Versión Beta

Cerca

Vatican News

Papa Francisco ya de regreso a Roma

El papa Francisco insistió hoy en la necesidad de que la Iglesia reconozca y remedie con "honestidad" y "valentía" los errores del pasado respecto a los casos de abusos, durante su encuentro con los obispos de Irlanda

Ciudad del Vaticano

Durante el último acto de este viaje a Irlanda, para participar en el Encuentro Mundial de las Familias, Francisco retomó el tema de los abusos de la Iglesia, que afrontó en varios actos ante la herida aún abierta de lo que sucedió en este país durante décadas con miles de víctimas.

Animó a los obispos en "estos momentos de desafíos" a "perseverar en vuestro ministerio de heraldos del Evangelio y pastores del rebaño de Cristo". Agradeció a los prelados, reunidos en el convento de las Monjas Dominicanas de Dublín, la labor de ayuda a los sacerdotes "cuya pena y desánimo causados por los recientes escándalos son a menudo ignorados".

"Un tema recurrente de mi visita ha sido, por supuesto, la necesidad de que la Iglesia reconozca y remedie con honestidad evangélica y valentía los errores del pasado con respecto a la protección de los niños y los adultos vulnerables", recordó. Y valoró los esfuerzos realizados por la actual Iglesia de Irlanda en la prevención, donde gracias a mecanismos de control se ha logrado reducir los casos y sobre todo denunciar a los abusadores.

El Papa pidió perdón por los abusos contra menores

Y en la Misa de clausura, el Papa pidió perdón por los abusos. Inesperadamente, el pontífice, en vez de rezar el acto penitencial, leyó un mensaje en el que volvió a pedir perdón a las miles de víctimas y supervivientes irlandeses. Desde el altar instalado en el Phoenix Park dublinés, Francisco se disculpó por los abusos de poder, de conciencia y sexuales cometidos por los sacerdotes, por las instituciones religiosas y por la jerarquía de la Iglesia en la isla, donde antaño tuvo un poder enorme y su influencia se extendía a todas las capas de la sociedad.

El papa, recordó que este sábado se reunió con ocho víctimas y que después de ello quería "poner delante de la misericordia del Señor estos crímenes y pedir perdón por ellos". Así comenzó el largo e intenso acto de contrición por los "abusos cometidos en diferentes instituciones dirigidas por religiosas y religiosos y otros miembros de la Iglesia".  Su mensaje concluyó con una petición para que "el Señor mantenga en acreciente estado de vergüenza y construcción y nos dé la fuerza para comprometernos para trabajar para que nunca más suceda y se haga justicia".

Una sola familia humana que viva en justicia y paz

Francisco pidió a los fieles que ayuden a construir "una única familia humana" que viva en la justicia y la paz, durante su homilía en la misa multitudinaria que clausuró el Encuentro Mundial de las Familias en Dublín. Ante los cientos de miles de personas que se congregaron en el Phoenix Park, el parque urbano más grande de Europa, el papa habló del poder de las familias para cambiar el mundo.

"Vuestras familias son un lugar privilegiado y un importante medio para difundir esas palabras como 'buena noticia' para todos, a través del testimonio de las familias cristianas, que tiene, el poder, en cada generación, de derribar las barreras", dijo Francisco ante la imponente multitud a pesar de la jornada lluviosa.

Convertirse en fuente de ánimo para los demás

Aseguró que "los desafíos que los cristianos de hoy tienen delante no son, a su manera, más difíciles de los que debieron afrontar los primeros misioneros irlandeses". Y ante ello citó lo difícil que es "perdonar siempre a quienes nos hieren. Qué desafiante es acoger siempre al emigrante y al extranjero. Qué doloroso es soportar la desilusión, el rechazo o la traición". "Qué incómodo es proteger los derechos de los más frágiles, de los que aún no han nacido o de los más ancianos, que parece que obstaculizan nuestro sentido de libertad", agregó.

El pontífice pidió que esta celebración, para concluir sus dos días en Irlanda, sirva a las familias para que puedan regresar a sus hogares y convertirse "en fuente de ánimo para los demás, para compartir con ellos las palabras de vida eterna de Jesús". También recordó que "toda la Iglesia en su conjunto debe salir para llevar las palabras de la vida eterna a las periferias del mundo".

26 agosto 2018, 21:59