Buscar

Vatican News
2019.12.23 Casa familia "Stella del Cammino" (Estrella del Camino)  de Santa Severa 2019.12.23 Casa familia "Stella del Cammino" (Estrella del Camino) de Santa Severa 

En Navidad, sentirse en familia con los niños que no la tienen

30 mil niños en Italia viven esta Navidad fuera de su hogar. La respuesta de las Casa Familia y los Grupo Apartamentos de los salesianos para compartir con los niños huéspedes la alegría de las fiestas y la acogida de los afectos familiares

Roberta Gisotti – Ciudad del Vaticano

La Navidad, que más que cualquier otra ocasión recuerda la idea de una fiesta familiar, es una oportunidad para sentirse en familia incluso con aquellos que no la tienen, para compartir la alegría de estar juntos, como se experimenta en las Casa Familia y Grupos Apartamento de los salesianos, en varios lugares de Italia, donde los niños y jóvenes que por diversas razones viven fuera de sus ambientes familiares, o porque son huérfanos o abandonados por sus padres o incluso por la familia adoptiva o porque sufren serios problemas sociales y existenciales.  En Italia, 30 mil menores sufren estas situaciones.

La oportunidad de redescubrir el significado de la familia humana

La Navidad se convierte en un tiempo valioso para dar una respuesta de amor que puede llenar la vida de estas jóvenes vidas ya marcadas por el sufrimiento, como dice Eleonora Brandi, fundadora de la casa familia "Stella del Cammino", en Santa Severa, una ciudad en la costa del Lacio, cerca de Roma.

R. - Nuestros invitados son ocho en este momento. Son menores que experimentan angustia familiar y, por lo tanto, temporalmente no pueden vivir en su núcleo familiar. Nuestra misión es la de reunirlos con la familia de origen, donde sea posible, incluso ayudando a su familia. Cuando esto no es posible, intentamos crear proyectos de acogida siempre abiertos a la familia natural. Para hacer esto, tenemos un gran grupo de familias de apoyo, es decir, familias amigas que nos ayudan en el proyecto para que los chicos no pierdan el sentido de familia. También son invaluables en esta preparación para la Navidad, porque nosotros nos encargamos de una preparación de la Navidad a nivel espiritual también con los niños que no son católicos, hablando con ellos sobre el sentido de la familia, el regalo, el amor. Como laicos, cooperadores salesianos, hacemos esta preparación, pero luego tenemos sacerdotes que nos ayudan la última semana de Adviento, el mismo párroco del pueblo, para explicar el significado de la Navidad a nuestros invitados. Nuestra preparación comienza desde el día de la Inmaculada Concepción, como lo hizo Don Bosco. Hablamos de la maternidad y la espera con María; luego organizamos muchas jornadas, junto con los voluntarios, con meriendas navideñas, para hacer las decoraciones de la casa, los llevamos a muchas fiestas, tratamos de no hacerlos sentir solos y ocupar todo el tiempo posible, especialmente ahora que no van a la escuela, creamos muchas oportunidades de diversión. El día 24, ellos mismos quieren quedarse en la víspera de Navidad con nosotros, aunque si vayan a visitar parientes, porque sienten mucho el sentido de la familia con los otros niños. Así que el 24 se hizo la cena juntos y vinieron numerosas familias de apoyo. Fuimos muchos en Nochebuena. Luego fuimos a misa e hicimos una sorpresa especialmente para los más pequeños, llegó Santa Claus con los renos y les trajo regalos. Y ayer, 25, algunos de ellos, que tienen la oportunidad, regresaron a la familia durante uno o dos días y luego continuaremos las vacaciones de Navidad también con la Epifanía, que es un poco nuestra fiesta porque nos llamamos "Estrella del camino" y tenemos organizadas fiestas especiales solo para ese momento. .

Eleonora comenzó esta Casa familia en 2008. Han pasado más de diez años. ¿Cuál es tu experiencia? ¿Ha habido algún momento de desánimo o los resultados son realmente positivos?

R. - Debo decir que antes hacía otra cosa, trabajé en informática. A nivel espiritual, ahora soy una persona plena y feliz, porque en cada niño encuentro a Jesús, para ser atendido y acogido. Pero hay tantos desalientos, porque hay tantos problemas económicos y agradeciendo a Dios, la Providencia nos ayuda gracias a las donaciones, a los voluntarios. Realmente tenemos muchos problemas económicos. Estamos al menos un año atrasados ​​en salarios; sin embargo, la Providencia nos ayuda porque cada uno de nosotros tiene un segundo trabajo. Yo, por ejemplo, enseño religión; hay quienes hacen la limpieza, quienes cuidan de los discapacitados ... Al renunciar a nuestro salario podemos continuar. Entonces, esto inicialmente nos desestabilizó, nos asustó, pero luego vimos que era una señal de Dios, que nos pidió que viviéramos en la pobreza y en la oferta de este trabajo. Ahora hemos crecido espiritualmente y debo decir que las satisfacciones son más que miedos.

26 diciembre 2019, 09:34