Versión Beta

Cerca

s. Bernardino de Siena, sacerdote franciscano

S. Bernardino de Siena, siglo XV S. Bernardino de Siena, siglo XV 

Un fenómeno de masas sus sermones vulgares. Génova, Milán, Venecia, Roma. Multitudes atraídas por un fraile frágil, capaz de explicar el Evangelio con el lenguaje de la gente. De hacer vibrar el corazón de un Papa como el de una ama de casa, usando el fuego de una broma para encender la fe. Un fenómeno colectivo, Bernardino de Siena, muy adelantado a su tiempo - estamos en la primera mitad del siglo XV - al punto que su elocuencia podía estimular en el caso de inventos "tecnológicos". Como por ejemplo el uso de veletas para comprender la dirección del viento y orientar las etapas para no perderse una de sus oraciones.

La peste y el hábito

Antes de convertirse en un recolector de multitudes, Bernardino había vivido, en realidad, de un modo retirado. Joven doctor en Filosofía y Derecho - y al principio bastante "alérgico" a la idea de convertirse en religioso - cambia de opinión cuando Siena, donde era un pequeño huérfano, es golpeada por la peste. Es el 1400, Bernardino tiene 20 años y desde hace dos años forma parte de la Confraternidad de Disciplina de Santa María de la Escalera, una compañía de jóvenes flagelantes. Con ellos ayuda a los enfermos durante cuatro meses, contrayendo la infección pero escapando de la muerte. La experiencia lo marca y se plantea la idea de entrar en un Orden religioso. Inicia como un novato entre los franciscanos en 1402 y después de algún tiempo es enviado al convento de Saggiano, en las laderas meridionales del Monte Amiata, una comunidad perteneciente a la Regla de la Observancia, nacida dentro de la Orden hace 33 años, caracterizada por la pobreza extrema y la austeridad y opuesta a los conventuales más "relajados".

En la escuela de analfabetos

Convertido en sacerdote, el hermano Bernardino - que camina descalzo y pide limosna - se compromete a difundir el estilo de la Observancia. Ordena construir un convento más grande en la colina de Capriola, frente a Siena, y estudia a los grandes doctores y teólogos, especialmente a los franciscanos. Pero es, en cierto sentido, el mundo campesino con el que siempre está en contacto para "perfeccionar" su formación. Aprende a usar expresiones e imágenes animadas, anécdotas, bromea con la gente otorgando apodos divertidos. Comienza a ser conocido y apreciado como predicador cuando una enfermedad en las cuerdas vocales le provoca quedarse casi afónico. Después de algunos años en estas condiciones, Don Bernardino decide ser exonerado de la predicación, pero su voz no sólo regresa clara, sino también musical y penetrante, llena de modulaciones.

En la tierra desnuda

Es en este punto que comienza la fase de largos viajes de una ciudad a otra, a través de media Italia. En 1438 fue nombrado por el Ministro General de la Orden Franciscana y continúa el trabajo de reforma. Los conventos pasan de 20 a 200, todos alentados para revivir el espíritu de la Regla de Francisco, adaptándolo a las exigencias de los nuevos tiempos. Aunque está cansado, emprende un nuevo viaje con la idea de llegar al Reino de Nápoles, predicando en Perugia, Asís, Foligno, Spoleto, Rieti. Y cede cerca de L'Aquila.

El 20 de mayo de 1444, una camilla lo lleva al convento de San Francisco, dentro de la ciudad, y allí muere el mismo día a la edad de 64 años. Su último deseo fue el mismo que fue para su fundador, ser colocado sobre la tierra desnuda.