Buscar

Vatican News

El Papa dona una cruz pectoral al Museo del Crucifijo de Caltagirone

El regalo del Papa Francisco enriquecerá el nuevo espacio expositivo inaugurado en el complejo del Santuario del Crucifijo de Socorro el pasado 14 de septiembre enteramente dedicado a la Cruz.

Monseñor Calogero Peri entregará el regalo del Papa Francisco al Museo Internacional del Crucifijo de Caltagirone: una cruz pectoral que enriquecerá el nuevo espacio expositivo inaugurado en el complejo del Santuario del Crucifijo de Socorro el pasado 14 de septiembre enteramente dedicado a la Cruz. El Pontífice lo hizo entregar al obispo de la diócesis, Monseñor Peri, quien hoy, después de presidir la misa del primer viernes del mes, a las 17 horas, lo confiará al rector del Santuario, el Padre Enzo Mangano, creador y promotor del museo. La cruz pectoral del Papa llega después del llamamiento que el Padre Mangano, durante la última Cuaresma, reflexionando sobre la pandemia de Covid-19 y sus consecuencias, lanzó con el fin de dar a conocer mejor la espiritualidad del Crucifijo, instalando salas de exposición y pidiendo a amigos y artistas que donen obras de arte, objetos o recuerdos sobre la Pasión. Francisco también respondió a la llamada y a través de una carta del sustituto del Secretario de Estado, Monseñor Edgar Peña Parra, "anima a los fieles y peregrinos del antiguo Santuario de la Pasión a unirse cada vez más intensamente a Cristo Camino, Verdad y Vida".

Una de las obras en el Museo Internacional del Crucifijo de Caltagirone
Una de las obras en el Museo Internacional del Crucifijo de Caltagirone

El Museo Internacional del Crucifijo de Caltagirone, anexo al Santuario del mismo nombre, está dedicado a Monseñor Peri porque fue uno de los primeros en donar un crucifijo: una pequeña reproducción de aquel de San Damián que estaba en la habitación del hospital donde fue internado a causa del coronavvirus. Ese crucifijo, que en los días de su enfermedad fue un punto de referencia, relató Monseñor Peri, ha suscitado preguntas y oraciones. Tan pronto como fue dado de alta, el prelado pidió si podía llevárselo. Luego, decidió donarlo al museo, como signo de gratitud a Dios por haber sido curado. Más de 150 obras están ya expuestas en el museo, que son particularmente apreciadas por los fieles y los visitantes.

06 noviembre 2020, 11:00