Buscar

Vatican News

Papa a FAO: “el problema de un país es problema de todos”

El Papa recibe a los participantes de la 41ª Conferencia General de la FAO, felicita al nuevo Director General Qu Dongyu y expresa los puntos clave para combatir la falta de alimento y de agua potable en el mundo.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

“Espero que con la ayuda de todos podamos seguir trabajando conjuntamente para profundizar e incrementar, con responsabilidad y determinación, los esfuerzos dirigidos a alcanzar los objetivos 1 y 2 de la Agenda 2030 y así erradicar con mayor rapidez y fuerza los complejos, graves e inaceptables flagelos del hambre y de la inseguridad alimentaria”. Con este fuerte deseo el Papa Francisco comenzó esta mañana su discurso a los más de 500 participantes que se encuentran reunidos desde el pasado 22 de junio en la sede de la FAO en Roma para celebrar su 41ª Conferencia General. El Papa además, aprovechó este encuentro para felicitar al nuevo Director General, Su Excelencia el señor Qu Dongyu, elegido el pasado 23 de junio con 108 votos a favor de un total de 191.

Escucha el discurso del Papa Francisco pronunciado en español

Falta de alimento y agua: un problema de todos, no sólo de los países pobres

El Papa ha querido contribuir en las sesiones de trabajo de la FAO con un aporte para combatir la falta de alimento y de acceso al agua potable en el mundo, asegurando que para ello es necesario “actuar sobre las causas que las provocan”, pues – ha puntualizado – “en el origen de este drama se halla sobre todo la falta de compasión, el desinterés de muchos y una escasa voluntad social y política a la hora de responder a las obligaciones internacionales”.

“La falta de alimento y de agua no es un asunto interno y exclusivo de los países más pobres y frágiles – ha asegurado – sino que concierne a cada uno de nosotros” y ha hecho hincapié en la importancia de nuestra actitud frente a este problema, explicando que dependiendo de ella podemos “favorecer o frenar” el sufrimiento de muchos hermanos nuestros. Es por ello – ha exhortado el Papa – que todos estamos llamados a “escuchar el grito desesperado de nuestros hermanos y a poner los medios para que puedan vivir, viendo respetados sus derechos más básicos”.

Está en nuestras manos: no derrochar, si concienciar

Entre las palabras del Papa, destaca también su invitación a “reducir el derroche de alimentos y de agua” y para ello – dice  Francisco – hay que educar y sensibilizar, de modo que las “nuevas generaciones” pasen este testigo “a las futuras”, sabiendo que este drama social “no puede ser tolerado por más tiempo” ha dicho el Santo Padre.

En este sentido, ha pedido pararse un momento a pensar en el aumento del número de refugiados en el mundo durante los últimos años, el cual nos ha demostrado – ha dicho Francisco – “que el problema de un país es el problema de toda la familia humana”. Y para que este drama no se produzca, el Papa asegura que es necesario “promover un desarrollo agrícola en las regiones más vulnerables fortaleciendo la resiliencia y la sostenibilidad del territorio” pero debe ir de la mano de “inversión y desarrollo en tecnologías” y por supuesto, de “políticas innovadoras y solidarias para el desarrollo”.

La Santa Sede se compromete a cooperar con la FAO

Antes de concluir su discurso, el Pontífice ha expresado el compromiso de la Santa Sede a cooperar con la FAO, “apoyando el esfuerzo internacional hacia la eliminación del hambre en el mundo y garantizando un futuro mejor para nuestro planeta y para la humanidad entera”.

27 junio 2019, 12:44