Cerca

Vatican News
2019.02.011 Protección de menores 2019.02.011 Protección de menores 

Protección de menores. Un encuentro para saber cómo actuar y cómo ayudar

Este encuentro que está por iniciar, surgió como propuesta después que el Consejo de Cardenales, le sugirió al Papa convocar a los presidentes de las conferencias episcopales a un encuentro para estudiar el tema de la “Protección de menores” en la Iglesia

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Así el 12 de septiembre 2018, la Oficina de prensa de la Santa Sede anuncia que el papa Francisco, a sugerencia del Consejo de cardenales, ha decidido convocar a los presidentes de las conferencias episcopales a este encuentro. Y el 23 de noviembre, Francisco nombra a los miembros el Comité organizador y determina quiénes participarán en el Encuentro.

El 18 de diciembre, se anunció el envío de la carta de invitación al Encuentro, en la que se pide a los participantes a que se reúnan con víctimas de abuso antes de acudir a Roma y el 16 de enero, se informa sobre los objetivos y el contenido del Encuentro, y del nombramiento del P. Federico Lombardi, S.J., como moderador de las sesiones plenarias.

¿Por qué el papa Francisco convoca este Encuentro?

Según un dossier elaborado por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el 27 de enero, en su vuelo de regreso de Panamá, el Papa explicó que había convocado este encuentro para ayudar a los obispos a que entiendan lo que deben hacer en estos casos. Francisco usó la palabra “catequesis” en ese sentido: empezar esa explicación con los presidentes de las conferencias episcopales.

En primer lugar, se lee en el documento, el Papa quiere que sean conscientes del drama y del sufrimiento de las víctimas del abuso sexual de un menor por parte de un clérigo. Esa conciencia suscitará un fuerte sentido de responsabilidad por parte de cada obispo, por parte del episcopado en general, y por parte de toda la comunidad eclesial.

En segundo lugar, el Papa quiere que sepan qué tienen que hacer al respecto: cuáles son los procedimientos, las tareas que han de realizarse para que se implemente en los distintos niveles: el obispo diocesano, el arzobispo metropolitano, la conferencia episcopal, los dicasterios vaticanos. Esta claridad facilitará la rendición de cuentas mutua sobre las responsabilidades y tareas que cada uno tiene en relación con los demás obispos de la Iglesia y con la sociedad.

Transparencia. Credibilidad en la Iglesia

Todo esto presupone transparencia sobre las tareas, procedimientos y modos en los que han de llevarse a la práctica. De esta manera, la credibilidad de la Iglesia y la disposición de la gente a confiar en las autoridades eclesiales podrá recuperarse.

Según el documento, participan en el encuentro, en primer lugar, el Papa y los presidentes o representantes de las 114 conferencias episcopales: 36 de África, 24 de América del norte, Centroamérica y Sudamérica, 18 de Asia, 32 de Europa, 4 de Oceanía,14 cabezas de las Iglesias Católicas Orientales,15 ordinarios no integrados en una conferencia episcopal, 12 superiores generales de instituciones religiosas masculinas, 10 superioras generales de instituciones religiosas femeninas, 10 prefectos de dicasterios vaticanos, 4 miembros de la curia romana, 5 miembros del Consejo de cardenales y 6 miembros del comité organizador, el moderador del Encuentro, y relatores. En total, 190

Desde el anuncio, meses de preparación

Al final de noviembre, el Papa nombró un comité organizador formado por cuatro personas: los cardenales Blase Cupich y Oswald Gracias, el arzobispo Charles Scicluna y el P. Hans Zollner, S.J., con la colaboración de las profesoras Gabriella Gambino y Linda Ghisoni, del Dicasterio para los laicos, la familia y la vida. En diciembre, el Comité organizador envió una carta a los participantes. Acompañaba a la carta un cuestionario, que debía compilarse antes de final de enero, y la invitación a que cada participante se reuniera con algunas víctimas de abuso sexual cometido por clérigos.

Según el dossier de la Sala de prensa vaticana, el número de cuestionarios respondidos es muy alto (casi el 90%), y constituye una fuente de información muy valiosa. Como la mayoría de las preguntas eran abiertas, llevará tiempo evaluar las respuestas. Los comentarios recibidos ayudan a entender los distintos modos de enfrentarse a los abusos sexuales a menores por parte del clero en las distintas culturas. Este tema será objeto de estudio después del Encuentro.

Oración y escucha: elementos fundamentales del encuentro

La oración acompañará a los participantes, y la escucha sobre todo de los testimonios. A las relaciones temáticas le seguirán un periodo de preguntas y respuestas; trabajo en grupos lingüísticos; conclusiones del Papa.

Oración: Cada día del Encuentro comenzará y terminará con espacios de oración. Además, el sábado por la tarde se tendrá una Liturgia penitencial, y el domingo se concelebrará la Eucaristía.

Relaciones: Habrá nueve relaciones temáticas, tres cada día: dos por la mañana y una por la tarde. Todas ellas serán seguidas de un tiempo de preguntas y respuestas.

Trabajo en grupos: Cada día habrá dos periodos para el trabajo en grupos lingüísticos, uno por la mañana y otro por la tarde.

El Papa hablará al inicio y al final del Encuentro. Además, si lo desea, podrá también hacerlo al concluir cada jornada. El discurso conclusivo del Papa tendrá lugar el domingo por la mañana. Todo el encuentro girará en torno a los temas por día: 1) Responsabilidad; 2) Rendición de cuentas; 3) Transparencia.

Cada uno de los temas principales se articula en tres relaciones. Cada relación desarrolla el tema desde una perspectiva diferente: en relación con la persona del obispo y sus responsabilidades; la relación del obispo con los demás obispos; y la relación de los obispos con el Pueblo de Dios y con la sociedad en general. Los relatores fueron escogidos de manera que pudieran representar a los distintos continentes, culturas y situaciones en la Iglesia.

Al término de cada presentación, habrá un tiempo dedicado a preguntas y respuestas. A continuación, los participantes se reunirán en grupos lingüísticos para analizar los temas desarrollados por los relatores. Cada grupo elaborará un breve guion de los temas tratados en equipo, que será compartido con la asamblea al final de cada jornada.

Cómo serán escuchadas las víctimas

Escuchar a los que han sufrido abusos sexuales por parte de clérigos y entender su dolor es el punto de partida imprescindible para cualquier compromiso para combatir el abuso sexual. Por consiguiente, se lee en el texto de la Oficina de prensa, sus testimonios son parte importante del Encuentro.

Por razón de la disponibilidad de tiempo en una reunión tan breve, esa escucha tendrá una extensión limitada. Por ese motivo, se ha pedido a los participantes en el Encuentro que preparen la reunión escuchando a algunas víctimas en su país de origen. Así podrán percatarse de la gravedad del problema en su propio territorio.

En el horario del Encuentro hay dos momentos en los que las víctimas podrán ser escuchadas: un video con el testimonio de 5 víctimas, al principio del Encuentro; y en cada uno de los momentos de oración vespertina, una víctima presentará su testimonio en vivo. Además, durante el Encuentro se insistirá a los presentes en la necesidad de escuchar a las víctimas de manera habitual y permanente.

¿Habrá un Documento final? 

No está previsto que el Encuentro elabore un documento final. La conclusión del Encuentro será el discurso final del Santo Padre tras la celebración eucarística del domingo por la mañana.

Para dar continuidad a las reflexiones y propuestas de los participantes, poco después del Encuentro el Comité organizador se reunirá con los prefectos de los distintos dicasterios vaticanos competentes en las distintas materias tratadas. El objetivo de esa reunión será identificar las propuestas presentadas durante el Encuentro y las tareas que han de llevarse a cabo para que esas propuestas puedan ponerse en práctica sin dilaciones.

20 febrero 2019, 13:41