Buscar

Vatican News

El Papa a Talitha Kum: Sus intuiciones pastorales son una respuesta eficaz a la Trata

Discurso del Santo Padre a las participantes en la 1° Asamblea General de Talitha Kum, la Red Internacional de la Vida Consagrada contra la Trata de Personas.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“En la lucha contra la trata, las Congregaciones religiosas están realizando de modo ejemplar su tarea de animación carismática de las Iglesias locales. Sus intuiciones e iniciativas pastorales han trazado el camino para una respuesta eclesial urgente y eficaz”, lo dijo el Papa Francisco a las participantes en la 1° Asamblea General de Talitha Kum, la Red Internacional de la Vida Consagrada contra la Trata de Personas, a quienes recibió en audiencia la mañana de este 26 de septiembre, en la Sala del Consistorio del Vaticano.

Una intuición misionera de las religiosas

Al inicio de su discurso, el Santo Padre recordó la “intuición misionera” de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG), para fundar en 2001, Talitha Kum, y que hoy se presenta como una Red Mundial que coordina los esfuerzos de los Institutos de Vida Consagrada comprometidos contra la trata de personas. “En apenas diez años – precisó el Pontífice – han logrado coordinar 52 redes de religiosos presentes en más de 90 países de todos los Continentes. Los números de su servicio hablan por sí solas: dos mil operadores, más de quince mil víctimas de la trata asistidas y más de doscientas mil personas a las que se llega a través de actividades de prevención y sensibilización”.

A la vanguardia de la acción misionera

En este sentido, el Papa Francisco resaltó la importancia del trabajo que están realizando en este ámbito tan complejo y dramático. “Una obra que une la misión y la colaboración entre los Institutos. Ustedes han elegido estar en primera línea. Por eso – precisó el Papa – merecen reconocimiento las numerosas Congregaciones que han trabajado y trabajan como ‘vanguardias’ de la acción misionera de la Iglesia contra el flagelo de la trata de personas”.

Complejos y urgentes desafíos

El Santo Padre recordando el objetivo principal de esta primera Asamblea, que es el de evaluar el camino recorrido e identificar las prioridades misioneras para los próximos cinco años, resaltó los dos temas principales que han puesto al centro de las reflexiones sobre la trata de personas. “Por un lado, las grandes diferencias que todavía marcan la condición de la mujer en el mundo, derivadas principalmente de factores socioculturales. Por otro lado – subrayó el Pontífice – los límites del modelo de desarrollo neoliberal, que con su visión individualista corre el riesgo de privar de responsabilidad al Estado”. Sin duda, afirmó el Papa, se trata de desafíos complejos y urgentes, que requieren respuestas adecuadas y eficaces, los cuales han sido afrontados en su asamblea, buscando propuestas de soluciones y destacando los recursos necesarios para realizarlos.

Servicio a las víctimas de la trata

Asimismo, el Papa Francisco hablando de los desafíos que se deben afrontar, recordó la “Guía Pastoral sobre la Trata de Personas”, publicada por la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral, un documento que explica la complejidad de los desafíos actuales y ofrece indicaciones claras para todos los agentes pastorales que deseen involucrarse en este ámbito. En este sentido, el Santo Padre renovó su aliento a “todos los Institutos femeninos de vida consagrada que han dispuesto y apoyado el compromiso de sus hermanas en la lucha contra la trata y en la asistencia a las víctimas”. Asimismo, el Papa invitó a otras Congregaciones religiosas, tanto masculinas como femeninas, a adherir a esta obra misionera, brindando un servicio personal y recursos para que puedan llegar a todos los lugares.

Promover un compromiso sinérgico

Por ello, el Santo Padre alentó a promover un compromiso sinérgico por parte de las diversas realidades eclesiales. Si bien es cierto, afirmó el Pontífice, la responsabilidad pastoral es confiada esencialmente a las Iglesias locales y a los Ordinarios, es de esperar también que éstos puedan participar en la planificación y en la acción pastoral de las Congregaciones religiosas femeninas y masculinas y de las Organizaciones católicas presentes en su territorio, a fin de que el trabajo de la Iglesia sea más oportuno y eficaz. “En la lucha contra la trata, las Congregaciones religiosas están llevando a cabo su tarea de animación carismática de las Iglesias locales de manera ejemplar. Sus intuiciones e iniciativas pastorales han trazado el camino para una respuesta eclesial urgente y eficaz. Sin embargo – agregó el Pontífice – quiero reiterar que el camino de la vida Consagrada, tanto femenina como masculina, es el camino de la inserción eclesial. Fuera de la Iglesia y en paralelo con la Iglesia local, las cosas no funcionan”.

26 septiembre 2019, 11:44