Cerca

Vatican News

El nuncio en Madagascar: África necesita una paz "transformadora"

Mientras el Papa Francisco continúa su 31º Viaje Apostólico a Mozambique, Madagascar y Mauricio, una entrevista con el Obispo Paolo Gualtieri, nuncio en Antananarivo, la capital de la gran isla malgache.

Antonella Palermo - Ciudad del Vaticano

El vínculo entre la paz y el desarrollo será uno de los temas principales de la visita del Papa Francisco al Océano Índico del 4 al 10 de septiembre. Mons. Paolo Gualtieri, Nuncio Apostólico en Madagascar, comenta el lema de la visita del Papa, "sembrador de paz y esperanza", a la luz de la realidad eclesial, política y social del país.

"El lema propuesto por la Conferencia Episcopal de Madagascar, "El Papa Francisco, sembrador de paz y esperanza", expresa en síntesis lo que es la realidad eclesial, política y social de la Gran Isla. Es un país con un gran potencial. Es una sociedad joven. De los aproximadamente 24 millones de habitantes, el 53% son menores de 20 años.

En la noche del sábado 7 de septiembre, el Papa presidirá la Vigilia con los jóvenes, y ciertamente invitará a todos los malgaches, especialmente a los jóvenes, a avanzar, a no desanimarse, a caminar, a no detenerse, a mirar hacia el futuro, a no sentarse en el sofá, como le gusta decir al Papa Francisco, a no tener miedo, a comprometerse, a redescubrir el significado de su dignidad, ser protagonistas del cambio en la sociedad malgache, hacer su propia contribución, no resignarse, luchar contra la pobreza (Madagascar es uno de los 10 países más pobres del mundo), luchar contra la corrupción, luchar contra la delincuencia, ser constructores de paz, esta paz hecha de compromiso, no una paz de cementerio, sino una paz transformadora.

¿Con qué espíritu se prepara la población para la llegada del Papa?

El Papa Francisco es percibido como particularmente cercano al pueblo malgache, también por los no católicos, por su cercanía a los pobres, que se expresa continuamente en su enseñanza y estilo. Todavía recuerdo que cuando presenté mis credenciales como nuncio al Jefe de Estado, me dijo que me recibió con gran alegría porque recibió al embajador de Su Santidad Francisco.

Hay una gran expectación en todo el país, en todas partes la gente me pregunta cómo van los preparativos, el trabajo en el terreno donde el Papa celebrará la Misa. Al final de cada Misa, en todas las parroquias de las 22 diócesis, distritos, aldeas, incluso las más remotas, se reza una oración de preparación a la visita. Los obispos insistieron fuertemente en que la visita del Santo Padre debe ser un acontecimiento espiritual.

Además, en todas las diócesis se organiza la catequesis sobre el tema de Jesucristo y la Iglesia. Un elemento muy hermoso, que me gusta señalar, es el hecho de que el Papa es esperado por todos, no sólo por los católicos. Otras iglesias y comunidades cristianas (anglicanas, calvinistas y evangélicas) también lo esperan, al igual que la comunidad musulmana.

Todos están interesados en la visita del Papa. Los líderes del Consejo Mundial de Iglesias Cristianas vinieron a la Nunciatura para expresar su deseo de saludar al Papa, y me dijeron: "El Papa Francisco no es sólo el Papa de los católicos, sino también nuestro Papa". Los líderes del Consejo Mundial de Iglesias Cristianas saludarán al Papa en la catedral después del encuentro con los obispos. Y los líderes de las comunidades musulmanas han expresado su deseo de saludarlo, y de hecho él también lo hará. Y yo diría incluso más: muchos musulmanes nos están ayudando en los preparativos. Es algo realmente edificante.

El Presidente Andry Rajoelina se ocupa personalmente de la visita, yendo a menudo al campo, situado cerca de la nunciatura, donde el Papa se reunirá con los jóvenes para la vigilia en la tarde del 7 de septiembre, y al día siguiente presidirá la Misa. Durante la sesión plenaria de la Conferencia Episcopal, en el mes de mayo, quiso visitar el lugar con todos los obispos.

¿En qué contexto social opera la Iglesia local?

La Iglesia Católica goza de gran respeto, estima y autoridad moral en el país, también por parte de los no católicos, porque la Iglesia en Madagascar está muy comprometida socialmente, especialmente en el sector de la educación (una gran parte de las escuelas del país están dirigidas por congregaciones religiosas, especialmente las mujeres), y está involucrada en el sector de la salud (con clínicas), hospitales, dispensarios, centros para discapacitados, centros de lepra repartidos por todo el país, tanto en zonas urbanas y rurales como en zonas de difícil acceso debido a la falta de carreteras), y también está muy implicado en el sector de la beneficencia (gestiona orfanatos, comidas gratuitas para los pobres, etc....). Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas viven a menudo su ministerio en situaciones difíciles: en muchas zonas, la población vive por debajo del umbral de la pobreza, con una elevada tasa de analfabetismo (que alcanza el 40% de los adultos), agua potable insuficiente, carreteras inutilizables, especialmente en los períodos de lluvia, donde la radio nacional o diocesana es el único vínculo con el mundo exterior.

En este contexto, la Iglesia es un factor importante para el desarrollo de la sociedad. En cuanto al futuro, la Iglesia está llamada a crear las condiciones para la apertura de procesos de transformación en la sociedad, y a acompañar a la sociedad malgache, que no está exenta de la influencia de la globalización, en su cambio, salvaguardando ciertos valores que la caracterizan, como la solidaridad (fihavana, en malgache), el sentido de compartir, el respeto de las personas, la cultura ancestral de la reciprocidad, abriendo al mismo tiempo procesos de auténtico desarrollo.

Una característica particular del programa escénico malgache es la oración por los trabajadores del centro de Akamasoa (Aldea de la Amistad), dirigido por el Padre Pedro Opeka. ¿Puede darnos algunos detalles?

En Akamasoa viven unas 23.000 familias y 8.000 niños pobres. Hay escuelas, clínicas y lugares de trabajo: canteras, albañilería, carpintería, agricultura, arte y artesanía. 14.000 niños están matriculados en la escuela. La Aldea fue fundada en 1989 para ayudar a los pobres de Antananarivo que vivían en un basurero y en las calles de la capital. La asociación tiene como objetivo sacar a la gente de estos lugares inhumanos, para que puedan vivir una vida digna. El Padre Pedro repite constantemente que la dignidad de la persona está fuertemente ligada a tres cosas: techo, trabajo y educación, basados en la oración y la disciplina.

Akamasoa representa una verdadera joya de la caridad de la Iglesia en Madagascar. El Padre Pedro tiene que comprar toneladas de arroz cada semana para alimentar a la gente que recibe en Akamasoa. Durante el año, pasa algunos meses viajando a Europa y América Latina, especialmente a Argentina, para recaudar fondos. La visita del Santo Padre a Akamasoa y la oración con los obreros de la cantera representan un gran agradecimiento al Señor por inspirar e inspirar esta gran obra de amor y caridad de la Iglesia en Madagascar. Son obras de amor que ayudan a hacer creíble a la Iglesia y a mostrar a los niños su rostro materno".

07 septiembre 2019, 11:13