Buscar

Vatican News
2019.07.17 Sant’Antonio, affresco Scuola Giottesca, Basilica di Padova San Antonio, fresco de la Escuela de Giotto, Basílica de Padua  

Sigan el ejemplo de San Antonio de Padua

Lo pide el Papa a los frailes menores conventuales que celebran ochocientos años de la vocación franciscana de San Antonio de Padua. Uniéndose a las iniciativas que estos religiosos han preparado para la ocasión, el Pontífice envió una carta al Padre Carlos Alberto Trovarelli, Ministro General de la Orden religiosa

Tiziana Campisi – Ciudad del Vaticano

En su carta, el Santo Padre pone de manifiesto su esperanza de que este aniversario "suscite, especialmente en los religiosos franciscanos y en los devotos de San Antonio dispersos por todo el mundo, el deseo de experimentar la misma santa inquietud que lo llevó por los caminos del mundo para testimoniar, con la palabra y las obras, el amor de Dios".

Que para los jóvenes San Antonio sea un modelo

El Papa Francisco tiene la convicción de que el ejemplo del compartir de Antonio "con las dificultades de las familias, los pobres y los desfavorecidos, así como su pasión por la verdad y la justicia”, también puede suscitar hoy un generoso compromiso de entrega, bajo “el signo de la fraternidad". Y, de hecho, el pensamiento del Santo Padre a este respecto se dirige, sobre todo, a los jóvenes, para que "este santo antiguo, pero tan moderno e ingenioso en sus intuiciones, sea (...) un modelo a seguir para hacer fructífero el camino de cada uno".

Teniendo en cuenta que los frailes menores conventuales han pensado en varias iniciativas para celebrar los ochocientos años de la vocación franciscana de San Antonio, con su carta el Santo Padre ha querido asociarse a quienes se unirán o participarán en ellas, deseando que todos "puedan repetir con San Antonio: “Veo a mi Señor". A lo que añade textualmente:

“Es necesario ver al Señor en el rostro de cada hermano y hermana, ofreciendo a todos el consuelo, la esperanza y la posibilidad de encontrar la Palabra de Dios en la que anclar la propia vida”

Además, el Papa recuerda que en el lejano año 1220, en Coimbra, Portugal, el joven canónigo regular agustino Fernando, natural de Lisboa, al enterarse del martirio de cinco franciscanos, asesinados a causa de su fe cristiana en Marruecos, el 16 de enero de ese mismo año, tomó la decisión de realizar un cambio de vida. Y de este modo, explica el Santo Padre, el religioso dejó su tierra natal y se embarcó en un camino, "símbolo de su propio itinerario espiritual de conversión". El Pontífice escribe:

La ciudad de Padua custodia su nombre y su cuerpo

 

“Primero fue a Marruecos, decidido a vivir con valentía el Evangelio siguiendo las huellas de los mártires franciscanos martirizados allí, luego desembarcó en Sicilia tras el naufragio en las costas de Italia, tal como sucede hoy a tantos hermanos nuestros. Y después, desde la tierra de Sicilia, el designio providencial de Dios impulsó a Antonio al encuentro con Francisco de Asís y, finalmente, a Padua, ciudad que siempre estará ligada de manera especial a su nombre y que custodia su cuerpo”

#ConAntonioEnCamino

Mientras tanto, en Padua, respetando las medidas ante el COVID-19, se está preparando la celebración de la memoria litúrgica de San Antonio el próximo 13 de junio. Ya el domingo pasado, en la Basílica que custodia los restos del Santo, comenzaron los trece días de oración que preceden a la fiesta – dedicada este año a los médicos, enfermeros, trabajadores sociales sanitarios y farmacéuticos, además de a las instituciones y asociaciones, a los voluntarios, empresarios, agentes de la ley e informadores en primera línea ante la emergencia del coronavirus – que concluirá el 12 de junio con el histórico Tránsito al Santuario de Arcella, lugar en el Antonio murió en el año 1231. El tradicional "Camino de San Antonio", la peregrinación que se realiza durante la noche del último fin de semana de mayo desde los Santuarios de Camposampiero hasta la Basílica de Padua, este año se ha convertido en el proyecto virtual titulado #ConAntonioEnCamino.

La invitación era a vivir individualmente, entre el 30 y el 31 de mayo, una pequeña peregrinación que se publicaría en las redes sociales para poder reunir después virtualmente todos los itinerarios emprendidos, a fin de hacer una única y gran peregrinación. El reto era llegar, sumando los kilómetros recorridos individualmente, a los ochocientos kilómetros, para recordar los ochocientos años de la vocación franciscana de San Antonio. Y el 31 de mayo ya se había superado con creces esta distancia, pero aunque esta iniciativa se ha completado, el cuentakilómetros sigue subiendo, y ayer se registraron otros 3.749 kilómetros más. Muchos peregrinos parecen querer seguir caminando, virtualmente juntos pero realmente solos, hasta el 13 de junio.

Para conmemorar los ochocientos años de la conversión franciscana de Antonio, por último, los frailes menores conventuales de la Provincia italiana de San Antonio de Padua también lanzaron el sábado pasado el proyecto "Antonio 20-22". Se trata de un trienio, precisamente entre el 2020 y el 2022, durante el que se desea celebrar, además de la vocación franciscana de Antonio, su naufragio en Italia y su primer encuentro con San Francisco, así como su revelación al mundo como un gran predicador y santo. El año que viene los frailes menores conventuales esperan llevar a cabo el recorrido de Antonio desde Sicilia hasta a Padua.

Se partirá en enero del 2021 desde Capo Milazzo, en Sicilia – donde según la tradición desembarcó Antonio – y luego se atravesarán las regiones italianas de Calabria, Basilicata, Campania, Lacio y Umbría, hasta llegar a la ciudad de Asís, donde la cita es para el 30 de mayo, ochocientos años después del primer abrazo entre San Francisco y San Antonio. El camino proseguirá a lo largo de los Apeninos tosco-emilianos, tocará Emilia Romagna y concluirá, en noviembre, en la región del Véneto, precisamente en Padua.

03 junio 2020, 09:53