Buscar

Vatican News
2019.09.16 Gruppo Ferrovie dello Stato Audiencia del Papa a los Directivos y empleados del Grupo de los Ferrocarriles Estatales  (Vatican Media)

Papa: que los Ferrocarriles sean más atractivos, sostenibles y solidarios

Al recibir a los Directivos y empleados del Grupo de los Ferrocarriles Estatales, que celebran el primer decenio de la Alta Velocidad en Italia, Francisco les agradeció su servicio al bien común, invitándolos asimismo a evitar una discriminación entre usuarios más o menos afortunados

María Fernanda Bernasconi – Ciudad del Vaticano

Al final de la mañana, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico, el Papa Francisco recibió en audiencia a los casi cuatrocientos Directivos y empleados del Grupo “Ferrovie dello Stato Italiane”, es decir de la empresa estatal de ferrocarril.

En su alocución, tras agradecer las amables palabras que le había dirigido el Dr. Battisti en nombre de los presentes, el Santo Padre afirmó que los Ferrocarriles Estatales son un medio de transporte y conexión fundamental para el país, además de representar un apoyo e incentivo para el desarrollo económico y social. Y añadió que constituyen una articulación capilar que une las distintas zonas del país tanto desde el punto de vista práctico como ideal, fomentando el intercambio de personas y bienes, de experiencias y conocimientos, de cultura y de riqueza.

Responsabilidad en nombre de la comunidad

Además, el Papa puso de manifiesto que como gerentes tienen una gran responsabilidad en nombre de la comunidad, tanto hacia los empleados, como hacia quienes utilizan el tren como medio de transporte, extendiéndola incluso al conjunto de la sociedad, ya que la calidad del transporte ferroviario afecta numerosas dinámicas sociales, sin olvidar las perspectivas económicas del propio país.

Aludiendo a la amplia gama de cuestiones que les han sido asignadas, desde la seguridad en el trabajo hasta la gestión de los contratos, o la sostenibilidad medioambiental, Francisco manifestó su deseo de que cumplan lo que se les ha pedido con pasión, para trabajar con ese plus de cuidado, disponibilidad y creatividad que es propio de quien aman las realidades y las personas a las que sirven.

Primera década de la Alta Velocidad

Y al recordar que este año se celebra la primera década de la Alta Velocidad, una obra pública de importancia estratégica, que proporciona un vínculo esencial a lo largo de los principales ejes del país y que cada día ofrece a miles de pasajeros un servicio de alta calidad, el Santo Padre destacó que los progresos realizados y las innovaciones introducidas en este corto período son realmente sensacionales, gracias al aumento de la velocidad de viaje, de los servicios y del confort para los pasajeros y a la interacción cada vez más fuerte con los territorios y otros medios de transporte junto al gran desarrollo de las estaciones de alta velocidad.

Teniendo en cuenta esta rápida evolución que es el resultado de una planificación cuidadosa y prudente, de la que estos directivos, junto con la alta dirección de la empresa, son sus intérpretes y promotores, el Papa reflexionó acerca de esta “sociedad en rápida evolución” en la que es imprescindible – dijo – “formular un plan de acción claro, inspirado en una visión del futuro que se está construyendo, que se adapte gradualmente a las nuevas circunstancias”.

“La globalización nos pone frente a la urgente necesidad de trabajar y pensar juntos, porque no somos islas, sino más bien puntos de conexión”

Y añadió que esta visión es el resultado de un estudio en profundidad, que requiere la colaboración de expertos y un conocimiento profundo de la dinámica de la sociedad, a cuyas necesidades quiere responder. A la vez que destacó que más que en el pasado, debe ser una visión global de la realidad y de los problemas, porque nunca antes había sido necesario reconocer que los individuos, los grupos, las comunidades locales y los Estados no son realidades por sí mismas; sino que “la globalización nos pone frente a la urgente necesidad de trabajar y pensar juntos, porque no somos islas, sino más bien puntos de conexión”.  

“El bien de los individuos y de las comunidades, en todo nivel, pasa por el bien de todos, y por lo tanto, por el bien de cada uno de los demás”

Mediante una analogía el Papa Bergoglio afirmó que “somos, de diferentes maneras y cada uno según su posición, empalmes”. Sí, porque “el empalme pone en conexión, permite el paso de un camino a otro, de una vía a otra”; y quien hace de empalme, “no piensa sólo para sí mismo, sino que multiplica las relaciones y los proyectos compartidos, sabiendo que el bien de los individuos y de las comunidades, en todo nivel, pasa por el bien de todos, y por lo tanto, por el bien de cada uno de los demás”.

Tres cualidades de los Ferrocarriles Estatales:  

Hacia el final de su discurso a los Directivos y empleados de este Grupo Estatal Francisco les expresó su deseo de que los ferrocarriles italianos tengan tres cualidades: que puedan ser cada vez más atractivos, sostenibles y solidarios.

Atractivos

Y explicó que deben ser atractivos porque capaces de atraer inversiones, mejorar la calidad, fomentar el comercio y generar nuevas realidades empresariales; además de cada vez más bellos, lugares donde las personas se sientan acogidas y a gusto, y donde sea agradable volver.

Sostenibles

El transporte ferroviario debe ser cada vez más sostenible, tanto porque resulte económico para el mundo de los negocios como para los ciudadanos, cuanto respetuoso del territorio que atraviesa y de las comunidades a las que implica. Sin olvidar la sostenibilidad desde el punto de vista medioambiental. Aspecto acerca del cual el Papa los elogió por su empeño, que hace que el tren sea el vehículo con un impacto mucho menor, si lo comparamos con el de los automóviles o los aviones.

Solidarios

Por último, el Santo Padre agregó que los ferrocarriles que piensan en el futuro próximo deberían ser cada vez más solidarios, a fin de favorecer a las familias y facilitar a los más necesitados debido a su edad avanzada, a sus limitaciones físicas o a sus bajos ingresos. De manera que los ferrocarriles deberían velar para que ningún centro quede excluido y, por lo tanto, marginado y empobrecido.

Se trata de un desafío que ciertamente no depende sólo de estos Dirigentes, les dijo el Papa, puesto que requiere la concomitancia de muchos factores, incluyendo la disponibilidad de grandes inversiones. Sin embargo, les recordó que deben comprometerse para garantizar que la oferta ferroviaria no conduzca a la discriminación entre los usuarios más o menos afortunados, más o menos capaces de permitirse un viaje cómodo y digno. Compromiso en el que ya participan activamente y que responde a los principios de igualdad y no discriminación, que representan los puntos principales de su Código Ético.

Escuche el informe
16 septiembre 2019, 12:17