Versión Beta

Cerca

VaticanNews
Foto de archivo Foto de archivo 

Tiempo de recuperar las raíces: video mensaje del Santo Padre

Video mensaje del Santo Padre a los participantes en la 47ª Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

El Santo Padre Francisco se hizo presente en la 47ª Semana Nacional para los Institutos de Vida Consagrada organizada por el Instituto Teológico de Vida Religiosa de España con un video mensaje, enviado al sacerdote claretiano Carlos Martínez Oliveras, director del Instituto Teológico de Vida religiosa de Madrid.

Fueron más de setecientos los consagrados y consagradas que se dieron cita este cinco de abril para participar en el encuentro que se llevará a cabo hasta el domingo 8 en la Fundación Pablo VI de la capital española y que lleva por título “Llamó a los que Él quiso”.

Con motivo del Sínodo de octubre sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, el ITVR “quiere contribuir a la reflexión sobre la juventud de nuestro tiempo y la llamada específica a una de las vocaciones eclesiales”, es decir la vida consagrada, que “se encuentra en el corazón de la Iglesia, nace de ella y a ella se orienta completamente; pertenece a su vida, santidad y misión”.

Los consagrados se plantean cómo acompañar el camino de los jóvenes, cómo ayudarlos en el discernimiento, y cómo mostrar el don de la vida consagrada que enriquece y edifica a toda la Iglesia.

A quienes están reflexionando sobre los jóvenes y la vida religiosa el Papa - refiriéndose a la falta de vocaciones - invita a "no llorar glorias pasadas cuando el Señor nos dice de ir hacia adelante", e impulsa a "abrir caminos para que el Señor Pueda hablar y llamar" sin hacer campañas de tipo electoral o comercial porque "el llamado de Dios no entra en las pautas del marketing".

El Pontífice hace el punto en el último libro de Baumann sobre los jóvenes en donde los llama "nacidos líquidos", mientras que la traducción alemana de dicho libro utiliza el término, "sin raíces" y a tal propósito expresa:

"Mi gran temor es que nuestros jóvenes pierdan las raíces. Tengo miedo de eso". Y añade: "Quizás el trabajo de hoy sea preparar el camino para que se vea aquello que anunció Joel, "que los ancianos soñarán y los jóvenes profetizarán".

A tal fin reitera la necesidad del diálogo entre jóvenes y ancianos “hoy más que nunca”, y afirma que "estamos a tiempo de recuperar raíces":

"El diálogo entre los abuelos y los nietos es un diálogo intergeneracional de alto nivel y todavía estamos a tiempo: no lo perdamos".

De ahí que incentive a buscar la manera de escuchar las inquietudes de jóvenes y ancianos, poniéndolos "juntos", y también anime, en relación a las vocaciones, a focalizarse en la oración y en el testimonio:

"En cuanto al número de vocaciones que el Señor decida, nosotros hagamos lo que él nos pidió: rezar y testimoniar". “Diviértanse y no pierdan el sentido del humor”.

06 abril 2018, 12:00