Versión Beta

Cerca

Vatican News
Benedicto XVI y Mons. Alfred Xuereb Benedicto XVI y Mons. Alfred Xuereb 

Mons. Xuereb: la renuncia de Benedicto XVI fue un acto heroico de amor a la Iglesia

Mons. Alfred Xuereb, que desde 2007, durante 5 años y medio, fue segundo secretario de Benedicto XVI ha sido entrevistado para Vatican News, por Alessandro Gisotti

El actual Secretario General de la Secretaría para la Economía hace hincapié en que la decisión de Benedicto XVI de renunciar al ministerio petrino fue un acto heroico y de amor a la Iglesia, cuya grandeza se va comprendiendo cada vez más.

«Son muchísimos los recuerdos que tengo del Papa Benedicto y no quiero olvidarlos para conservar viva la memoria de estos años, de ese periodo que viví con él…

¿Cuáles son los momentos más fuertes? Por su puesto los enlazados con su renuncia. Recuerdo muy bien, el 5 de febrero de 2013, cuando el Papa Benedicto me invitó a tomar asiento en su estudio privado y me anunció la gran decisión de su renuncia.

Pensé en pedirle que lo pensara un poco más, pero casi en seguida me detuve, porque estaba seguro de que había rezado largo tiempo. Aún más, justo en ese momento recordé un detalle. Durante un periodo bastante largo, cuando él, en la sacristía, antes de empezar a celebrar la Misa en la capilla privada, permanecía en oración durante tanto tiempo; y a pesar de las campanadas del reloj que marcaba la hora del comienzo de la Misa, él permanecía en recogimiento ante el Crucifijo que está en la sacristía. Yo estaba convencido de que rezaba por algo muy importante. Ese 5 de febrero, cuando escuché que el Papa Benedicto me comunicó su gran decisión, pensé: ‘¡Entonces, seguramente rezaba por esto!’.

Luego, por supuesto otro momento fuerte fue cuando anunció públicamente su renuncia durante ese Consistorio del 11 de febrero.

Lloré durante todo el tiempo y también en el almuerzo, él comprendió que yo estaba con una gran conmoción y le pregunté: ‘Santo Padre, ¿usted estaba tranquilo, sereno?’ Y él me respondió con decisión: ‘Sí’, porque ya lo había ponderado en la meditación y en la oración. ¡Él estaba sereno precisamente porque estaba seguro de haber sopesado bien la cosa en la paz y en la voluntad de Dios!

Luego, llegó el momento en que Mons. Xuereb se despidió de Benedicto XVI, con su bendición, para ser secretario del Papa Francisco:

«Un momento muy fuerte para mí fue el de la despedida, porque él me repitió: ‘Usted irá con el Papa nuevo’. Por lo que, cuando fue elegido el Papa Francisco, le escribió una carta reiterando su disponibilidad para dejarme libre en caso de que me necesitara.

Y, cuando llegó el día de dejar Castel Gandolfo para ir con el Papa Francisco – desde la Secretaría de Estado me dijeron: ‘Apúrate, prepara tus maletas, porque el Papa Francisco está abriendo la correspondencia solo’ – entré en el estudio del Papa Benedicto para anunciarle eso y le pedí, llorando, su bendición.

Él con mucha serenidad se levantó, yo me arrodillé, y me dio su bendición con la que me dejó ir».

Mons. Xuereb recuerda también el encuentro con Benedicto XVI, del pasado mes de octubre

«Me invitó él para el día de mi cumpleaños, para celebrar la Misa y luego desayunar, lo encontré con una mente muy activa, preguntaba tantas cosas… Con su mirada me decía: ‘¡Estoy muy contento de volverte a ver!’ ¡Recordaba muy bien también detalles sobre mi familia, mi madre, incluso los gatos de mi mamá! Claro que físicamente está muy frágil. Tiene casi 91 años y sin embargo mi mamá que tiene ‘sólo’ 82 años no está como él».

En estos cinco años, cómo se ha comprendido el gesto sorprendente de Benedicto XVI:

«Fue un gesto grandioso. Él comprendió, en especial, durante el vuelo a México que ya no podía hacer viajes largos. Ya se acercaba la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil y se dio cuenta de que ya no podía hacer todos esos esfuerzos… Cumplió un acto heroico, en mi opinión, porque pensó en primer lugar en la Iglesia, en su amor a la Iglesia, que era mucho más grande que el amor a sí mismo, a su ego. No le importó lo que algunas personas o ambientes podían decir sobre él, que quizá no tenía la valentía de seguir adelante… Él permaneció siempre sereno, una vez que comprendió que Dios le pedía este acto de gobierno, amando más a la Iglesia que a sí mismo».

En el año que fue secretario del Papa Francisco, Mons. Xuereb vio de cerca el aprecio mutuo que sienten ambos el uno por el otro:

«El Papa Francisco dio enseguida la definición justa: ‘Tenemos el privilegio de tener al ‘abuelo’ en casa’. Tenemos pues una memoria histórica viva a la cual podemos acudir. Estoy seguro de que el Papa Francisco lo hace. Luego, por supuesto, hablan también los gestos. Antes de que el Papa Francisco saliera ante el mundo, asomándose al balcón de la Basílica de San Pedro, él quiso llamar al Papa Benedicto para saludarlo. Nosotros estábamos en la sala de la televisión, donde el teléfono está siempre silenciado, por lo que no oíamos la llamada. Eso explica porqué se demoró el Papa Francisco en asomarse. Después, nos volvieron a llamar durante la cena y nos preguntaron que dónde habíamos estado… allí delante de la TV… nos dijeron que el Papa Francisco iba a volver a llamar después de cenar y así fue. Le pasé el teléfono a Benedicto y escuché que decía: ‘Santidad, desde este momento, prometo mi total obediencia y mi oración’. Son momentos que no puedo olvidar».

En estos años de servicio y oración, el don más grande que está ofreciendo a la Iglesia, como dijo el mismo Benedicto XVI, permaneciendo en el ‘recinto de Pedro’:

«Él quiso tomar esta decisión de vivir una vida retirada precisamente para poder prepararse al encuentro final con el Señor y mientras lo hace vive con profunda espiritualidad, ofreciendo oraciones y ofreciendo también la fragilidad de su condición de salud, la ofrece en favor de la Iglesia, por el Papa y por la Iglesia».

Escucha y descarga la entrevista completa
09 febrero 2018, 14:11