Versión Beta

Cerca

Vatican News
2017-12-22 Seconda Predica di avvento El Papa Francisco asiste, junto a la Curia, a la segunda predicación de Adviento del P. Raniero Cantalamessa en la capilla Redemptoris Mater del Vaticano  (Vatican Media)

Predicación de Adviento: Cristo es el mismo, ayer, hoy y siempre

Es el tema general que abordó el padre Raniero Cantalamessa en su segunda y última predicación de Adviento a la que asistió el Papa y la Curia romana el penúltimo viernes de diciembre en la capilla Redemptoris Mater del Palacio Apostólico.

María Fernanda Bernasconi – Ciudad del Vaticano

El Predicador de la Casa Pontificia se refirió de este modo a la “omnipresencia de Cristo en el tiempo”. Y para hacerlo propuso reflexionar acerca de tres cuestiones, a saber: Cristo y el tiempo, Cristo en su calidad de figura, acontecimiento y sacramento y el encuentro con Cristo que cambia la vida.

Teniendo en cuenta la inminencia de la Navidad, el Padre Cantalamessa dijo que es posible “aplicar al nacimiento de Cristo” lo que un autor afirma de su muerte, es decir, que “para cada hombre el principio de la vida es aquel, a partir del cual Cristo ha nacido para él. Pero Cristo nace para él en el momento en que él reconoce la gracia y pasa a ser consciente de la vida que le ha procurado ese nacimiento”.

Cada Navidad, y también la de este año, podría ser la primera verdadera Navidad de nuestra vida

Se trata – añadió – de un pensamiento que ha atravesado toda la historia de la espiritualidad cristiana, comenzando por Orígenes, pasando por san Agustín, san Bernardo, Lutero y los demás. Sí porque como también explicó el Predicador, cada Navidad, y también la de este año, podría ser la primera verdadera Navidad de nuestra vida. A lo que agregó que un filósofo ateo ha descrito en una página famosa el momento en que uno descubre la existencia, las cosas; es decir, descubre que existen en la realidad y no sólo en el pensamiento.

“ Jesús es una persona viva y existente, aunque invisible para los ojos ”

Algo similar – explicó el Predicador de la Casa Pontificia – ocurre cuando uno que ha pronunciado infinitas veces el nombre de Jesús, que conoce casi todo sobre él, que ha celebrado innumerables Misas, un día descubre que Jesús no es sólo una memoria del pasado, por muy litúrgica y sacramental que sea, no es un conjunto de doctrinas, dogmas, un objeto de estudio; no es, en definitiva, un personaje, sino una persona viva y existente, aunque invisible para los ojos. Cristo ha nacido en él; se ha producido un salto de calidad en su relación con Cristo.

Y esto –  dijo el Padre Cantalamessa – es lo que han experimentado los grandes conversos en el momento en que, por un encuentro, una palabra, una iluminación desde lo alto, de repente se enciende en ellos una gran luz, han tenido, ellos también, su ‘respiración cortada’ y han exclamado: ‘¡Pero entonces Dios existe! ¡Es todo verdad!’”.

Cristo es figura, acontecimiento y sacramento

Al proponer dar un paso ulterior, el Padre Cantalamessa recordó que Cristo no es sólo el centro, o el centro de gravedad de la historia humana, aquel que, con su venida, crea un antes y un después en el transcurso del tiempo; sino que también es el que llena cada instante de este tiempo; es “la plenitud” que llena de sí la historia de la salvación: primero como figura, luego como acontecimiento y finalmente como sacramento.

“ Decir a Cristo ¡te amo! ”

Hacia el final de su reflexión, trasladando estos conceptos al plano personal – dijo – significa que Cristo debe llenar también mi tiempo. “Llenar de Jesús la mayoría de instantes posibles de la propia vida”, un programa que no debería ser imposible, puesto que no se trata, de hecho, de estar todo el tiempo pensando en Jesús, sino de “darse cuenta” de su presencia, abandonarse a su voluntad y decirle: “¡Te amo!”.

También sugirió usar la técnica moderna para entender de qué se trata, utilizando como comparación la conexión a internet. ¿Qué es esta conexión – se preguntó el Padre Cantalamessa – en comparación con la que se realiza cuando uno se “conecta” por la fe con Jesús resucitado y vivo? En el primer caso, se te abre delante el pobre y trágico mundo de los hombres; “aquí se te abre delante el mundo de Dios, porque Cristo es la puerta, es la vía que introduce en la Trinidad y en el infinito”.

Todo, excepto Jesús, para el mundo es vano

Aludiendo al próximo año en que los jóvenes estarán en el centro de la atención de la Iglesia a través del Sínodo como preparación también de las Jornadas Mundiales de la Juventud, el Predicador pidió que los ayuden a llenar de Cristo su juventud haciéndoles así el don más hermoso. Porque “todo, excepto lo eterno, para el mundo es vano”. Y nosotros podemos decir con igual verdad: “Todo, excepto Jesús, para el mundo es vano”. Hace falta poca fuerza para mostrarse, pero hace falta muchas para esconderse y borrarse. Dios – concluyó diciendo antes de desear a todos feliz Navidad – es infinita capacidad de ocultamiento y la Navidad es su signo más claro.

Segunda predicación de Adviento
22 diciembre 2017, 12:53