Buscar

Vatican News

El Papa a consagrados: Sean instrumentos en las manos creadoras del Señor

En la parroquia de San Pedro en Tha Kham el Papa encontró a los sacerdotes, religiosos, religiosas, consagrados, seminaristas y catequistas. A sellar el encuentro, la oración por las vocaciones, pidiendo a Dios que inculque en quienes viven la vida religiosa, sirven en ministerios parroquiales y a las familias, “la confianza y la gracia” de invitar a otros a abrazar el camino audaz y noble de la vida consagrada

Griselda Mutual - Ciudad del Vaticano

El Papa encontró en Tailandia, un país con una pequeña minoría de presencia católica a los sacerdotes, religiosos, religiosas, consagrados, seminaristas y catequistas. El encuentro tan esperado para los que dedican su vida al servicio de los demás, tras el discurso del Papa, fue sellado con una oración a Dios Padre:

“Señor de la cosecha, Bendice a la juventud con el don de la valentía para que respondan a tu llamado. Abre sus corazones a grandes ideales y a grandes cosas. Inspira a todos tus discípulos al amor y servicio mutuo—Para que florezcan vocaciones en la tierra fértil de tu pueblo fiel. Inculca en los que viven la vida religiosa, sirven en ministerios parroquiales y nuestras familias, la confianza y la gracia de invitar a otros a abrazar el camino audaz y noble de una vida consagrada a Ti. Únenos a Jesús a través de la oración y los sacramentos para poder cooperar contigo en la construcción del Reino de la misericordia, de la verdad, de la justicia y de la paz. Amén.”

Momentos después, el micrófono de nuestra enviada a Tailandia, Bianca Fraccalvieri, recogió las primeras impresiones del Encuentro:

Hna. Margarita Pérez y el p. Jaramillo expresan su alegría tras el encuentro

"El pueblo de Tailandia está feliz", expresó la hermana Margarita Pérez, misionera salesiana. El padre Andrés Felipe Jaramillo, dijo haberse sentido “conmovido por las palabras del Santo Padre”, que recordó a los religiosos el “don de la vocación”:

"Me he sentido conmovido con las palabras del Santo Padre al recordarnos el don de la vocación como una experiencia de encuentro con la belleza de ese Dios que nos ama, que nos llama, que nos invita a servirlo con alegría y a descubrir su rostro bello y amoroso en la vida de tantos que quizás la sociedad desprecia o margina. Esos rostros en los que el Señor no ve fealdad, no ve algo a ser 'tirado a la calle' sino un rostro que puede ser amado y que puede ser también signo de la presencia viva del Señor".

El padre Rodrigo Vélez, misionero argentino, aseguró por su parte que la visita del Papa ha sido “un regalo muy grande para la Iglesia de Tailandia, y para toda la gente”.

“Ha venido gente incluso de China y otros países” contó. “La gente está muy feliz, muy contenta de escuchar al Santo Padre y de sus palabras tan sencillas y tan fuertes, provocativas para la misión en este tiempo y en este lugar. Es un mensaje muy profundo que la Iglesia de Tailandia Recibe con el Santo Padre”, añadió.

P. Rodrigo Vélez, misionero argentino
22 noviembre 2019, 13:13