Cerca

Vatican News
Diálogo con China Diálogo con China  (©xtock - stock.adobe.com)

Parolin, La Iglesia en China: un libro entre memoria y futuro

El Secretario de Estado del Vaticano firma el prefacio del volumen "La Iglesia en China. Un futuro por escribir, editado por el P. Antonio Spadaro, para Ancora Editrice, que se publicará el 19 de marzo

Ciudad del Vaticano

Insertándolo entre las dos claves fundamentales de la perspectiva de continuidad e impulso hacia el futuro, el cardenal recorre el camino de la presencia católica en China, los pasos adelante y los problemas abiertos, deteniéndose en el desafío de la evangelización.

Hoy, "sin descuidar nada del tesoro espiritual de las comunidades católicas locales, y sobre todo, asumiendo los graves sufrimientos y malentendidos experimentados por los católicos chinos a lo largo de muchos años, estamos llamados a recordar y, juntos, a escribir una nueva página para el futuro de la Iglesia en China". El cardenal Pietro Parolin lo escribe desde el principio del Prefacio a este texto que, editado por el padre Antonio Spadaro, director de la Civiltà Cattolica, es el segundo en el orden del tiempo enteramente dedicado a la Iglesia en China.

El volumen forma parte de las iniciativas del "Foro de China para el Diálogo de Civilizaciones", lanzado por La Civiltà Cattolica y la Universidad de Georgetown, y recoge varias contribuciones que han aparecido en los últimos dos años en la revista histórica de la Compañía de Jesús. El texto se encuentra en un "momento histórico particular" en las relaciones entre la Sede Apostólica y China, especialmente después de la firma del Acuerdo Provisional sobre el nombramiento de Obispos en Beijing el 22 de septiembre de 2018.

Máximo illud: expresión misionera de una Iglesia verdaderamente universal

El Cardenal Parolin señala en el Prefacio que es significativo que esta colección se publique exactamente cien años después de la Carta Apostólica Maximum illud del Papa Benedicto XV, un documento dedicado a las misiones, que pedía "un retorno a las fuentes espirituales y pastorales de la misión ad gentes".

Esta Carta Apostólica contenía también "un mensaje fuerte y preciso: las misiones no son una extensión del cristianismo occidental, sino la expresión de una Iglesia que quiere ser verdaderamente universal. Fue un mensaje dirigido sobre todo a China", explica el Cardenal Parolin refiriéndose a las peticiones que llegaron de ese gran país precisamente por el trabajo de algunos misioneros. Habitándose en la colocación temporal del documento, y que es la salida de la Gran Guerra, el Secretario de Estado señala entonces que "como en otros tiempos, China se convirtió en el "laboratorio" misionero, desde el que se inició un replanteamiento y una renovación de la obra de evangelización, destinada a extenderse al resto del mundo". Por lo tanto, "el nuevo enfoque misionero desarrollado en China fue propuesto para todo el mundo sobre la base de un fuerte sentido de la universalidad de la Iglesia, de la que vino indirectamente el reconocimiento de la igual dignidad de todos los pueblos y de todos los países a los que se dirigía el anuncio del Evangelio".

 No faltó resistencia dentro y fuera de la Iglesia, el cardenal, explica de nuevo, que la Máximo illud revela un punto de inflexión histórico. En particular, se destaca la importancia de un clero autóctono, "bien educado y digno de su santa vocación", para una Iglesia bien fundada, capaz de no sucumbir a ninguna persecución. Palabras que "anticipaban de manera sorprendente lo que ocurriría entonces en China en el curso del siglo XX". El Cardenal Parolin señala que "a pesar de tanta evidencia y tantas dificultades, la Iglesia implantada allí todavía está muy viva hoy, porque las raíces formadas por el clero nativo han resistido".

Pasos dados y problemas abiertos

Esto nos lleva a preguntarnos de nuevo "sobre la actualidad de la presencia católica en China". Desde entonces hasta hoy, en estos cien años, muchas cosas han cambiado también en la Iglesia, basta pensar en el Concilio Vaticano II. "Sin embargo, aunque ahora son los creyentes chinos los que se ocupan de su Iglesia, la evangelización de China sigue constituyendo un desafío decisivo para toda la catolicidad actual.

Y aún hoy, como hace cien años, el caso chino muestra que para afrontar el desafío de la evangelización es necesario, sobre todo, reconstruir la unidad de la Iglesia". Recientemente se han dado pasos importantes en esta dirección. "Precisamente para apoyar la proclamación del Evangelio en China, el 8 de septiembre de 2018 el Santo Padre Francisco acogió en plena comunión a los siete Obispos "oficiales" restantes, ordenados sin mandato pontificio.

Así, después de tantas décadas, todos los Obispos de China están hoy en comunión con el Sumo Pontífice", subrayó el Cardenal, recordando también la posterior participación, por primera vez, de dos Obispos de la China continental en el Sínodo del pasado mes de octubre.

La Iglesia en China necesita "unidad", "confianza" y "un nuevo impulso pastoral". "No es casualidad que éste sea un punto de inflexión", el Papa Francisco recordó a los católicos chinos, en el Mensaje de septiembre de 2018, la necesidad de tener misioneros "devorados por el entusiasmo de comunicar la verdadera vida".

Los problemas persisten, no es casualidad que el Acuerdo Provisional sobre el nombramiento de Obispos del 22 de septiembre de 2018 sea sólo un punto de partida. En particular, el cardenal menciona como objetivo prioritario el camino de la unidad que aún no se ha realizado plenamente y la plena reconciliación entre los católicos chinos y sus respectivas comunidades. De ahí la urgencia también en China -dice- de iniciar un "serio camino de purificación de la memoria".

La Iglesia y la gente

Es precisamente la universalidad de la Iglesia lo que empuja a la Santa Sede a no alimentar la desconfianza o la hostilidad hacia ningún país, sino a seguir el camino del diálogo para superar las distancias. "La proclamación del Evangelio en China no puede separarse de una actitud de respeto, estima y confianza hacia el pueblo chino y sus legítimas autoridades", afirma el Cardenal Parolin, subrayando precisamente que "la Santa Sede desea colaborar con China también en los temas de la paz, el medio ambiente, el encuentro entre culturas, "la promoción de la paz y la aspiración al bien de la humanidad". 

La Iglesia, afirma el Cardenal,  "no olvida entonces el sacrificio de tantos de sus hijos en China, pero precisamente mirando su ejemplo cuestiona las formas más oportunas de llegar a los que aún no conocen la Buena Nueva y esperan un testimonio más elevado de los que llevan el nombre de Cristo". "La urgencia de la evangelización ofrece también una perspectiva capaz de superar muchas cuestiones particulares, orientándolas hacia un enfoque unitario, en el que la teología, el derecho y la pastoral -sin excluir la diplomacia- se fundan de manera creativa y constructiva.

Es ante los ojos de todos que, aún hoy, la preocupación del Papa por la Iglesia y el Pueblo chino sigue encontrando resistencia y oposición", escribe el cardenal. Para el cardenal, por lo tanto, aportaciones tan profundas como las promovidas por La Civiltà Cattolica en los últimos años han ayudado a superar contrastes fáciles y a desatar los nudos que todavía impiden la "alegría de un encuentro fructífero".

El deseo del Papa

Finalmente, el Secretario de Estado reitera que "los objetivos de la acción de la Santa Sede, incluso en el contexto específico chino, siguen siendo los mismos de siempre: la Salus animarum y las Libertas Ecclesiae. Para la Iglesia en China, esto significa la posibilidad de anunciar con mayor libertad el Evangelio de Cristo y de hacerlo en un marco social, cultural y político de mayor confianza".  Por otra parte, el Cardenal Parolin señala que "la Iglesia Católica en China no es un sujeto "extranjero", sino una parte integral y activa", y puede contribuir "a la construcción de una sociedad más armoniosa y más respetuosa de todos". Al final del Prefacio, el Cardenal señala que hoy la esperanza del Papa Francisco es que, "después de tantas dificultades, incomprensiones y sufrimientos, a través del camino del diálogo sincero, la Comunidad católica pueda entonar también en el "Reino Medio" "el canto de fe y de acción de gracias, enriquecido con notas auténticamente chinas"".

17 marzo 2019, 10:57