Versión Beta

Cerca

Vatican News
Monasterio de  Bose, XXVI Encuentro Internacional ecuménico ortodoxo Monasterio de Bose, XXVI Encuentro Internacional ecuménico ortodoxo 

Papa al Convenio ecuménico: con el discernimiento se alcanza la voluntad de Dios

A partir de hoy hasta el 8 de septiembre inicia en el convento de Bose, al norte de Italia, el XXVI Convenio ecuménico internacional sobre espiritualidad ortodoxa. El Papa en su telegrama, exhorta a cultivar el discernimiento y a educarse a la paciencia y a los tiempos de Dios

Cecilia Seppia – Ciudad del Vaticano

“Para alcanzar el auténtico discernimiento es necesario educarse a la paciencia de Dios y a sus tiempos, que no son los nuestros”.  Es así como el Papa Francisco en su telegrama firmado por el secretario de Estado Pietro Parolin se dirige a los participantes en el congreso. Francisco, impartiendo la bendición apostólica, desea que estas “jornadas de confrontación fraternal favorezcan la búsqueda de criterios para un discernimiento personal y comunitario necesarios para alcanzar el conocimiento y la voluntad de Dios, en la cual se encuentra la plenitud de la vida”.

Discernimiento y vida

 “Discernimiento y vida cristiana” es el tema del convenio, que se ha convertido en una meta para el diálogo y la amistad con las Iglesias ortodoxas. Entender, discernir los tiempos es en efecto, una dimensión fundamental de la vida cristiana y del cristiano, que debe seguir y comprender la renovación, y permanecer bien sólido en las raíces de la fe, para responder mejor a los desafíos contemporáneos. Los trabajos inician con las intervenciones de parte de eclesiásticos, como el padre Enzo Bianchi, fundador del monasterio de Bose.

Abre los trabajos el cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la unidad de los cristianos, centrando su mensaje sobre el triple aspecto de discernimiento: espiritual, teológico y pastoral. Evidenciando la necesidad de volver a poner las manos en las llagas de Cristo como lo hizo santo Tomás, para consolidar la fe e indagar plenamente sobre la humanidad herida. Fuerte también el contenido del texto del Patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, al describir el discernimiento como elemento propio de la vida de la Iglesia, “valioso don de Dios, su fundador” y virtud eclesial que “nutre e inspira todas las manifestaciones y ámbitos del testimonio de la Iglesia en el mundo”. El discernimiento dijo el Patriarca es el conocimiento de nuestros límites y de nuestra realidad de pecado.

Bartolomé dice que toda la vida de la Iglesia se desarrolla como discernimiento, necesario para salvar la “auténtica tradición” y dar un bello testimonio querido por Cristo. Esto dijo el patriarca, presupone, como lo indica el sínodo de la Iglesia ortodoxa, la evangelización del mundo, la misión, que no debe ser cumplida en modo agresivo, sino que, en libertad, en el amor y en el respeto de la identidad cultural de los individuos y de los pueblos. Por tanto, afirmó el patriarca, es necesario el discernimiento para el deseo de solicitar el diálogo entre cristianos y el diálogo con las religiones no cristianas así como la organización de iniciativas comunes y de actividades concernientes a los grandes problemas contemporáneos.

Cooperación entre las iglesias

La misión de la Iglesia en el tiempo contemporáneo, dice por su parte el patriarca de Moscú, Kiril, es la de enseñar a las jóvenes generaciones a  distinguir entre el bien y el mal, la verdad de las mentiras, lo que verdaderamente vale de lo efímero, transitorio y banal. En este sentido se evidencia “un trabajo común en esta dirección que puede ser una importante contribución para la cooperación entre las Iglesias en la predicación del Evangelio de Cristo al mundo”. Muchos más enviaron mensajes, como los patriarcas Daniel de Rumania y Teodoro II de Alejandría de Egipto, o el metropolita Onufrij (Kiev). No faltó el mensaje del arzobispo de Canterbury, primado de la Comunión Anglicana, que escribió:  "como cristianos que buscamos conducir una vida cristiana sobre el modelo de nuestro Señor Jesús, tenemos el deber moral de considerar en nuestras vidas y en tomar decisiones, según la voluntad de Dios, pero para hacerlo necesitamos el don del discernimiento".

05 septiembre 2018, 11:24