanza"

"Luego, en diciembre, tuvimos de nuevo tres puntos importantes cambiados por una decisión papal a nivel mundial, el aumento de la edad con respecto al material pornográfico infantil, de 14 a 18 años. Ya no tenemos el llamado "secreto papal" como forma de evitar la cooperación con las autoridades estatales. El secreto papal fue levantado allí. Y finalmente, los laicos, formados en el derecho canónico, tuvieron un mayor papel en los procedimientos penales dentro de la Iglesia. “

Mayor conciencia del problema

Además, el experto está seguro de que la cumbre de protección de la infancia en el Vaticano ha aumentado la conciencia del problema entre los participantes. Especialmente en las zonas donde hasta hace unos años este tema se mantenía en silencio, dice que ahora está "bastante claro, también en consonancia con los cambios de la situación jurídica". La voluntad de actuar también ha aumentado. Ante las dudas y críticas de que el Papa Francisco está presionando con todos los medios para la transparencia en el procesamiento de los abusos, Zollner dijo:

"Uno puede entender que si uno no conoce los procedimientos de la Iglesia. Por ejemplo, no se sabe que los archivos de personal, cuando están allí, se guardan en las diócesis, no en el Vaticano. Por eso siempre es un reto a nivel local y la tarea de la diócesis o provincia religiosa respectiva de seguir adelante. Como de todos modos es una práctica común en partes del mundo anglosajón. Lo que escuchamos una y otra vez, también dentro de las autoridades vaticanas, es que es una cuestión de claridad sobre cuántos casos de acusaciones llegan a la Congregación para la Doctrina de la Fe y de qué países provienen. Supongo que no sólo están trabajando en estadísticas que son utilizadas internamente por las autoridades, sino que esto será realmente comunicable en un futuro previsible. Asumo que no sólo están trabajando en estadísticas para ser usadas internamente".

Abuso sexual de mujeres religiosas

En la entrevista con Radio Vaticano, el Padre Zollner también trata un capítulo bastante nuevo en la cuestión del abuso en la iglesia, el abuso sexual de las mujeres religiosas. A pesar del llamamiento de la Asociación de Superioras de Religiosas, hasta ahora no se conocen muchos casos, aunque ciertamente existen. En opinión de Zollner, pasará un tiempo antes de que las mujeres religiosas rompan su silencio:

"Por un lado, hay que considerar que en lo que respecta al abuso de mujeres religiosas por parte de sacerdotes, las cosas son exactamente iguales que hace 15 o 20 años cuando se trataba del abuso de niños por parte de sacerdotes: a saber, que a los afectados les resulta muy difícil hablar del hecho de que no se sienten animados. Por eso tendremos que esperar unos años más hasta que el clima sea más o menos adecuado, para que estas mujeres religiosas puedan hablar de ello libremente y en público".

La situación también es completamente diferente en distintas partes del mundo, informa Zollner, quien como experto en protección de niños de la iglesia viaja por muchas regiones. En el África meridional, el abuso de las mujeres religiosas es "ciertamente un gran problema", debido también a las diversas dependencias financieras de las comunidades religiosas femeninas respecto de los obispos o las comunidades religiosas masculinas. Así que hay enredos que dificultan que los afectados "hablen en libertad y con toda claridad sobre los crímenes que han ocurrido allí". Zollner considera esencial aprender de las experiencias previas de abuso en la Iglesia Católica:

"Que no tiene sentido para nadie, que uno guarde silencio sobre ello, que uno trata de hablar de ello o que uno lo niega. Saldrá a la luz y tendrá que ser así. La verdad nos hace libres, ha dicho nuestro Señor, y creo que aún tenemos mucho que aprender sobre la confianza en esta palabra de Jesús".

Entonces, ¿qué debería hacer la Iglesia Católica cuando se conozca el abuso contra las mujeres religiosas y cuando los afectados finalmente se expresen, posiblemente de manera acumulativa y concentrada y enojada? El experto en protección de menores Zollner aconseja:

"Para enfrentar cualquier amargura, ira, furia, decepción, dejar que se exprese. Y para sentir y compartir el dolor que hay detrás. Y en la medida de lo posible también sufrir con ella. Si los afectados sienten esto, entonces puede ser posible que al menos encuentren la paz por sí mismos. En ciertas circunstancias también con lo que ha sucedido en sus vidas".

2La segunda cosa es que hoy en día se intenta cambiar todo lo que lleva a un mayor abuso, es decir, el trabajo de prevención. Y que estamos llegando cada vez más a reconocer que la Iglesia - que durante siglos y milenios fue un lugar de educación, de crecimiento y de seguridad - no ha garantizado esto para algunas personas, en algunas áreas. Por consiguiente, debemos examinar cuáles son los componentes sistémicos que han hecho posible el abuso y cuáles son las conclusiones que debemos extraer de ello en lo que respecta a la rendición de cuentas, el cumplimiento de las leyes, la forma de seleccionar o capacitar al personal, y los tipos de supervisión y de capacitación adicional disponibles. Estas son muchas cosas que ya están en marcha en muchas áreas, pero que también necesitamos mejorar y ampliar significativamente para toda la Iglesia".

20 febrero 2020, 15:00