Buscar

Vatican News
Una imagen del atentado en Bagdad Una imagen del atentado en Bagdad  (AFP or licensors)

Iraq, las condolencias del Papa Francisco. Que los esfuerzos por la paz no fracasen

El Papa Francisco asegura su cercanía a todos los afectados por la masacre terrorista en la capital iraquí y reza para que la violencia no prevalezca sobre el deseo de reconciliación. El cardenal jefe de la Iglesia caldea, en retiro en Erbil con 10 obispos y unos sesenta sacerdotes, dice a nuestros micrófonos: es inaceptable, se necesita humanidad y trabajo común por el bien del país.

Alessandro Di Bussolo - Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco expresa su tristeza del por el atentado en Iraq, en un telegrama firmado por el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin y enviado por la tarde al nuncio apostólico en el país, monseñor Mitja Leskovar:

"Su Santidad el Papa Francisco -dice el texto- se entristeció profundamente al conocer la noticia de la pérdida de vidas en la explosión del mercado de al-Wuhailat en Bagdad y envía sus condolencias a las familias y amigos de los fallecidos. Confiando sus almas a la misericordia de Dios Todopoderoso, Su Santidad renueva sus fervientes oraciones para que ningún acto de violencia empañe los esfuerzos de quienes se han comprometido a promover la reconciliación y la paz en Iraq.

Sako, el desánimo ante un nuevo acto de violencia

"No hay seguridad ni estabilidad en Iraq, este atentado es sólo el último ejemplo. Es un problema moral: la corrupción y el asesinato de inocentes son actos inmorales". Hay desánimo en la voz del Patriarca de Babilonia de los Caldeos, el cardenal Louis Raphael Sako, que se encuentra actualmente en el Kurdistán, en Erbil, para el retiro espiritual del clero caldeo, del 19 al 24 de julio. Consternación por la nueva masacre perpetrada por el autodenominado Estado Islámico, ayer por la tarde en Bagdad, con al menos 35 víctimas y más de 60 heridos.

Mensaje a los musulmanes para la fiesta del Eid al-Adha

En la misa de esta mañana, el cardenal pidió a la gente que rezara por los musulmanes que celebran el Eid al-Adha, la fiesta del sacrificio, por la paz y la estabilidad en Iraq y por la Iglesia. Recuperó fuerzas cuando le preguntamos qué frutos está dando el viaje del Papa Francisco a principios de marzo. Ha cambiado la mentalidad de la gente", dice, "ahora hay respeto por la diversidad, la gente ya no habla de cristianos y musulmanes, sino de iraquíes, como hermanos y hermanas". Y cuando habla del mensaje que envió a los musulmanes por su fiesta y pide para Iraq "una clase política al servicio del bien común".

Entrevista con el cardenal Louis Raphael Sako

Eminencia, ¿qué está pasando en Bagdad? ¿Sigue el llamado Estado Islámico sembrando la muerte?

En realidad, fue una masacre, en la víspera de la fiesta musulmana. Es trágico, pero no es la primera vez. No fueron miembros del Estado Islámico, pero también hubo violencia en el hospital de Kerbala. Hay confusión, no hay seguridad, no hay estabilidad en el país. Creo que hay un problema moral, no es sólo un problema político: la corrupción, el matar a otros con fines diferentes, es algo inmoral. Tenemos que volver a la moral, a la humanidad, a los valores humanos, si no, ¿hacia dónde va el país? También detuvieron a un hombre que intentó entrar en otro hospital con una bomba. Es un enfrentamiento entre chiíes y suníes o entre chiíes y chiíes, una lucha por el poder y el dinero, por lo que no hay moralidad.

Casi cinco meses después de la visita del Papa, ¿qué frutos ve en la vida de los cristianos y en la vida civil de Iraq?

Para la población hay un cambio de mentalidad, hay respeto por la diversidad. Ya no se habla de cristianos y musulmanes, se habla de los iraquíes como hermanos y esto es el mayor fruto, para nosotros, de la visita del Santo Padre. Ha cambiado un poco la mentalidad. Por lo demás, a nivel político, necesitamos una clase política que tenga sentido de la responsabilidad, una visión de un estado civil para sus ciudadanos, que cree servicios.

Están unidos como Iglesia caldea en Iraq, en Erbil, para el retiro espiritual anual. ¿Enviará un mensaje al país?

Sí, por supuesto, al final de la reunión. Somos unos setenta, entre obispos y sacerdotes, porque otros no han podido venir a causa de la pandemia o porque al menos un sacerdote debe permanecer en la parroquia para las emergencias. Una decena de obispos de la Iglesia caldea están aquí para reflexionar sobre cómo ser fieles a nuestra consagración frente a los desafíos que enfrentamos. Debemos ser puentes para los demás y no levantar barreras. El Evangelio está abierto a todos y nosotros, como personas consagradas, estamos al servicio de todos, no sólo de los cristianos. También envié un mensaje para la fiesta del Eid al-Adha, la fiesta musulmana del sacrificio.

Sí, por supuesto, al final de la reunión. Somos unos setenta, entre obispos y sacerdotes, porque otros no han podido venir a causa de la pandemia o porque al menos un sacerdote debe permanecer en la parroquia para las emergencias. Una decena de obispos de la Iglesia caldea están aquí para reflexionar sobre cómo ser fieles a nuestra consagración frente a los desafíos que enfrentamos. Debemos ser puentes para los demás y no levantar barreras. El Evangelio está abierto a todos y nosotros, como personas consagradas, estamos al servicio de todos, no sólo de los cristianos. También envié un mensaje para la fiesta del Eid al-Adha, la fiesta musulmana del sacrificio.

¿Qué ha escrito en este mensaje?

Que hay que volver a la fraternidad y luego a la moral, para no perder los valores morales. De lo contrario, será como una jungla. La corrupción y estos atentados, matando a gente inocente: esto no está bien. Hay que sacrificar los intereses personales y pensar en el bien común, en el bien de todos, no sólo en un bien individual ligeramente egoísta. En resumen, el mensaje es hacer todo el bien que podamos por los demás.

21 julio 2021, 10:39