Versión Beta

Cerca

Vatican News
2018.09.21 Federico Lombardi 2018.09.21 Federico Lombardi 

Dos siglos de relaciones entre China y la Santa Sede

La fecha del 22 de septiembre está evidentemente destinada a entrar en la historia: por la firma, en Pekín, de un acuerdo provisional sobre el nombramiento de los obispos entre China y la Santa Sede preparado desde hace décadas después de largas y pacientes negociaciones, mientras el Papa inicia su visita en los Países Bálticos

Ciudad del Vaticano

http://www.osservatoreromano.va/es/news/una-fecha-en-la-historia

Tras la primera guerra del opio (1839-1842), en el marco de la debilidad del imperio chino y la afirmación del poder político, militar y económico de las potencias occidentales en China con los llamados tratados "desiguales", se estableció el protectorado francés en las misiones de la Iglesia Católica, para católicos extranjeros y nativos. El vínculo con Francia (para los católicos, y de manera similar con otras naciones para otras confesiones cristianas) refuerza la idea del cristianismo como religión extranjera en gran parte de la sociedad china y consecuentemente atrae el odio xenófobo hacia los cristianos.

La Santa Sede, por su parte, es consciente de la necesidad de formar un clero indígena, y desde mediados del siglo XIX se comienza a hablar sobre el tema de las relaciones con China. Durante el pontificado de León XIII por una iniciativa china en 1886, se intentó establecer "relaciones amistosas". Pero el Papa se niega a enviar un nuncio debido a la oposición del gobierno francés y por temor a las reacciones negativas de los católicos franceses.

Sin embargo, cada vez está más claro que el protectorado condiciona a la Iglesia. En 1900-1901 la explosión xenófoba de la revolución de los Boxer Rebellion, durante la cual unos treinta mil católicos fueron asesinados, por un lado, muestra la necesidad de la protección dada la falta de fiabilidad del gobierno chino de esa época, por el otro, confirma que los protectorados occidentales convierten el cristianismo impopular para muchos chinos. En 1912, el imperio terminó y se produjo el advenimiento de la República de China.

Benedicto XV y las misiones

El pontificado de Benedicto XV mostró gran visión sobre el tema de las misiones y una conciencia clara de la necesidad de superar las condiciones o condicionamientos de la Iglesia en la época colonial, y en este punto de vista, China tiene un lugar decisivo: el cristianismo no debe ser percibido como una religión extranjera.  La carta apostólica Maximum illud de 30 de noviembre de 1919, considerada la carta magna del nuevo curso de las misiones, se procesa principalmente en base a la experiencia china.  Beijing vuelve a tomar la iniciativa de las relaciones diplomáticas con la Santa Sede. Roma respondió positivamente y tiene la intención de hacer valer su derecho a establecerlo también con las naciones no cristianas, pero Francia presiona esta vez a Beiijing (no más a la Santa Sede, con la que en ese momento había roto sus relaciones diplomáticas, que serán restauradas en 1921) y se pospone.

Pío XI procede con gran decisión sobre la línea trazada por su predecesor. En 1922 envió a Monseñor Celso Costantini como el primer delegado apostólico en China. Quien se libra de cualquier protección europea, celebra en 1924 el consejo de Shanghai y prepara las primeras órdenes de seis obispos chinos, que tendrán lugar en Roma personalmente por Pío XI 28 de octubre de 1926, como una clara demostración de la voluntad de crear una Iglesia local en China. Costantini también hizo varios intentos de establecer relaciones diplomáticas, sin éxito, y en 1933 regresó a Roma, donde será secretario de Propaganda Fide, pero este periodo representa un gran progreso en la inculturación y permitirá en 1939 en el archivo oficial definitivo  de centenaria controversia  de los ritos chinos, que en siglos anteriores había pesado de manera negativa en la historia de la Iglesia católica en el país.

La situación política en China es extremadamente turbulenta (invasión japonesa, ascenso del partido comunista, conflicto interno) y finalmente estalla la Segunda Guerra Mundial. Pero el pontificado de Pío XII continúa en la misma línea que la Iglesia en China y las relaciones diplomáticas con la República de China. En 1942 hubo la abolición definitiva de los tratados "desiguales" y, por lo tanto, del protectorado francés. En el mismo año se anunciaron las relaciones diplomáticas entre China y la Santa Sede. Después del final de la guerra mundial, el primer cardenal chino fue creado a principios de 1946, el verbita Thomas Tien Ken-sin. También en 1946 se estableció la jerarquía episcopal en China, de acuerdo con la estructura aún indicada en el Anuario Pontificio, que incluye 20 arquidiócesis, 85 diócesis y 34 prefecturas apostólicas.

Años difíciles

En 1946, Monseñor Antonio Riberi fue acreditado como internuncio ante el  gobierno nacionalista de Chiang Kai-shek en Nanjing. Cuando el nuevo régimen entra a gobernar en 1949, el representante pontificio no se trasladó a Taiwán con el gobierno anterior, sino que permaneció en el continente e invitó a los misioneros extranjeros a quedarse. Mao Zedong toma el poder y se funda la República Popular de China. El 1 de julio de 1949, el Santo Oficio condena el comunismo:  teniendo como objetivo la situación europea, pero la condena tiene un valor general y muestra así la posición de la Iglesia respecto de la ideología del nuevo régimen. En los primeros años de la nueva república, la situación del país se desarrolló de una manera muy compleja: la guerra de Corea, la reforma agraria, el plan quinquenal.

En cuanto al tema religioso, en 1950 se lanzó el Movimiento de reforma de las tres autonomías (autogobierno, autopromoción financiera, autodifusión), con cierto éxito entre los protestantes, pero no entre los católicos. En enero de 1951, se estableció la Oficina de Asuntos Religiosos. Después de una violenta campaña de prensa, el internuncio Riberi se vio obligado a abandonar el país el 5 de septiembre de 1951. Incluso los misioneros católicos extranjeros entre 1951 y 1954 fueron expulsados ​​casi todos.

Pío XII con la carta apostólica Cupimus imprimis (1952) responde al Movimiento de las Tres Autonomías. Esto de hecho falla con respecto a la Iglesia Católica, y se lanza un nuevo movimiento antiimperialista de amor por la patria y la religión. Con la encíclica Ad Sinarum gentem (1954), Pío XII condenó el "movimiento patriótico" en cualquier forma, y ​​en comparación con el documento anterior es un rechazo más explícito y articulado.

En 1955, el obispo de Shanghai, Ignatius Gong Pinmei, y muchos otros fueron arrestados. Al mismo tiempo, otros católicos se inscriben y aceptan participar en la vida política. En 1956-1957, Mao Zedong lanzó la campaña de cien flores para mejorar la relación entre el poder y las masas. De este modo, se logra la liberación de los católicos detenidos y una breve mejora en el clima. En este contexto, la Asociación Patriótica de Católicos Chinos fue fundada en 1957 se funda la Asociación patriótica de los católicos chinos y se llevan a cabo las primeras ordenaciones episcopales sin un mandato pontificio. Así comienza el llamado "catolicismo oficial". Para octubre de 1958, más de 20 obispos serán ordenados de esta manera. Con la encíclica Ad apostolorum principis (1958), Pío XII reivindica el patriotismo de los católicos chinos, pero rechaza la Asociación Patriótica. En cuanto a las ordenaciones sin un mandato pontificio, queda claro que son ilegítimas, pero válidas.

Juan XXIII y el Concilio Vaticano II

Juan XXIII, en los primeros días de su pontificado, al referirse a la situación china habla de "cisma", pero su actitud pronto cambia. Entre finales de 1958 y principios de 1960 una mayor reflexión de hecho conduce a la convicción de que no hay que hablar de "cisma", ya que hay voluntad cismática de parte del clero chino.

El contexto chino en 1959-1960 es complejo: falla el Gran Salto llevado adelante lanzado en 1958 por Mao que tiene que renunciar a la presidencia del estado, hay un levantamiento en el Tíbet, entre China y la Unión Soviética se lleva a cabo la ruptura y se acentúa la línea política antiamericana. En 1960, se llevó a cabo el juicio público contra los obispos Gong Pinmei (condenado a cadena perpetua) y James Edward Walsh (misionero estadounidense, que seguía siendo el único obispo extranjero en China). En enero de 1962, la Asociación Patriótica, en su segundo congreso, insiste con tonos muy duros sobre una Iglesia totalmente independiente de Roma. Juan XXIII planea invitar a los obispos chinos de la República Popular al concilio, pero renuncia. El trabajo del Vaticano II contará con la presencia de 60 obispos exiliados de China continental, incluidos 49 extranjeros.

El pontificado de Pablo VI coincide en gran medida con los dramáticos años de la Revolución Cultural y el momento en que los países occidentales y la Organización de las Naciones Unidas reconocen la República Popular de China y no de Taiwán (República de China), que en cambio la Santa Sede continúa reconociendo. En 1970, durante el gran viaje a Asia y Oceanía, Pablo VI visitó Hong Kong, el primer y único Papa en llegar a China continental.

En 1966, Mao Zedong inició la Revolución Cultural. Esto significará la prohibición de toda actividad religiosa, el cierre de todos los lugares de culto, la prohibición de la práctica religiosa. Los miembros de las Asociaciones Patrióticas también se verán severamente afectados. El 9 de septiembre de 1976 fallece Mao, a su muerte le siguen el arresto y el proceso de la llamada "banda de los cuatro", y así el final de la Revolución Cultural.

Juan Pablo II y los primero signos de apertura

El comienzo del pontificado de Juan Pablo II en 1978 coincide prácticamente con el ascenso y las reformas de Deng Xiaoping. En 1979 hubo los primeros signos de apertura en el campo religioso. En 1980 vuelven a abrir algunas iglesias en diferentes ciudades. La Oficina de Asuntos Religiosos se reconstituye, al igual que las cinco Asociaciones Patrióticas religiosas, que celebran sus congresos nacionales. El de la Asociación Patriótica Católica es el tercero, seguido de una conferencia de representantes. Esto a su vez crea un colegio de obispos chinos, que nunca ha sido reconocido por Roma. A principios de los años ochenta, obispos y sacerdotes internados fueron liberados.

El 18 de febrero de 1981, desde Manila, Juan Pablo II saludó a todos los católicos de China. Pero en junio hay acusaciones de interferencia en el Vaticano por el reconocimiento de Monseñor Deng Yiming como arzobispo de Cantón. El obispo de Baoding ordena tres obispos sin consultar a la Santa Sede. El cardenal Agnelo Rossi, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, autoriza el 12 de diciembre de 1981 a los obispos chinos legítimos y fieles a la Santa Sede "para ordenar a otros obispos, si es necesario, sin previa autorización de Roma. Este privilegio (ya concedido en el pasado por los países europeos bajo el régimen comunista), permitirá que se hagan abusos y se agudizarán los contrastes entre "clandestino" y "oficial" o "patriótico".

En 1982, en el duodécimo congreso del Partido Comunista se hace circular el documento número 19 sobre el control de las cinco religiones reconocidas oficialmente (budismo, el taoísmo, el islam, el protestantismo, el catolicismo). En la nueva constitución, el artículo 36 establece que "ninguna realidad religiosa en China puede controlarse desde el exterior". Sin embargo, en el mismo año hay una reanudación de varias actividades de la Iglesia. El jesuita Aloysius Jin Luxian puede reabrir el seminario de Sheshan después de que, por tres decenios, la Iglesia hubiera quedado sin estructuras formativas.  Entonces, al final de la década, se ordenará a unos doscientos nuevos sacerdotes. Se devuelven varios bienes confiscados y gradualmente se abren conventos de monjas, actividades caritativas y formativas.

Nuevas dificultades entre Santa Sede y China

Los contactos con la Iglesia en China también se multiplican por conferencias episcopales e instituciones católicas en otros países. Pero si como hay ambigüedades y tensiones en las relaciones con la Asociación Patriótica y sus miembros, en 1988, el cardenal Josef Tomko, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, envía a las conferencias episcopales indicaciones, ocho puntos, sobre la relación entre " "clandestino" y "patriótico" que serán muy dicutidas. Desde 1989, con los hechos de Tiananmen y la crisis del comunismo en Europa, crece la desconfianza  china hacia Juan Pablo II, que crea mientras tanto cardenal a Gong Pin-mei, que desde 1988 tiene permiso para sanar su salud en los Estados Unidos. En la década de los noventa, la política gubernamental tradicional de control religioso continuó.

Sin embargo, después del final de la Revolución Cultural, muchos obispos "patrióticos" en la nueva situación han solicitado por canales reservados el reconocimiento de Roma y lo han obtenido. Por lo tanto, la idea de una posible Iglesia "cismática" es definitiva. En enero de 2007,  la  declaración final de la reunión del Vaticano de una comisión sobre China declarará que "casi todos los obispos y sacerdotes están en comunión con Roma". Esto muestra un cambio muy importante en la situación, desarrollada a lo largo del tiempo. En la Iglesia en China, sobresalen las figuras de grandes pastores reconocidos por el gobierno y, al mismo tiempo en comunión con Roma, como el obispo de Shanghai, Aloysius Jin Luxian.

En 2000, se experimentan nuevas dificultades en las relaciones entre China y la Santa Sede, especialmente para las ordenaciones de nuevos obispos ilegítimos en China y en Roma para la canonización de 120 mártires chinos de la revolución de los boxers el 1 de octubre Día Nacional de la República Popular. Juan Pablo II está muy comprometido con la superación de estas dificultades, en particular con un mensaje de gran resonancia en una conferencia sobre Matteo Ricci (24 de octubre de 2001). El Pontífice se dirige a China, el pueblo chino y sus autoridades, con la mano extendida de la amistad y la estima y el reconocimiento y también de "errores y límites del pasado", que agrega con palabras muy fuertes: "A todo esto Pido perdón y comprensión por cuantos se han sentido, de aluna manera, heridos por estas formas de acción cristiana", y el deseo explícito de "ver pronto instauradas caminos concretos de comunicación y colaboración entre la Santa Sede y la República Popular China". .

En 2005 entra en vigor un nuevo Reglamento para los asuntos religiosos, pero sobre todo se recuerda la declaración apreciativa del Ministerio de Asuntos Exteriores en Pekín con motivo de la muerte de Juan Pablo II,  a la que sigue una reanudación de los contactos directos.

Benedicto XVI y su carta a los obispos y sacerdotes

A pesar de los contactos, surgen nuevas tensiones, y en 2006 hay repetidos casos de órdenes "ilícitas" a las que reacciona la Santa Sede. Los contactos se enfrían. Sin embargo, 27 de Mayo, 2007 está publicada la carta más poderosa de Benedicto XVI "a los obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos de la Iglesia católica en la República Popular de China", rica de orientaciones pastorales. El Papa insiste en la unidad de la Iglesia, suprime todas las facultades especiales (por ejemplo, para las ordenaciones "clandestinas" de obispos) y espera el diálogo con las autoridades del gobierno.

El 7 de mayo de 2008 en el Vaticano, en la sala de Pablo VI, hay un concierto excepcional ofrecido a Benedicto XVI por la Orquesta Filarmónica de China de Beijing, con el coro de la Ópera de Shanghai. Es un momento significativo de la denominada diplomacia cultural, que también incluye otras iniciativas, como exposiciones históricas y artísticas (en el Vaticano y en China) y la participación de expertos en conferencias de carácter científico o cultural. Sin embargo, mientras que por algunos años continúan las ordenaciones episcopales con el consentimiento de Roma, entre 2010 y 2011 se llevarán a cabo de nuevo algunas ordenaciones ilícitas que, finalmente, la Santa Sede responde 16 de Julio de 2011 Con una decisión en particular.

Desde el inicio de su pontificado, Francisco manifiesta una atención viva y agradable para el pueblo chino, lo que contribuye a la creación de un nuevo ambiente más relajado, lo que permite la recuperación efectiva del diálogo de la Santa Sede ante las autoridades chinas. Significativos signos de este nuevo clima son los permisos otorgados al avión papal para sobrevolar el territorio chino durante el viaje a Corea y los mensajes enviados por el Pontífice al presidente chino (14 y 18 de agosto de 2014). También es importante la entrevista con el Papa Francisco publicada en "Asia Times" el 2 de febrero de 2016, llena de expresiones de la estima del Papa para el pueblo y la cultura chinos.

En los últimos años, los contactos se han multiplicado y los canales de comunicación parecen más estables y efectivos. En varias ocasiones, algunos órganos de prensa chinos y el Ministerio de Relaciones Exteriores publican declaraciones relativas al Papa Francisco, tanto con motivo de viajes internacionales, como al comentar declaraciones pontificias. El resto es una crónica de estos días.

22 septiembre 2018, 15:30