Buscar

Vatican News
fútbol aficionado caridad Papa Francisco Miembros del equipo de fútbol aficionado "Campeones del corazón", que antes la audiencia general del 11.09.2019 se reunieron con el Papa Francisco. 

Encuentro del Papa con los "Campeones del Corazón", un equipo que gana en la caridad

Amateurismo y gratuidad. Fueron los aspectos indicados por el Papa Francisco esta mañana durante el encuentro con los miembros de un equipo de fútbol aficionado, que donaron una oferta para promover iniciativas benéficas.

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

Se llama “Campeones del Corazón” el equipo de fútbol aficionado formado por sacerdotes de la diócesis de Chiavari, los alcaldes de la Riviera de Levante y algunos administradores de la región italiana de Liguria que, a través del deporte, promueven iniciativas benéficas. Hoy, antes de la audiencia general, los miembros de esta formación se encontraron con el Papa Francisco. La reunión especial fue precedida, anoche, por un partido en Roma contra un grupo formado por empleados del Vaticano. Antes del partido, se entregó una oferta al cardenal Konrad Krajewski, limosnero apostólico, para apoyar iniciativas de caridad. Entrevistado por Vatican News, Don Luca Sardella, asistente espiritual del equipo "Campeones del Corazón", recuerda las palabras pronunciadas por el Papa Francisco:

R. - El Santo Padre ha retomado un concepto. Presentamos este equipo como un equipo amateur. Nadie es un profesional. Y el Papa ha retomado este aspecto. Subrayó el hecho de seguir siendo aficionados porque el amateurismo -dijo el Papa Francisco- "es un signo de gratuidad". Entonces este equipo debe preservar este espíritu de amateurismo, ayudarnos a mantener -podríamos decir- el corazón abierto hacia los últimos para salir de la indiferencia y crecer, cada vez más, en la compasión.

El Papa señaló dos pilares: el del amateurismo y el de la gratuidad. Están vinculados a otro fundamento esencial: la caridad. Son estas las coordenadas que distinguen las iniciativas promovidas por este equipo especial....

R. – La de ayer es sólo la última de una serie de iniciativas que se han llevado a cabo en las últimas semanas y años. Este equipo nació con el deseo de jugar estos partidos de fútbol con fines benéficos para recaudar fondos y apoyar proyectos de caridad. La de ayer fue una oportunidad para apoyar la obra caritativa del Papa Francisco. Poco antes del partido, el Cardenal Konrad Krajewski estuvo presente con nosotros y recibió una oferta para actividades caritativas. El año pasado, con motivo de la caída del Puente Morandi, se jugó un partido de fútbol para apoyar a las víctimas, a los desplazados del Puente Morandi. Recientemente, también fue promovida otra iniciativa de caridad para apoyar a los niños hospedados por Anffas (Asociación Nacional de Familias de Personas con Discapacidades Intelectuales y/o Relacionales). También se han apoyado algunos proyectos benéficos en la Riviera de Levante.

Fue elegido el deporte, en particular el fútbol, para promover iniciativas de caridad. También el deporte puede ser importante en este sentido....

R. - El deporte, cuando realmente se vive en este sentido -en su espíritu más genuino, como una oportunidad de encuentro, como una oportunidad de verdadera fraternidad- se convierte en fundamental. De hecho, hay muchas realidades en el equipo que han vivido diferentes opciones de vida. Y el deporte -en este caso, el fútbol- se convierte en un pegamento, pero también en una razón para encontrarse con otras realidades, precisamente para apoyar un objetivo más grande. Es una herramienta que se utiliza, en este sentido, con un noble propósito para llevar a cabo proyectos y sueños mucho mayores.

Un noble propósito que une a sacerdotes y alcaldes en el equipo: el compromiso civil está flanqueado por el misionero....

R. - Es una sinergia muy especial, pero también muy valiosa. Poder jugar juntos, poder confrontarse, la posibilidad de vivir el "pre-partido" juntos también crea el entusiasmo necesario para salir al campo. No es un hecho aislado, porque una vez que se ha salido del terreno de juego, quedan relaciones de cortesía y de colaboración que son necesarios. Siempre con vistas a un bien común, de una atención también a los últimos, en nombre del Evangelio.

11 septiembre 2019, 13:52