Cerca

Vatican News
2016.10.04 Papa Francesco visita le zone terremotate colpite dal terremoto El Papa durante su visita a la pequeña localidad de Pescara del Tronto en 2016 

Francisco: reconstruir la nueva historia, sin olvidar la antigua

Lo escribe el Papa en su introducción al libro sobre el terremoto del año 2016 en Italia titulado "El último verano. Recuerdos de un mundo que ya no existe", de Marcello Filotei, y que fue presentado este mediodía en la Sala Marconi del Palacio Pío

Ciudad del Vaticano

Esta obra de Marcello Filotei sobre las consecuencias del terremoto del año 2016 que sacudió la pequeña ciudad italiana de Arquata del Tronto cuenta con la introducción del Papa Francisco quien incluso visitó esa mismo localidad en la que tuvo lugar el sismo describiendo en el texto la consternación de esa comunidad que no debe "encerrarse en la tristeza y el temor", sino "reconstruir una nueva historia, sin olvidar la vieja".

El Santo Padre comienza su introducción con un recuerdo: “Fui a Pescara del Tronto unas semanas después del terremoto que la había arrasado hasta los cimientos...

“ Todavía recuerdo la desolación y la consternación de tantos hermanos y hermanas. Y rezo por ellos, que en sólo una noche han visto el lugar de la despreocupación de enteras generaciones transformado en un silencioso montón de escombros. Un paisaje fantasmagórico, un silencio irreal, precisamente en el lugar en el que los niños se perseguían unos a otros alegre y rumorosamente bajo la mirada de sus padres serenos ”

El Papa Bergoglio había recibido una copia de este libro durante la audiencia del lunes 23 de septiembre en que el Pontífice saludó al personal del Dicasterio de la Comunicación del Vaticano. En esta obra su autor retrata los dolores y las esperanzas de quienes sobrevivieron al terremoto que destruyó la ciudad de Arquata del Tronto, en la región italiana de las Marcas, el 24 de agosto de 2016.

La esperanza y la historia personal del autor

En esta misma introducción el Papa Francisco que visitó la arquidiócesis de Pescara del Tronto que cuenta con poco más de cien habitantes, también escribe que no puede olvidar lo que vio durante su visita a ese lugar devastado:

“ Han pasado tres años. No olvido lo que vi. No me olvido del dolor. No me olvido del sentido de comunidad que unió y une a esta pequeño pueblo; y que Marcello Filotei relata, marcado por el dolor que afectó a su propia familia, recordando su angustiosa y ansiosa carrera, que terminó sobre los restos de la casa natal, donde su madre, su padre y su hermana estaban atrapados debajo de los escombros. Y sólo su hermana se salvó ”

Asimismo al recordar la historia personal del autor, el Pontífice destaca la importancia de no "encerrarse en la tristeza y el miedo", sino en tener esperanza en el futuro a través del recuerdo de las propias raíces que ayudan "a reconstruir una nueva historia, sin olvidar la vieja".

Misericordia y responsabilidad de todos

Francisco alude también al sentido de comunidad que la Iglesia lleva a cabo en esa región, ayudando a la gente "no sólo con un gesto de misericordia", sino porque es un deber de justicia y responsabilidad para todos.

El Papa espera que la obra de Marcello Filotei, cronista del periódico de la Santa Sede L'Osservatore Romano, pueda contribuir a que estemos siempre unidos para prestar atención a todos los que, aún hoy, sufren las consecuencias del terremoto.

“ Las historias personales siempre se solapan con las más grandes, de las que son parte. Siempre, en todo lugar se entrelazan recuerdos personales y acontecimientos comunes. Recordar no significa cultivar la nostalgia de lo que ha sido, no significa encerrarse en la tristeza y el miedo. En la historia que continúa existe, junto a la nostalgia, una esperanza para el futuro. Está la mirada hacia adelante que se alimenta de una memoria que jamás se resigna ”

27 septiembre 2019, 15:46