Cerca

Vatican News
SALVADOR- Mons. Romero SALVADOR- Mons. Romero   (AFP or licensors)

Que regrese a los hogares la costumbre de rezar el rosario en familia

El 2 de octubre de 1977, Mons. Romero expresaba a los fieles su deseo que ojalá volviera a todos los hogares aquella vieja costumbre de rezar el rosario en familia

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Con estas palabras de Mons. Romero a sus fieles, les recordaba que rezaran el rosario que había comenzado el día anterior, primero de octubre, el mes del rosario.

“Procuren aprenderlo los que no lo sepan; y los que lo han olvidado, recuérdenlo de nuevo; y los que lo practican, sepan que están también en la línea de la Iglesia, que respeta esas costumbres populares, esas tradiciones de amor y de cariño a la Virgen. Solamente les pide que no se hagan costumbres rutinarias, que no sea una maquinaria repetir el padrenuestro y avemarías, sino que sea lo que fue al principio, el mensaje del evangelio”.

El Papa pide rezar cada día el Rosario por la Iglesia en octubre

A través de la Red Mundial de Oración del Papa, el Santo Padre pide a los católicos de todo el mundo que recen con especial empeño el Santo Rosario, invocando a la Virgen María y al Arcángel San Miguel para que ayuden a la Iglesia en estos tiempos difíciles, y la defiendan de los "ataques del demonio".

Durante este mes de octubre el Papa Francisco pide a todos los fieles que hagamos un esfuerzo mayor en nuestra oración personal y comunitaria. Por su parte, la Red Mundial de Oración del Papa inició este pedido del Santo Padre el 1 de octubre, día de Santa Teresita de Lisieux, rezando con especial intensidad a lo largo de todo el mes.

El director de la Red Mundial de Oración del Papa, padre Frédéric Fornos SJ, explicaba en entrevista para Vatican News, la importancia de sumarnos a la petición de Francisco.

«Esta petición llega ahora, en particular, tras estos últimos meses donde la Iglesia vive situaciones difíciles, entre ellas, han aparecido con mucha más fuerza que antes, abusos sexuales, abusos de poder y de conciencia por parte de clérigos, personas consagradas y también laicos; sumando así divisiones internas. Y ciertamente, dijo el Padre Fornos, muchos católicos piensan que es un momento difícil de confusión donde se escuchan cosas que pueden sorprender, incluso horrorizar...».

«Cosas que son favorecidas por el mal espíritu, como dice San Ignacio de Loyola, "el mortal enemigo de la naturaleza humana", es decir; el enemigo que quiere destruir nuestro interior», explica el padre Fornos destacando que en la tradición cristiana el mal tiene diversas figuras como la de satanás, que en hebreo significa el adversario; o el diablo que viene de la palabra griega diabolos... “el acusador, el que divide, el que siembra discordia”.

Recemos el Santo Rosario

Frente a esta situación el Pontífice pide que todos los católicos y todos los fieles, recemos de manera intensa y especialmente cada día del mes de octubre,  el Santo Rosario, para que la Virgen María, “quien siempre estuvo a los pies de la cruz de Jesús y no se dejó vencer por el miedo”, ayude a la Iglesia en estos momentos de dolorosa dificultad; a la vez que invocamos el poder del Arcángel San Miguel, "jefe de los ejércitos celestes y protector de la Iglesia" (Apocalipsis 12, 7-9); para que la defienda de los ataques y trampas del maligno. Y así, el Papa nos invita al final del Rosario, a concluir recitando una de las invocaciones más antiguas a la Santa Madre de Dios; el “Sub Tuum Praesidium”

“ Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro, ¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita! ”

Junto con la oración tradicional a San Miguel escrita por León XIII:

“ San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén. ”

San Oscar A. Romero, homilía 2 octubre 1977

“Y, hermanos, no puedo tampoco dejar de recordarles, con una insistencia muy filial para con la Virgen, que desde ayer hemos comenzado el mes del rosario, el mes de octubre; y que ojalá volviera a todos los hogares aquella vieja costumbre de rezar el rosario en familia. Procuren aprenderlo los que no lo sepan; y los que lo han olvidado, recuérdenlo de nuevo; y los que lo practican, sepan que están también en la línea de la Iglesia, que respeta esas costumbres populares, esas tradiciones de amor y de cariño a la Virgen. Solamente les pide que no se hagan costumbres rutinarias, que no sea una maquinaria repetir el padrenuestro y avemarías, sino que sea lo que fue al principio, el mensaje del evangelio. Los misterios del rosario son resumen precioso del evangelio, que los comprende hasta el niño más chiquito, que en sus débiles manos va desgranando las cuentas del rosario mientras medita en el niño Jesús, en el Jesús que muere por nosotros, en el Jesús resucitado y en la Virgen que acompaña a este Cristo en su infancia, en sus dolores y en su resurrección. El que reza el rosario con sentido de evangelio se hace cristiano en la mejor escuela, en la escuela de la Virgen, que es la mejor cristiana”.

Escuche la homilía del 2 de octubre de 1977 de Mons. Romero:

Mons. Romero homilía 2 de octubre de 1977
02 octubre 2018, 12:05