Cerca

Vatican News
Oración por la Paz entre Israel y Palestina Oración por la Paz entre Israel y Palestina 

Tierra Santa, hace 5 años en Vaticano iniciativa por la paz

El 8 de junio de 2014, el Papa Francisco, el Patriarca Bartolomé I de Constantinopla y los Presidentes israelí y palestino, Peres y Abbas, se reunieron en los Jardines Vaticanos para la invocación de la paz en Tierra Santa. Entrevista con el Padre David María Jaeger

Giada Aquilino - Ciudad del Vaticano

Que el Señor abra "nuestros ojos y nuestros corazones" y nos dé "valor" para decir: "¡Nunca más la guerra! Esta es la oración del Papa Francisco en la invocación por la paz "para Tierra Santa y todos sus habitantes" que surgió hace cinco años, el 8 de junio de 2014, en los Jardines Vaticanos. El Papa estaba rodeado por el Patriarca Bartolomé I de Constantinopla, además estaban los entonces, Presidente israelí Shimon Peres y el Presidente palestino Mahmoud Abbas, con sus respectivas delegaciones.

Un minuto por la paz

El pasado miércoles, en la audiencia general, el Pontífice dio cita para mañana, cuando, en el quinto aniversario del encuentro, a las 13.00 horas, por iniciativa de la Acción Católica Internacional, dedicará "un minuto por la paz". Un momento, explicó Francisco, "de oración por los creyentes" y "de reflexión por los que no creen": todos juntos "por un mundo más fraterno".

Testimonio

Hace cinco años hubo una invocación a la paz que "daría fruto" en todo momento y en toda ocasión", explica al Vaticano el Padre David Maria Jaeger, franciscano de Tierra Santa, prelado auditor de la Rota Romana.

La entrevista con el Padre Jaeger

R. - Fue un momento muy necesario y útil de aliento para todos aquellos que tienen esperanzas de paz, pero que corren el riesgo de desanimarse. El Santo Padre ha demostrado en un gesto concreto que otro mundo es posible, que está en manos de los hombres cambiar la realidad actual. Por lo tanto, oramos a Dios para que cambie los corazones de los hombres.

El Papa señaló que los niños de esa Tierra Santa que aún no conocen la paz estaban "cansados y agotados por los conflictos". La gente, los habitantes de esas zonas, los que están lejos del mundo de la política, ¿qué dijeron entonces y qué dicen hoy?

R. - Las cosas no han cambiado mucho desde entonces: la vida cotidiana es conocida y está bajo la mirada de todos. Pero precisamente porque el mismo estancamiento continúa, hay que insistir con la oración y el testimonio, para que los corazones de los hombres encargados del destino de los demás puedan cambiar.

En los últimos meses, hemos tenido el Documento sobre la Fraternidad Humana firmado en Abu Dhabi por el Papa y el Gran Imán de Al Azhar y el llamamiento por Jerusalén, compartido en Rabat por Francisco y el Rey de Marruecos. ¿Qué signo dejan?

R. - La Declaración de Abu Dhabi fue un gran paso adelante, porque fue compartida por las más altas autoridades del mundo islámico y a favor de la libertad religiosa. La pluralidad de las religiones - se dice - es atribuible a la voluntad de Dios. Es decir, Dios permite que exista una pluralidad de religiones y, si Dios lo permite, nosotros también debemos permitirlo absolutamente. En cuanto a Jerusalén, es una reafirmación, junto con el Rey de Marruecos, de cuánto Jerusalén necesita garantías especiales, arraigadas en el derecho internacional.

¿Cómo podemos leer el "minuto por la paz" que se observará este sábado, como nos recordó el Papa en la última audiencia general?

R. - Nunca permitamos que las diferencias en las creencias religiosas dividan a los hombres entre sí. Por el contrario, debemos comprometernos para que las religiones interesadas y las corrientes merecedoras del pensamiento humano, que no son también religiones, colaboren y reúnan el patrimonio común de sus valores. El hecho de que el Santo Padre quiera recordar ese momento mañana es una garantía muy reconfortante de que esa celebración de hace cinco años nunca será olvidada, sino que siempre dará fruto.

07 junio 2019, 15:52