Versión Beta

Cerca

VaticanNews

Catequesis del Papa: “El agua, signo de la nueva Vida que es Cristo”

En la Audiencia General de este miércoles 2 de mayo, el Papa Francisco reflexionó sobre los ritos del sacramento del bautismo que se realizan junto a la fuente bautismal, que son: la bendición del agua y la renuncia al pecado y la profesión de fe.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Los invito a que hagan memoria agradecida de su bautismo, y a que renueven con alegría y convencimiento el compromiso que sellaron aquel día, de modo que vivan siempre inmersos en el amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General de este miércoles 2 de mayo, continuando sus catequesis sobre el sacramento del Bautismo a la luz de la palabra de Dios.

“Reflexionamos hoy – afirmó el Pontífice – sobre los ritos del sacramento del bautismo que se realizan junto a la fuente bautismal, que son: la bendición del agua y la renuncia al pecado y la profesión de fe”.

La bendición del agua

Consideremos sobre todo el agua, señaló el Papa Francisco, sobre la cual es invocada la potencia del Espíritu para que tenga la fuerza de regenerar y renovar. “El agua – agregó el Pontífice – es fuente de vida y de bienestar, mientras su ausencia provoca el extinguirse de la fecundidad, como sucede en el desierto; pero el agua puede ser también causa de muerte, cuando sumerge entre sus caudales cualquier cosa; finalmente, el agua también tiene la capacidad de lavar, limpiar, purificar”.

Es a partir de este simbolismo natural y universalmente reconocido que la Biblia describe las intervenciones y las promesas de Dios a través del signo del agua. “El agua es un elemento que se caracteriza por su capacidad de vivificar y de purificar – explicó el Santo Padre hablando en nuestro idioma – este simbolismo natural aparece en varios pasajes de la Palabra de Dios, que son recordados al bendecir el agua que se usará para el bautismo, a la vez que se invoca sobre ella la fuerza del Espíritu Santo, para que todos los que reciban el bautismo sean sepultados con Cristo en su muerte y con él renazcan a una vida inmortal”.

Es por esto, recordó el Papa Francisco, que en la oración de la bendición del agua invoca la acción del Espíritu Santo, recordando las principales pre figuraciones bíblicas y fortalecidos por esta memoria, se pide a Dios que infunda en el agua de la fuente la gracia de Cristo muerto y resucitado.

“No es posible adherir a Cristo poniendo condiciones”

La renuncia al pecado

Una vez que ha sido bendecida el agua, es necesario disponer el corazón para acceder al bautismo, precisó el Obispo de Roma, por eso se realiza la renuncia a satanás y la profesión de fe, dos hechos que están estrechamente unidos entre sí. “En la medida en la cual digo ‘no’ a las sugestiones del diablo – aquel que divide, dijo el Papa – estoy en grado de decir ‘si’ a Dios que me llama a conformarme a Él en los pensamientos y en las obras. No es posible adherir a Cristo poniendo condiciones. Es necesario despojarse de ciertas ataduras para poder abrazar de verdad a los demás. Es necesario cortar puentes, dejándolos a las espaldas, para retomar la nueva Vida que es Cristo”.

La profesión de fe

La respuesta a las preguntas – «¿Renuncias a Satanás, a todas sus obras, y a todas sus seducciones?» – es formulada en primera persona del singular: «Renuncio». Y del mismo modo, afirmó el Papa Francisco, es profesada la fe de la Iglesia, diciendo: «Creo». “Es una elección responsable, que debe ser traducida en gestos concretos de confianza en Dios. El acto de fe – agregó – supone un empeño que el mismo Bautismo ayudará a mantener con perseverancia en las diversas situaciones y pruebas de la vida”.

Renovar con alegría el Bautismo

En sus saludos a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica, el Papa Francisco los invitó a hacer memoria de su bautismo. “Los invito a que hagan memoria agradecida de su bautismo, y a que renueven con alegría y convencimiento el compromiso que sellaron aquel día, de modo que vivan siempre inmersos en el amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo”.

Catequesis del Papa Francisco
02 mayo 2018, 10:05