Buscar

Vatican News

El Papa a la Fao: para la humanidad el hambre no es sólo una tragedia sino una vergüenza

El Papa Francisco se une a través de un video mensaje a la celebración de Día Mundial de la Alimentación, en el 75° aniversario de fundación de la FAO e insta a la creación de un Fondo mundial para derrotar definitivamente el hambre.

María Cecilia Mutual - Ciudad del Vaticano

“Constituir con el dinero que se usa en armas y otros gastos militares un Fondo mundial para poder derrotar definitivamente el hambre y ayudar al desarrollo de los países más pobres”. Es la “decisión valiente” que invita a tomar el Papa Francisco en el video mensaje dirigido al Director general de la Fao, Qu Dongyu, con ocasión de la celebración digital del 75° aniversario de la fundación del organismo, en el Día Internacional de la Alimentación.

En su discurso el Santo Padre constata que la crisis actual demuestra que se necesitan “políticas y acciones concretas” para erradicar el hambre en el mundo porque “a pesar de los esfuerzos realizados en los últimos decenios, el número de personas que luchan contra el hambre y la inseguridad alimentaria está creciendo y la actual pandemia agudizará todavía más esas cifras”. Y subraya con fuerza:

Para la humanidad el hambre no es sólo una tragedia sino una vergüenza.

Tras destacar la misión “hermosa e importante” para derrotar el hambre que lleva a cabo el organismo internacional, Francisco recuerda el tema de la jornada que conmemoramos hoy: «Cultivar, nutrir, preservar. Juntos». Con él pone en evidencia la “necesidad de actuar conjuntamente y con la voluntad firme” para promover la esperanza de muchas personas y de muchos pueblos.

A lo largo de estos 75 años, la FAO ha aprendido que no basta con producir alimentos, sino que también es importante garantizar que los sistemas alimentarios sean sostenibles y proporcionen dietas saludables y asequibles para todos. Se trata de adoptar soluciones innovadoras que puedan transformar la forma en que producimos y consumimos los alimentos para el bienestar de nuestras comunidades y de nuestro planeta, fortaleciendo así la capacidad de recuperación y la sostenibilidad a largo plazo.

“En este este periodo de gran dificultad causado por la pandemia de Covid-19, - continúa el Papa -  es todavía más importante apoyar las iniciativas implementadas por organizaciones como la FAO, el Programa Mundial de Alimentos (WFP) y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA)” para promover “una agricultura sostenible y diversificada”, que contribuya al “desarrollo rural de los países más pobres”.

Somos conscientes de que hay que responder a este desafío en una época que está llena de contradicciones: por un lado, somos testigos de un progreso sin precedentes en los diversos campos de la ciencia; por otro lado, el mundo se enfrenta a múltiples crisis humanitarias.

El Sucesor de Pedro asegura además que la “tragedia” del hambre está causada en su mayor parte, “por una distribución desigual de los frutos de la tierra, a lo que se añade la falta de inversiones en el sector agrícola, las consecuencias del cambio climático y el aumento de los conflictos en distintas zonas del planeta. Por otra parte, se desechan toneladas de alimentos”. Y llama la atención:

“Ante esta realidad, no podemos permanecer insensibles o quedar paralizados. Todos somos responsables.”

Evidenciando que en medio de esta crisis actual se necesitan “acciones concretas” para erradicar el hambre, advierte que “las discusiones dialécticas o ideológicas nos llevan lejos de alcanzar este objetivo, y permitimos que hermanos y hermanas nuestros sigan muriendo por falta de alimento”.

Una decisión valiente sería constituir con el dinero que se usa en armas y otros gastos militares “un Fondo mundial” para poder derrotar definitivamente el hambre y ayudar al desarrollo de los países más pobres. De este modo, se evitarían muchas guerras y la emigración de tantos hermanos nuestros y sus familias que se ven obligados a abandonar sus hogares y sus países en busca de una vida más digna.

Concluyendo, el Pontífice imparte su bendición, con el deseo de que la labor de la FAO “sea cada vez más incisiva y más fecunda” y contribuya para que “todos podamos vivir dignamente, con respeto y con amor”.

La celebración virtual

El Día internacional de la Alimentación fue instituido en 1979 por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para concientizar a los pueblos del mundo sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza. El día coincide con la fecha de la fundación de la FAO en 1945.

Este año, la celebración del 75° Aniversario de fundación del organismo internacional, se desarrolla de manera virtual a causa de la pandemia. En el acto digital participan los embajadores especiales de la FAO, los responsables de los organismos de las Naciones Unidas con sede en Roma y otros oradores principales que se unen al Director General de la FAO, Qu Dongyu para la ceremonia. El encuentro virtual también prevé mensajes y llamamientos a la acción por parte de Su Santidad el Papa Francisco, el Presidente de la República Italiana y el Secretario General de las Naciones Unidas para garantizar que todos, en todas partes, se recuperen de la pandemia de COVID-19 y tengan acceso a alimentos inocuos, saludables y nutritivos que necesiten.

El evento, iniciado a las 14.00 CET puede ser seguido mediante transmisión por Internet aquí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

16 octubre 2020, 11:40