Cerca

Vatican News

Panamá y el Canal, un país con dos horizontes

El Canal es el símbolo de Panamá, la riqueza de una pequeña nación que gobierna el tránsito de los gigantes del mar. Aquí, donde un corto viaje es suficiente para admirar dos océanos, la inminente JMJ adquiere también una fuerza simbólica: renovar la invitación del Papa Francisco a los jóvenes a "soñar a lo grande".

Alessandro De Carolis - Ciudad de Panamá

“En Panamá puedes moverte de la costa del Pacífico a la costa del Atlántico en menos de una hora." Dice, con orgullo moderado,  el  conductor que acompaña a los periodistas de Noticias Vaticanas y de Radio Vaticano Italia. Mientras,  zigzaguea en medio del tráfico, que a todas horas parece ser la hora punta. La ciudad, que está a punto de recibir al Papa, cuenta kilómetro tras kilómetro, desde el monumento de los "Mártires de la Patria" hasta los edificios que hasta hace veinte años albergaban una guarnición de 13.000 soldados norteamericanos,  la historia de una obra monumental que ha cambiado para siempre el rostro y el destino de un país que domina dos horizontes.

Un sueño de siglos

La chispa que llevó a la construcción de la "octava maravilla del mundo" ya se encendió a principios del siglo XVI. Poco después de descubrir el Nuevo Mundo, el conquistador español, Vasco Núñez de Balboa, cruza el istmo de Panamá e inesperadamente se encuentra frente a una enorme extensión de agua desconocida. Para el explorador es el "Mar del Sur", el Océano Pacífico. En los siglos siguientes, cuando la circunnavegación del Cabo de Hornos, lugar de tormentas y naufragios, se convirtió en una empresa que desafió el coraje de los marineros más experimentados, la idea de "cortar" la delgada franja de tierra se convirtió en un proyecto. Ferdinand de Lesseps, el genio del Canal de Suez, es el primero en proponerlo, pero esta vez las cosas no salen como en el Mar Rojo y el desafío falla. Sin embargo, pasaron algunos años y en 1901 los Estados Unidos, con los tráficos de California en plena expansión, comprendieron la importancia estratégica del Canal y obtuvieron del gobierno de la entonces "Gran Colombia", que incluía a Panamá, la autorización para construirlo.

Entre dos océanos

Después de años de estudio y alguna controversia política, en 1907 comenzó. La posibilidad de nivelar la tierra del istmo a ambos lados, llevándolo al nivel del mar de este a oeste, queda inmediatamente excluida, la tecnología y las finanzas no lo permiten. El plan prevé la construcción de un sistema de esclusas que, en ambas direcciones, llevará a los barcos en tránsito a subir en tres etapas hasta el punto más alto del istmo, a 26 metros del lago Gatún, para luego descender de nuevo de manera similar por el lado opuesto. La roca es muy dura, la vegetación salvaje, con ríos y diferencias de altura que hacen que el trabajo sea desagradable. Cientos de trabajadores trabajaron durante siete años y el 3 de agosto de 1914 se abrió la puerta. Estados Unidos, que en 1903 había asegurado la gestión de la obra hasta las 12 del mediodía del 1 de enero de 2000, se convirtió en el controlador del tráfico de buques que en 100 años eleva el Canal a unos 15 mil tránsitos actuales. Desde 2016, la ampliación del canal con dos nuevas esclusas ha conducido a la duplicación de los pasajes, con tarifas que oscilan entre 50.000 dólares para un buque de carga medio y 200.000 dólares para un crucero (pero un buque portacontenedores ha pagado 830.000 dólares, por un tiempo medio de viaje de 8 a 10 horas).

Canal "nostrum"

En la actualidad, es el Estado panameño quien administra el Canal. Es una de las principales fuentes de riqueza del país. Pero hay una página de sangre que precede a este resultado, que también se espera. El 9 de enero de 1964, cientos de estudiantes organizaron una protesta reclamando la soberanía de Panamá y tendiendo a entrar por la fuerza en la guarnición estadounidense. Tres días de enfrentamientos violentos costaron la vida a una veintena de jóvenes y cuatro soldados estadounidenses. El conductor que nos guía entre la Cinta Costera y los callejones de la antigua Panamá nos muestra de repente el lugar de la memoria, que nos recuerda un acontecimiento indeleble para los panameños de su época.

Sin fronteras

Entonces el tráfico se derrite y la entrada al Canal se convierte en una anticipación de la fiesta que aquí se puede respirar un poco 'en todas partes. Cientos de chicos de la JMJ abarrotan los espacios dedicados al turismo, incluyendo videos históricos, maquetas de carros antiguos  y el simulador del salpicadero de un remolcador que, alejado uno del otro, se convierte en una oportunidad para sentirse un poco `piloto espacial'. Y mientras, desde lo alto del palacio de visitas, se puede admirar la lenta salida de un barco hacia el océano.  Y por analogía, con las palabras del Papa en la vigilia del encuentro de Cracovia 2016, cuando instó a los jóvenes a rechazar el "sofá de la felicidad", "por caminos que nunca se sueñan ni se piensan", porque Jesús "se proyecta en el horizonte, nunca en el museo". Aquí, en la pequeña Panamá, donde hay dos horizontes inmensos, la JMJ, ya ha duplicado las esperanzas de Francisco

22 enero 2019, 10:50