Versión Beta

Cerca

Vatican News

Tagle: No levantar muros, todos tenemos sangre de migrantes

Nuestro colega Alessandro Gisotti entrevista al presidente de Caritas Internationalis, el Card. Luis Antonio Tagle, sobre la campaña “Share de Journey” por los migrantes, lanzada el 27 de septiembre pasado con el Papa Francisco

Ciudad del Vaticano

Una semana de Acción Global para dar fuerza a la campaña “Share the Journey”, “Compartiendo el viaje”, el camino de los migrantes. A proponerla, desde el 27 al 24 de junio próximos es Caritas Internationalis, que la ha lanzado junto al Papa Francisco el 27 de septiembre del año pasado. La iniciativa quiere alentar a las comunidades locales, a partir de las parroquias, a reforzar la “cultura del encuentro”, compartiendo un almuerzo con los migrantes y los prófugos y emprendiendo iniciativas concretas de solidaridad. Sobre la importancia de esta campaña se refiere el Cardenal Luis Antonio Tagle, arzobispo de Manila y presidente de Caritas Internationalis, quien ante el micrófono de Vatican News relata también la experiencia de inmigración en su familia.

Los migrantes son personas

P.- ¿Por qué para Caritas Internationalis y para el Papa Francisco es tan importante acoger a los migrantes?

El fenómeno de la migración humana no es nuevo, pero en nuestro tiempo contemporáneo es un fenómeno dramático por el número de los migrantes forzados y refugiados. El Papa Francisco y Caritas Internationalis tienen este programa por dos motivos: el primero es de carácter humanitario. Sí, la migración es un fenómeno, una idea, un concepto, pero a la base está el hecho de que los migrantes son personas. Para dar un rostro humano a un fenómeno, a un concepto, debemos acoger a los migrantes. El segundo motivo es la fe. En la Biblia, el Pueblo de Israel estaba compuesto por refugiados, migrantes en Egipto. El Señor ha cuidado a este pueblo pobre y lo ha guiado hacia la libertad y Jesucristo se ha identificado Él mismo con los extranjeros, con los migrantes.

No olvidar nuestra historia común con los migrantes

P.- ¿Cómo está andando Share the Journey? ¿Cuáles son sus esperanzas para esta campaña, también para la Semana de acción global en junio?

R.- Share the Journey, “Compartiendo el viaje”, es un proyecto internacional de la Caritas. Estamos orgullosos de que el Santo Padre haya inaugurado el programa el año pasado. Estoy igualmente encantado de ver que en varios lugares del mundo, en varios países del mundo donde existen Caritas locales, parroquiales, el programa sigue adelante. El programa de la Caritas ha dado aliento a las parroquias papa acoger, proteger e integrar a los migrantes. Nosotros esperamos la “Semana de acción” en junio, que será un momento no sólo simbólico, sino también efectivo. Por ejemplo, en Manila, no tendrá lugar sólo un almuerzo con los migrantes sino también una reunión con los estudiantes que vienen de países extranjeros. También en las universidades, en las escuelas está Share the Journey. No hay que olvidar nuestra historia común con los migrantes. ¡Son mis hermanos y mis hermanas!

Todos los países del mundo tienen una historia de migración

P.- ¿Qué quisiera decir a quienes tienen miedo de los migrantes y a los gobernantes que levantan muros para detener la inmigración?

R.- Mi primera palabra es apreciar la complejidad del fenómeno de la migración. No es una cuestión simple. La segunda palabra es encontrar a los migrantes, a los refugiados. A menudo, el miedo hacia la migración no es fundamentado, pero la mentalidad cambia cuando las historias humanas abren mis ojos a mi propia historia y veo a mí mismo en los otros. De este modo, comenzamos a compartir la misma historia, el viaje, juntos. La tercera palabra es memoria. Todos nosotros, todos los países del mundo tienen una historia de migración. Mi abuelo era un migrante que fue de China a las Filipinas. ¡Todos nosotros tenemos sangre de migrantes! No hay que olvidar esta historia común y ver en cada migrante un abuelo, una abuela. No son extranjeros: son mis hermanos y mis hermanas.

Tres años de formación y educación, gracias a las personas de Caritas

P.- Cardenal Tagle, usted es presidente de Caritas Internationalis desde hace tres años. ¿Qué está recibiendo de esta experiencia? ¿Es feliz?

R.- Cuando recibí la noticia de mi elección, tuve algunas dudas. No estaba preparado, no me sentía capaz de gobernar una Confederación internacional como Caritas Internationalis. Pero acepté el nombramiento, la elección, con fe. Sinceramente, quisiera decir que estos tres años han sido un periodo de educación y formación para mí. Espero haber dado una contribución a la Confederación por lo menos en algunas cosas. Para mí, la experiencia más significativa es mi continua formación y educación gracias a las personas de Caritas, a los pobres, a las personas que sufren que me han dado lecciones de esperanza, de amor. Un amor que queda en medio del sufrimiento y de la miseria. ¡Soy un “estudiante” no el presidente de la Caritas!

Descargue la entrevista al cardenal Tagle

 

 

26 abril 2018, 12:38