Buscar

Vatican News

El Cardenal Krajewski lleva el abrazo del Papa al funeral de Don Roberto Malgesini

"El amor no muere nunca, ni siquiera con la muerte": están centradas en la donación personal las palabras que el Limosnero Apostólico ha dirigido esta mañana a los numerosos fieles, amigos y familiares reunidos en la Catedral y en las plazas adyacentes de Como para la Misa presidida en sufragio de Don Roberto Malgesini. El sacerdote que fue asesinado el martes pasado por uno de los indigentes que atendía. Para el hombre, como para los voluntarios, los pobres y los padres de Don Roberto el regalo de los rosarios enviados por el Papa.

Gabriella Ceraso - Ciudad del Vaticano

La Catedral de Como, localidad al norte de Italia, estuvo abarrotada de gente, que respetando las normas de seguridad, y junto a los Pastores de la Iglesia Lombarda llegados de Bérgamo, Crema, Cremona, Lodi y Milán se reunieron para saludar a Don Roberto Malegesini. Sacerdote asesinado el martes pasado no lejos de la iglesia de San Rocco en Como por un indigente con problemas psíquicos. Un "momento de gran dolor, pero también de consolación", dijo a los presentes el Obispo de la diócesis de Como, Monseñor Oscar Cantoni, que ya ayer había presidido en privado el funeral de Don Roberto en su tierra natal, Regoledo di Cosio en Valtellina.

Cardenal Krajewski: mártir y testigo de la caridad

Un "sacerdote que ha trabajado generosamente por la difusión del Evangelio" y que está en el corazón del Papa. Monseñor Cantoni lo recordó inmediatamente, dejando la palabra al Limosnero del Papa Francisco, el Cardenal Konrad Krajewski, que presidió la celebración, como signo, dijo el Obispo, de la "cordial y paternal cercanía" de Francisco. "Les traigo un saludo y un abrazo fraternal del Santo Padre. Está con nosotros. Se une a nosotros en la oración" y a la familia de Don Roberto en el dolor que está experimentando. Las palabras del Cardenal recuerdan el cuidado con el que el Papa, tras el asesinato del sacerdote lombardo a manos de un hombre trastornado al que ayudaba, lo recordó el pasado miércoles en la Audiencia General, como mártir y testigo de la caridad hacia los más pobres, invitándole a rezar por todos aquellos que "trabajan con gente necesitada y descartada por la sociedad".

Los pobres eran amigos de Don Roberto

El Papa – dijo el Cardenal al final de la celebración – se une a los fieles de su parroquia, a los hermanos necesitados a los que sirvió con todo su corazón hasta la última mañana, y a toda la comunidad de Como. Don Roberto está muerto, así que vive. El amor nunca muere, ni siquiera con la muerte". No se puede ser cristiano hasta el final, continuó el Limosnero Pontificio, sin alimentar ese amor que lleva a dar la vida por el hermano y Don Roberto, añadió, hizo suya la oración de Jesús: "Padre nuestro, se haga tu voluntad y no la mía, sea santificado tu nombre, no el mío, venga a nosotros tu reino, no el mío". Y esto es lo que todos los sacerdotes están llamados a vivir – concluyó – que deben "vivir el Evangelio puro" dondequiera que estén – y a quienes el Cardenal Krajewski entregó la oración del Cardenal Newman, a quien Santa Teresa de Calcuta confió a sus hermanas en misión con los pobres que representan al propio Jesús, para que sean sólo un instrumento y un reflejo luminoso de Jesús en el mundo.

El rosario regalo del Papa

Por parte del Papa, el Cardenal Krajewski finalmente anunció la entrega de coronas de rosario llevadas para los voluntarios y necesitados de Don Roberto y también para "el desafortunado muchacho que está en prisión". Una muy especial – dijo – "de perlas", está destinada en cambio a los padres de Don Roberto, ancianos y por lo tanto ausentes de la celebración. Él mismo lo entregará "besando sus manos" en nombre del Santo Padre.

Monseñor Cantoni: alimentar la "cultura de la misericordia"

"Mártir de la caridad y la misericordia, un sacerdote con una sonrisa cautivadora que sorprendió y fascinó". Un retrato apasionado de Don Roberto Malgesini, fue en cambio el dibujado en la homilía por el Obispo de Como, Monseñor Oscar Cantoni. Su secreto, dijo el Prelado, el secreto de su alegría, era la "presencia de Dios en él". Así que el recuerdo del trabajo diario del sacerdote asesinado al lado del último – los prisioneros, los refugiados, las víctimas del tráfico de personas sin hogar, muchos de los cuales están presentes hoy en la catedral – y el testimonio pasado a muchos jóvenes voluntarios que, como él, a partir de hoy, saldrán a la calle por la mañana para alimentar esa "cultura de la misericordia" que Don Roberto les enseñó.

Las ofrendas recogidas durante la Santa Misa, a la salida de la Catedral y de las plazas, serán destinadas a la caridad del Papa y a los pobres de la diócesis.

19 septiembre 2020, 13:10