Buscar

Vatican News

Nuncio en Ucrania: la cercanía del Papa es importante, sí al diálogo

Monseñor Claudio Gugerotti comenta con palabras de agradecimiento la oración del Papa Francisco al final del Ángelus por el éxito del encuentro entre los líderes de Ucrania, Rusia, Francia y Alemania, que tendrá lugar mañana en París. En sus palabras, la situación de la población y la esperanza de que el diálogo se convierta en una verdadera voluntad de paz.

Gabriella Ceraso – Ciudad del Vaticano

La situación en Ucrania sigue siendo muy difícil, la población sufre la pobreza y quiere la paz. Las visitas realizadas en el territorio por el Nuncio Apostólico, Monseñor Claudio Gugerotti, dicen lo siguiente: sigamos adelante con el diálogo y abramos todas las puertas posibles, para que la voluntad se transforme en acción:

R.- La percepción que hemos tenido en estos años – y seguimos teniendo – es una extrema cercanía del Papa Francisco a Ucrania. Naturalmente, por los medios propios de su pontificado y de su oficio: la gran aportación económica para los pobres creada por la guerra y estos frecuentes llamamientos para aprovechar las oportunidades de paz. Así que es un gesto insertado en una cadena de oro de este magisterio del Papa que hace mucho bien a los corazones de los ucranianos que a menudo se sienten solos, un poco abandonados, un poco acorralados. Y este recuerdo constante al mundo de parte de la voz del Papa es ciertamente un gran consuelo para ellos.

¿Cuánto espacio, según usted, hay todavía para el diálogo y qué frutos puede aportar?

R.- Algunos pasos se han dado en los últimos tiempos y son pasos valientes de voluntad de paz, porque el espacio para el diálogo se encuentra cuando uno quiere. Si se habla de diálogo pero piensas en cerrar puertas y ventanas, obviamente el diálogo es sólo una excusa. Si, por otro lado, se dan pasos y los pasos abren un camino, entonces se convierte en una voluntad. Por supuesto, esto depende de todas las partes, por lo que necesitamos que este deseo de paz sea compartido, y en este caso también acompañado por algunas grandes potencias europeas. Hay espacio. Al mismo tiempo, sin embargo, está claro que en algunas zonas de Ucrania existe el temor de que pueda haber un fracaso, que pueda haber signos de debilidad... No tendría miedo de estas cosas, porque estoy seguro de que ninguno de los ucranianos traicionará a Ucrania. Creo que hay que abrir todos los espacios posibles. Por supuesto, todo esto sólo sucede si estamos abiertos a una voluntad superior que nos guía y a un ideal que se basa en la bondad misericordiosa de Dios: por eso el Papa nos invita constantemente a la oración, que es el arma más fuerte que tenemos, para el diálogo....

Un pensamiento a la población: ¿cómo están viviendo este período, el Adviento, un período que debe ser de preparación para una fiesta?

R.- El período de espera de la Navidad es uno de los más fructíferos, porque los corazones están abiertos a la esperanza, incluso a lo imposible. Y allí se infiltra el deseo de que esta catástrofe que golpea el corazón ucraniano de una manera muy fuerte termine, de una vez por todas. Yo también voy a menudo a las zonas ocupadas y debo decir que, por un lado y por otro, el sufrimiento es extremadamente fuerte, en la gente sencilla. Todos sienten que el Papa es la voz de una autoridad moral que sólo se preocupa por el bien y no tiene otros motivos.

08 diciembre 2019, 14:01