Buscar

Vatican News

La donación del Papa a Brasil herido por la pandemia

Con el fin de concretar la cercanía y el afecto del Santo Padre en este momento de dura prueba y dificultad, la Limosnería Apostólica continúa movilizándose de diferentes maneras y en muchos frentes para reunir material sanitario y equipos electromédicos que posteriormente dona a muchas estructuras de atención médica en situaciones de emergencia y pobreza.

Andrea De Angelis - Ciudad del Vaticano

Otra donación del Papa en tiempos de pandemia. Esta vez el corazón de Francisco late por Brasil, el segundo país más afectado del mundo por el nuevo coronavirus. Tal como anuncia hoy la Limosnería Apostólica a través de un comunicado firmado por el Cardenal Konrad Krajewski -  "en estos días se enviarán a Brasil 18 respiradores Draeger para cuidados intensivos y 6 ecógrafos portátiles Fuji".

Una ayuda concreta, que ha sido posible "gracias al generoso compromiso -leemos de nuevo en el comunicado- de la Asociación Hope Onlus que, altamente especializada en proyectos humanitarios de salud y educación, ha trabajado para encontrar el equipo médico de alta tecnología que salva vidas a través de varios donantes, el procedimiento de transporte y la instalación en hospitales individuales".

Francisco dona 35 respiradores para la emergencia COVID

Por tanto, la Limosnería Apostólica continúa con el compromiso incesante y universal de apoyar a aquellos en todos los rincones del mundo que son más afectados por el Covid-19. Lo hace cumpliendo lo que es la voluntad del Papa: llegar a aquellas realidades en las que la emergencia vinculada al nuevo coronavirus ha puesto en crisis los sistemas de salud ya fuertemente probados por otras urgencias y dificultades anteriores a la pandemia.

 

La primavera pasada los respiradores donados por Francesco llegaron al continente americano - desde Venezuela hasta Haití, pero también al propio Brasil y a otros países - y al continente asiático, con los enviados a Bangladesh por citar algunos ejemplos. La ayuda del Pontífice ha llegado también a Europa -Italia, España y Ucrania- y luego el continente africano: entre los países que recibieron los respirados están Camerún y Zimbabwe. Las donaciones continuaron durante la temporada de verano, la última de las cuales fue a Brasil. 

El papel de la Nunciatura Apostólica

La ayuda de la Limosnería Apostólica es concreta y efectiva. Para ello, la atención a los detalles es máxima, para no poner en peligro el éxito real de las donaciones. "Una vez que lleguen a Brasil, estos dispositivos - se especifica en el comunicado de hoy - serán entregados y donados a los hospitales que la Nunciatura Apostólica ha indicado en el territorio nacional para que este gesto de solidaridad y caridad cristiana pueda ayudar realmente a los más pobres y necesitados". En Brasil, recordamos, hay más de 3 millones 300 mil casos de Covid-19 y al menos 107 mil víctimas. 

17 agosto 2020, 15:58