Vatican News

Francisco: "Sistemas sanitarios abiertos a todos los enfermos, sin disparidad"

El Santo Padre ha enviado un video mensaje a los participantes de la conferencia online "Explorando la mente, el cuerpo y el alma", organizada por el Consejo Pontificio de la Cultura, "The Cura Foundation" y la organización Stem for Life. El Papa celebra los avances científicos y médicos que, sin duda, "han abierto ante nosotros un horizonte de conocimientos e interacciones que hace unos siglos ni siquiera eran concebibles" y pide que sean utilizados para el bien común de todos los enfermos, "sin disparidad alguna".

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco ha enviado un video mensaje a los participantes de la conferencia internacional titulada “Explorando la Mente, el Cuerpo y el Alma. Cómo la innovación y los nuevos sistemas de prestación de servicios mejoran la salud humana".

 

Una temática -explica el Santo Padre- que a lo largo de los siglos ha sido objeto de investigación para comprender el misterio de la persona humana.

En su mensaje, Francisco recuerda que esta conferencia "aúna la reflexión filosófica y teológica con la investigación científica, especialmente en el ámbito médico" y agradece a todas las personas que "han elegido como compromiso personal y profesional el cuidado de los enfermos y la ayuda a los más necesitados", especialmente en este tiempo de pandemia "que no cesa de cobrarse víctimas y pone a prueba nuestro sentido de la solidaridad y la fraternidad".

Poner al centro a la persona humana

Por eso, el Pontífice propone pensar y poner en el centro a la persona humana, un punto que exige reflexionar "sobre modelos de sistemas sanitarios abiertos a todos los enfermos, sin disparidad alguna". Profundizando sobre las tres categorías que aborda el programa de esta conferencia, es decir, "mente, cuerpo y alma"; Francisco expresa que el mérito de esta concepción tripartita, "estriba en indicar que ciertas dimensiones de nuestro ser, demasiado a menudo separadas hoy en día, en realidad constituyen entre sí un entramado profundo e inseparable".

“No somos solo espíritus; para cada uno de nosotros, todo comienza con nuestro cuerpo y más aún: desde la concepción hasta la muerte no tenemos simplemente un cuerpo, sino que somos un cuerpo - y la fe cristiana nos dice que lo seremos también en la resurrección-. La historia de la investigación médica nos presenta, en este sentido, una dimensión del fascinante viaje del ser humano hacia el descubrimiento de sí mismo”

"Igualmente importante es la segunda dimensión: la de la mente -continúa Francisco- que constituye la condición de posibilidad de nuestra autocomprensión y que en la actualidad, se tiende a identificar este componente esencial con el cerebro y sus procesos neurológicos".

“Sin embargo, aun subrayando la relevancia vital del componente biológico y funcional del cerebro, este no es, sin embargo, el elemento capaz de explicar todos los fenómenos que nos definen como humanos, muchos de los cuales no son «mensurables»y por lo tanto, van más allá de la materialidad corporal”

En cuanto al tercer punto de la conferencia, "la dimensión trascendente identificada con el principio inmaterial de nuestro ser, es decir, con el alma", el Obispo de Roma señala que en el curso del tiempo, este término ha adoptado diferentes acepciones en las distintas culturas y religiones: "La idea que hemos heredado de la filosofía clásica asigna al alma el papel de principio constitutivo que organiza todo el cuerpo y del que se originan las cualidades intelectuales, afectivas y volitivas, comprendida la conciencia moral".

“En efecto, la Biblia y, sobre todo, la reflexión filosófico-teológica con el concepto de alma definían la singularidad humana, la especificidad de la persona irreductible a cualquier otra forma de ser vivo, incluida su apertura a una dimensión sobrenatural y, por tanto, a Dios. Esta apertura a lo trascendente, a algo más grande que sí mismo, es constitutiva y atestigua el valor infinito de toda persona humana. Podemos decir, en lenguaje común, que es como una ventana abierta y orientada hacia un horizonte”

Avances científicos sí, pero sin manipulación ética

Teniendo en cuenta estos elementos fundamentales que nos caracterizan como seres humanos, el Papa invita a abrir nuestras perspectivas cuando se habla de innovación y de salud humana, es decir, a no pensar solo en la medicina académica, "sino en la riqueza de las distintas medicinas de las diferentes civilizaciones del mundo".

Finalmente, el Pontífice celebra también los avances científicos y médicos que, "sin duda" -afirma- "han abierto ante nosotros un horizonte de conocimientos e interacciones que hace unos siglos ni siquiera eran concebibles".

“Un verdadero progreso del conocimiento que se ha traducido y se traduce en investigaciones más sofisticadas y en cuidados cada vez más adecuados y precisos. Un ejemplo de todo ello es el vasto campo de investigación en el ámbito de la genética, destinado a superar diversas enfermedades. Pero precisamente esta investigación plantea también algunas cuestiones antropológicas y éticas básicas, como, por ejemplo, la cuestión de la manipulación del genoma humano para controlar o incluso superar el proceso de envejecimiento, o para conseguir una mejora alterada del ser humano”

Francisco concluye alentando a todos "a emprender y proseguir los caminos de la investigación interdisciplinar que involucre a diferentes centros de estudio de cara a una mejor comprensión de nosotros mismos, apuntando siempre a ese horizonte trascendente hacia el que tiende nuestro ser".

08 mayo 2021, 17:30