Buscar

Vatican News
2019.09.12 - 2018.04.08 Don Raffaele Grimaldi e Papa Francesco, Santa Messa Divina Misericordia El Papa saluda al Inspector General de los Capellanes Raffaele Grimaldi   (Vatican Media)

Más allá de los muros de la cárcel con la Cruz de la Misericordia

Audiencia especial del Papa a los Capellanes de las cárceles italianas, a la Policía y al personal de la Administración Penitenciaria

Davide Dionisi – Ciudad del Vaticano

Tejedores de justicia y mensajeros de paz. Este es el eslogan elegido por los 250 Capellanes de las cárceles italianas que se reunirán con el Papa Francisco mañana por la mañana en una audiencia especial en la Plaza de San Pedro. Procederán de todas partes de Italia, acompañados por oficiales de la Policía Penitenciaria y por el personal que presta sus servicios en los institutos de pena para decirle al Pontífice que su primer compromiso es, y sigue siendo, asegurar que haya en las cárceles la mayor humanidad posible, un factor indispensable para que los detenidos puedan reintegrarse a la sociedad.

Lugares de dolor

Serán cerca de once mil los representantes de los ciento noventa centros penitenciarios, dirigidos por el Inspector General de los Capellanes de las cárceles italianas, Don Raffaele Grimaldi, quien nos dijo:

“El Papa Francisco en varias ocasiones, como pastor que va en busca de la oveja perdida, ha entrado en las cárceles, en lugares de sufrimiento, marginación y pobreza, para hablar de la libertad de los hijos de Dios, para alentar el cambio y, sobre todo, para lanzar un grito de ayuda, con la esperanza de llamar la atención en las instituciones, en la sociedad civil y en todas las comunidades cristianas, para que estos lugares de dolor sean para todos un gran desafío de solidaridad y civilización”

El mensaje de la Cruz de la Misericordia

Esta gran delegación presentará al Papa la Cruz de la Misericordia, realizada por la voluntaria Luigia Aragozzzini junto a los huéspedes de la Casa de reclusión de Paliano, la prisión de máxima seguridad en la provincia de Frosinone que alberga sólo a los colaboradores de la justicia, y que el Pontífice visitó el 13 de abril de hace dos años. "Es una Cruz-mensaje", continúa el Inspector de los Capellanes, "donde las imágenes pintadas nos llaman la atención sobre algunos episodios bíblicos, la Liberación de Pedro y Pablo de las prisiones, el buen ladrón, y los Protectores, San Basilide (Patrono de la Policía Penitenciaria) y San José Cafasso (Patrono de los Capellanes de las cárceles). En el fondo de esta cruz se observan las imágenes de niños con sus madres en la cárcel. Esta representación pretende simbolizar el deseo de que las muchas madres con sus pequeños puedan cumplir su pena en lugares alternativos a la cárcel, de modo que a sus hijos, a pesar de la situación, no se los prive de la esperanza. La Cruz de la Misericordia será bendecida por el Papa y será llevada en peregrinación a los Institutos de toda Italia.

El objetivo de todos los Capellanes

Ocuparse de la administración de justicia, sin poner todo el castigo en el centro de todo, es decir, la prisión, es el objetivo de todos los capellanes. Al encontrarse con los presos, al escuchar sus deseos, sus sueños para el futuro, establecen una relación que, ante todo, aleja a muchas mujeres y hombres de la soledad. Pero también es una manera de valorar a estas personas y así iniciar un camino de acompañamiento hacia el cambio, que con paciencia, y a veces con alguna recaída, realiza una verdadera reeducación.

"Será ciertamente un encuentro de comunión, para vivir aún más nuestro sentido de pertenencia a una gran familia que trabaja para vendar las heridas de muchos hombres y mujeres privados de su libertad personal", subraya Don Grimaldi. "Será sobre todo un día para escuchar, desde la voz viva del Sucesor de Pedro, palabras de esperanza y de apoyo a nuestro difícil servicio. La criticidad de nuestras estructuras, debido al hacinamiento, la falta de personal, crea grandes dificultades para llevar a cabo con serenidad la delicada tarea a la que están llamados todos los trabajadores penitenciarios. Al final de la audiencia, los capellanes entregarán a Francisco un icono sagrado, obra de un artista copto egipcio, que representa el rostro de Cristo.

13 septiembre 2019, 14:21