Cerca

Vatican News
2019.02.24 briefing Incontro protezione dei minori Último Briefing tras la conclusión del Encuentro “La Protección de los Menores en la Iglesia” 

Briefing tras la conclusión del encuentro sobre "La protección de los menores en la Iglesia”

Tal como lo resumió Alessandro Gisotti, Director “ad interim” de la Oficina de Prensa de la Santa Sede fueron cuatro días muy intensos, lo que de por sí ya ofrece un “mensaje fuerte” que requiere ahora un seguimiento concreto

María Fernanda Bernasconi – Ciudad del Vaticano

En la última sesión informativa de este 24 de febrero sobre el Encuentro “La Protección de los Menores en la Iglesia” – que tuvo lugar a partir de las 13.30 en el Instituto Patrístico Agustiniano de Roma – participaron el Cardenal Oswald Gracias, Arzobispo de Bombay, ex Presidente de la Conferencia Episcopal de la India y miembro del Comité organizador de este Encuentro; Mons. Charles Scicluna, Arzobispo de Malta; Secretario Adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; Miembro del Comité Organizador; el Dr. Paolo Ruffini, Prefecto del Dicasterio para la Comunicación; el Padre Federico Lombardi, Presidente de la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger - Benedicto XVI, Moderador del encuentro; el Padre Hans Zollner, Presidente del Centro para la Protección de los Menores de la Pontificia Universidad Gregoriana, Miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores, Referente del Comité; Valentina Alazraki, periodista mexicana y el Director “ad interim” de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, quien moderó este encuentro.

Ante todo Alessandro Gisotti resumió esta cubre de trabajo diciendo que fueron cuatro días muy intensos, que de por sí ya ofrece un “mensaje fuerte” que requiere ahora un seguimiento concreto. Y aludió a lo que este Encuentro representó personalmente para él y que definió “una verdadera experiencia de escucha y conversión”. También afirmó que, como padre ante todo, escuchar los testimonios de las víctimas ha sido algo que no podrá olvidar y que lo ha cuestionado profundamente. A la vez que manifestó que, en su opinión, ninguno de todos ellos podrá olvidar lo que han escuchado.

El Padre Federico Lombardi agradeció la formidable exposición que hizo ayer por la tarde la periodista Valentina Alazraki y destacó los dos grandes momentos de oración: la liturgia penitencial del sábado y la misa de este domingo que fueron verdaderamente el momento del estar juntos en la Iglesia, la oración todos juntos, que no podía faltar en un encuentro de este tipo antes de que cada uno regrese a su propia misión en los distintos lugares de la tierra.

Subrayó lo que afirmó en su discurso el Papa, que ha puesto todo el trabajo realizado en un contexto amplio, en el amplio contexto de la violencia contra los menores en sus diversas formas, en todo el mundo, sin olvidar la corresponsabilidad de la Iglesia, también con las instituciones y la sociedad en el tratamiento de este problema y con un compromiso moral específico, junto a la conversión y la purificación, algo particularmente grave dado el deber del anuncio evangélico confiado a la Iglesia.

En cuanto a la importancia de escuchar las voces de las víctimas, el P. Lombardi afirmó que se obtiene así una comprensión más profunda del escándalo, de las heridas, de las responsabilidades, de la dinámica, de la rendición de cuentas y de la transparencia, que ha marcado nuestro camino y del espíritu de colegialidad sinodal. Destacó que hablando con muchos de los participantes, se tiene el sentido de que han hecho un viaje y han crecido en la corresponsabilidad, como cuerpo de la Iglesia universal.

Entre las iniciativas concretas que podemos esperar en el futuro, en un futuro más cercano, dijo que habrá que esperar un nuevo Motu proprio del Papa sobre la protección de los menores y de las personas vulnerables que tiene por objeto reforzar la prevención. También dijo que con relación a la lucha contra los abusos en la Curia Romana y en el Estado de la Ciudad del Vaticano se acompañará con una nueva ley para el Estado de la Ciudad del Vaticano y directrices para el Vicariato sobre el tema de la protección de los menores y de las personas vulnerables. Son tres documentos que tienen cierta unidad entre sí, el Motu proprio, la ley del Estado y las directrices del Vicariato, bajo diferentes aspectos y que están listos, por lo que sin duda se presentarán en un tiempo bastante corto, puesto que sólo se trata de preparar su publicación, pero ya es un material maduro.

La otra cosa que está en camino y que está a punto de llegar, pero que quizás tardará unas semanas más, un mes o dos, es ese vademécum del que hoy ha hablado incluso más de una vez, Monseñor Scicluna, preparado por la Congregación para la Doctrina de la Fe para ayudar a los obispos del mundo a comprender claramente sus deberes y tareas. No se trata de una enciclopedia, sino de una cosa muy sencilla, muy breve, pero precisa, tanto desde el punto de vista jurídico como desde el punto de vista pastoral que será muy útil porque como dijo el Papa necesitamos catequizar, tenemos que dejar claro que todo el mundo puede volver a su casa con ideas muy claras.

La tercera cosa, que debe definirse aún mejor, es la intención expresada por el Papa de fomentar la creación de grupos de trabajo de personas competentes para ayudar a las conferencias episcopales y a las diócesis que se encuentran en dificultades para hacer frente a los problemas debidos a la falta de recursos y de recursos de competencia. Así, con el espíritu de comunión de la Iglesia universal que hemos vivido aquí, en que hay personas e Iglesias más experimentadas y otras menos experimentadas, Iglesias más equipadas y otras menos equipadas, da lugar a una iniciativa operativa concreta de organización de grupos de trabajo para llevar a cabo esta solidaridad y esta ayuda.

El Papa dijo que lo aprueba, pero hay que darle forma y organizarlo, así que tomará un poco de tiempo y se le informará de lo que se puede lograr.

Lo último muy sencillo es que ya mañana por la mañana a las 9 de la mañana nos reuniremos con el Comité organizador y con los jefes de los Departamentos de la Curia Romana más implicados para llevar a cabo juntos la reflexión de estos días y sobre cómo continuar también con el seguimiento de muchas de las ideas y necesidades propuestas que se han expresado.     

Por su parte el Prefecto Ruffini dijo brevemente que durante estos días ha tratado de referir a la prensa los informes de los Círculos Menores y un poco de las sesiones de preguntas y respuestas durante la asamblea plenaria. De ahí que en esta ocasión, en nombre del Departamento de Comunicación, ha agradecido sobre todo el trabajo de los periodistas, incluso cuando resulta incómodo, pero nos estimula a sentirnos incómodos y fieles a nuestra vez. Como Dicasterio lo hemos hecho todo, dijo, ayudar a la prensa de modo concreto y fiel, para poder contar, habiendo sido testigos de ello, un momento importante para la Iglesia. Un momento de verdad, de transparencia, de escucha, de admisión de los propios errores, de decisiones y acciones, de responsabilidad para todos.

El Cardenal Oswald Gracias recordó que fueron 190 los participantes, poco más de 130 eran los presidentes de las Conferencias Episcopales, pero lo importante ahora es que todo el mundo se enfrenta a este problema. Es una de las cosas que surgió de una manera muy clara. Todos los informes han sido muy útiles, excelentes. Pero la prioridad de todo esto es para la Iglesia: esto me ha impresionado, es decir, este problema es una prioridad para la Iglesia. Y ahora esta prioridad es compartida por todos. ¿Qué me llevaré conmigo? Creo que llevaré conmigo la conciencia de que se trata de un problema realmente muy grave y que debe tener prioridad sobre todo lo demás. Esta conciencia: de la gravedad del problema.

Y añadió que la Iglesia debe estar a la vanguardia de la defensa de los derechos de los niños, y esto en todos los campos. Siempre en primera fila. Debe ser un modelo de cómo actúa, de cómo piensa. Y siempre debemos aprender de la experiencia del pasado, aprender a hacerlo mejor en el futuro.

Valentina Alazraki también agradeció la oportunidad de referirse a personas tan experimentadas, en un momento de crisis, al que hay que enfrentarse. Destacó que las directrices recibidas para abordar los temas tenían que ver con la transparencia. De modo que tuvo total libertad para expresarse en su informe, del que no le corrigieron nada, ni siquiera una coma.

E hizo hincapié en la necesidad de trabajar juntos. Por lo que invitó a todos a hacer un pequeño esfuerzo en su trato con la prensa cuando los periodistas refieren los aspectos negativos de algún problema, y reafirmó que, por otro lado, también esperamos información justa y oportuna en poco tiempo porque entonces si las respuestas llegan demasiado tarde no necesitamos nada.

Monseñor Scicluna tras ofrecer algunas reflexiones y hablar de su experiencia destacó que en su calidad de pastores representan no sólo a los líderes, sino también a las comunidades. Y el cambio de corazón debe producirse a través de la escucha de un gran número de voces. Y la voz de las mujeres ha sido importante. Y este liderazgo fue como un soplo de aire fresco. Y necesitamos escuchar, oír, experimentar. Porque, como dijo el Santo Padre después de escuchar a la Dra. Ghisoni, la Iglesia es madre, tiene este poder. La voz de la mujer en la Iglesia es vital para nosotros para que podamos ir por el camino correcto. Mientras el otro aspecto se refiere a la comunicación

El Padre Zollner dijo que en estos días experimentó como un salto cualitativo y cuantitativo en un viaje que ha durado décadas y que continuará. Cuantitativo en el sentido de que nunca ha habido una reunión de este tipo con todos los representantes, los líderes de la Iglesia presentes en la sala, nunca ha habido nada similar y ciertamente no sobre este tema. Pero el salto es cualitativo en el sentido de que, aunque todos los obispos y superiores estuvieron presentes aquí, hace 7, 8, 10 años, hubo un simposio en 2012 y no eran presidentes de las conferencias episcopales, sino representantes de las conferencias episcopales, mientras han recorrido un largo camino desde entonces.

La actitud desde el principio fue diferente y al final fue muy diferente. He escuchado de muchos grupos de trabajo, de muchas personas, incluso individualmente, que se han sentido transformados. Cuando oigo a personas de Asia, de África, hablar ahora en el mismo idioma con la misma determinación: "Tenemos que hacer frente a este problema"..., "Tenemos que asumir la responsabilidad de ello"..., "Tenemos que intervenir en casa"..., para mí éste es un mensaje muy reconfortante y alentador.


Te invitamos a visitar nuestra página de YouTube en español

 

24 febrero 2019, 13:04