Cerca

Vatican News
salario justo salario justo  (ANSA)

OIT: 100 años trabajando por la justicia social

Vivimos en una era de inmensos cambios en todos los ámbitos de la vida humana, sobre todo en la manera en que trabajamos. Esta es una oportunidad para renovar el compromiso de trabajar por la justicia social para todos

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

Mons. Bernardito Auza, Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, participó en la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas para conmemorar el Centenario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En la actualidad, están emergiendo nuevas oportunidades y la tecnología tiene el potencial de crear empleos, así como de automatizar otros. La innovación, especialmente en las economías industrializadas, ha permitido una mayor flexibilidad laboral para que las personas trabajen a distancia y por pedido, para mejorar el equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

Al mismo tiempo, las instituciones y los marcos normativos tienen que ponerse al día con el ritmo del cambio y, mientras que las viejas garantías disminuyen, la incertidumbre y la inseguridad aumentan.

Las crecientes desigualdades dentro de los países, el alto desempleo y el estancamiento del crecimiento de los salarios han rasgado el tejido social en las economías avanzadas. La informalidad, la pobreza y las exiguas oportunidades para las poblaciones jóvenes en auge han exacerbado las frustraciones en los países en desarrollo.

Volver a las raíces

Mons. Auza recuerda los orígenes de esta organización: “en el momento de su creación, después de los estragos de la Primera Guerra Mundial, el lema que fue elegido fue: Si vis pacem, cole justitiam - Si deseas la paz, cultiva la justicia. Se hizo eco de los valores que fueron fundamentales para orientar la acción de la Organización” desde el inicio.

Cien años más tarde, la pregunta sigue siendo: ¿son las condiciones de trabajo y el papel del trabajo en las sociedades sigue siendo la piedra angular para garantizar la justicia social y la paz?

El trabajo, base para la realización humana

 El diplomático de la Santa Sede recuerda que en “La base de la Agenda sobre el futuro del trabajo hay un enfoque centrado en el ser humano. Al hacerlo, la OIT reconoció el trabajo como un componente necesario de la realización humana, reafirmando al mismo tiempo que todos los aspectos de la persona humana, no sólo como trabajador, sino como miembro de una familia y de una comunidad, deben estar en el centro de las estrategias inclusivas y sostenibles para un desarrollo integral. Reconocer la centralidad de la persona significa devolverle la dignidad al trabajo y a la producción procesos. Significa poner al trabajador en primer plano, incluso antes que en el trabajo”.

Trabajo decente

Para Mons. Auza, las consecuencias de plantear la centralidad de la persona humana son: “En primer lugar, el acceso a el trabajo decente para todos es una condición esencial para el desarrollo”. Y subraya: "Mientras que los ingresos de una minoría crecen exponencialmente, también lo hace la brecha que separa la mayoría de la prosperidad de la que disfrutan esos pocos afortunados "

“En segundo lugar, como ha subrayado repetidamente el Papa Francisco, el trabajo decente debe integrar plenamente el paradigma ecológico, en lugar de ser basado en un modelo de crecimiento egoísta y anticuado. El lema de las tres "T" utilizado por el Papa Francisco en su lengua materna, tierra, techo y trabajo, nos empuja a reafirmar el valor interior de los principios del desarrollo basados en la dignidad de la persona humana”.

El Nuncio insiste en que el trabajo no debe ser visto como una mercancía, y añade: “La actividad del trabajo humano es importante, sobre todo, por su papel en la formación del carácter y de la dignidad de una persona. No es el consumo, sino la capacidad de crear nuevas cosas, relaciones, expresiones, que marcan la vitalidad de una persona. La huella personal, a través del trabajo, produce satisfacción y la voluntad de crecer y contribuir de forma positiva a la convivencia social”.

Insistió en el papel que puede jugar la globalización y la tecnología para generar más oportunidades laborales, así como para apoyar a los países en desarrollo en la construcción del bien común.

Origen Organización Internacional del Trabajo
12 abril 2019, 14:08