Cerca

San José Vaz

Valor y miedo. Dos sentimientos que pueden dividir el corazón en el mismo momento, cuando la misión que se ha elegido a toda costa también es un reto arriesgado. El mendicante vestido de esclavo que deambula por la isla de Ceilán es determinado y temeroso. Debe intentar ponerse en contacto con los católicos pero sin llamar la atención, la aguda de los calvinistas holandeses que no ven la hora de poner sus manos sobre los fieles del Papa. Se necesita una idea y este mendicante la encuentra. Una idea tan simple como una corona del Rosario.

La energía del apóstol

José Vaz tenía 35 años cuando en 1686 llega a Ceilán vestido con harapos: un perfecto “invisible”. La isla es la meta deseada de una vida para aquel sacerdote indio de Goa, que en pocos años de sacerdocio ya se ha hecho apreciar por su celo misionero y su inteligencia en gestionar, aunque es joven, controversias eclesiales bastante delicadas. Anteriormente, dondequiera que haya estado, del Padre José siempre ha sido apreciada su humildad y tenacidad de apóstol que ama gastarse por Cristo. Es en este período cuando conoce la situación de los cristianos en Ceilán, dispersos y perseguidos. A José le gustaría alcanzarlos, pero se le pide otra cosa y obedece. Después de una experiencia como vicario apostólico, concluida en 1684, madura la exigencia de consagrarse como religioso. El problema es que los distintos Institutos buscan europeos, no indios y, sin embargo, la solución está a un paso.

Los Oratorianos

En Goa, el arzobispo ha autorizado desde hace poco el nacimiento de una comunidad masculina. Tres sacerdotes indios comienzan a vivir juntos en el Monte Boa Vista, donde se encuentra la iglesia Santa Cruz de los Milagros. José pide unirse a ellos y después de un tiempo se convierte en el superior de la casa. Para la gente, los cuatro son todos sacerdotes santos. Con el tiempo, la comunidad se estructura jurídicamente y se asocia a la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri. Pero mientras tanto José se siente impaciente. La llamada de Ceilán no se desvanece, quiere ir a pesar de los peligros. Comprende que debe ir allí como un clandestino, elabora un plan y a finales de 1686 el esclavo vestido con harapos llega a su destino.

La estratagema del Rosario

El primer problema es que se enferma de inmediato. Durante días parece ser la víctima en el Evangelio del Buen Samaritano, languidece medio muerto al borde del camino. Algunas mujeres lo ayudan, se recupera, y va en busca de los católicos, muchos de los cuales se comportan en apariencia como calvinistas para desviar a los perseguidores. Es aquí donde el Padre José tiene la intuición del Rosario. Se pone una corona alrededor del cuello y va por ahí pidiendo limosna. Al cabo de un tiempo se da cuenta del interés de una familia por ese signo y, cuando está seguro de ellos, se revela. Así comienza, desde el pueblo de Jaffna, la reevangelización de Ceilán. Misas nocturnas, sacramentos administrados en secreto, charlas: el Padre José es incansable. Sin embargo, el fermento suscitado por su actividad sale a la superficie. Las autoridades prometen dinero a los que revelan la identidad del sacerdote desconocido. Nadie lo traiciona, es más, mucha gente paga con su vida o soporta la prisión para defender el renacimiento del Evangelio y el apóstol que ha reavivado la fe, mientras tanto ha sido ayudado a salvarse a sí mismo en el pequeño reino de Kandy.

Más fuerte que todo

También la “policía” calvinista tiene una idea y difunde noticias falsas. Hay un espía portugués alrededor, dicen, y un día el Padre José termina en la red. La sorpresa está en el rey del pequeño estado de Kandy, Vilamadharma, un budista que no aprueba que ese hombre manso languidezca en una celda. Los propios prisioneros le dicen cómo se comporta, así que el rey quiere conocerlo y pronto se convierte en su amigo. Y cuando en 1697 una terrible epidemia de viruela se contiene en sus efectos gracias a la acción del Padre José – que cura a los enfermos y sugiere normas de higiene para limitar el contagio – la grandeza de ese falso esclavo se hace más fuerte que cualquier otra cosa. El reino de Kandy se hace católico, la predicación en la isla se reanuda con nuevo ímpetu gracias a la llegada de diez oratorianos y a la traducción al tamil y al cingalés del Evangelio que el Padre José encuentra el tiempo para elaborar. Cuando el 16 de enero de 1711, agotado, el religioso cierra sus ojos, en la isla había setenta mil bautizados, quince iglesias y cuatrocientas capillas. El esclavo de Dios puede finalmente descansar.