Buscar

Vatican News

El Papa a la Pequeña Casa de la Misericordia en Gela: faro de luz y esperanza

En la oscuridad del sufrimiento, la estructura de Gela es un testimonio de la ternura y la misericordia de Dios. El Papa Francisco escribió esto en una carta dirigida a Don Pasqualino Di Dio, el sacerdote que dio vida a la Casa. La iniciativa es también un ejemplo de una Iglesia en salida, observa el Papa. Nacida en 2013, se ocupa de los más desfavorecidos de la ciudad siciliana, ofreciendo apoyo y oportunidades.

Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco quiso escribir una carta para mostrar su cercanía a la "Pequeña Casa de la Misericordia" en Gela, Sicilia, Italia - "construida para ayudar a aquellos que sufren de dificultades y precariedad" - y para animar a aquellos que pasan todos los días allí sin reservas. "La obra de cercanía a los seres queridos que se encuentran en condiciones problemáticas es un faro de luz y esperanza en la oscuridad del sufrimiento y la resignación – señala el Papa – es un signo apreciado de la participación de la Iglesia en las dificultades y trabajos de su pueblo; es un ejemplo admirable de caridad evangélica y de una Iglesia en salida, que hace tanto bien a la comunidad eclesial y civil".

Una casa propuesta por el Papa

La "Pequeña Casa de la Misericordia" nació en 2013; la idea fue de Francisco. Don Pasqualino Di Dio, un joven sacerdote de Piazza Armerina, después de participar en la primera Misa pública del Papa  Francisco, el 17 de marzo, recibido en audiencia, habló al Papa sobre la realidad social de su diócesis, las dificultades de muchas familias, la última de su ciudad, Gela. Francisco lo escuchó y le sugirió que diera vida a una Casa que fuera un signo de la misericordia de Dios. Hoy en día esa Casa tiene un comedor, un centro de escucha y acompañamiento, es también un banco de alimentos y con los brazos de muchos voluntarios ofrece asesoramiento, servicios de mediación familiar, asistencia escolar a los niños y trabaja en sinergia con Cáritas, instituciones locales, parroquias y asociaciones.

Testimonio de la ternura del Padre

“Los animo – escribe el Papa a Don Di Dio – y a todos los que colaboran en vuestros proyectos para el bien, a perseverar en la loable misión de testimoniar la ternura y la misericordia del Padre, ofreciendo el compartir y la solidaridad a los más débiles y desorientados”. Con la colaboración de la Cooperativa Social "Rafael", la "Pequeña Casa de la Misericordia" también dirige una clínica médica, un dormitorio, un emporio, talleres de costura, carpintería y cerámica y está al lado de los más débiles. "Aseguro un recuerdo orante para los voluntarios y para aquellos que son asistidos por usted y, mientras le pido que rece por mí, le envío cordialmente la Bendición Apostólica", concluye el Papa en su carta.

La cultura del cuidado del otro

Don Pasqualino Di Dio comentó las palabras del Papa Francisco definiéndolas como "un signo del afecto del Papa y también una confirmación del trabajo que en silencio tantos hombres y mujeres de buena voluntad realizan al servicio de los pequeños del Evangelio". Para el sacerdote, lo que los voluntarios y benefactores llevan a cabo en la "Pequeña Casa de la Misericordia" es un "sueño de amor, especialmente durante este tiempo de confusión y sufrimiento causado por gran parte de la pandemia". "Todos los servicios que tienen lugar en nuestro Centro tienen su punto de apoyo en la perpetua adoración eucarística – explica el sacerdote – de aquí viene la fuerza y la Providencia. Estamos llamados en este difícil momento a dirigir nuestra atención a los más débiles y vulnerables – concluye – sin dejar que domine la cultura del rechazo y la sospecha, que debe ser sustituida por la promoción y la custodia del otro, con la certeza de que la vida sólo se posee dándola y que el Señor no nos abandona".

07 noviembre 2020, 10:30