Versión Beta

Cerca

VaticanNews
El Papa en el Aula Pablo VI El Papa en el Aula Pablo VI 

El Papa: “No todo lo que es técnicamente posible es éticamente aceptable”

Audiencia del Papa Francisco a los participantes en la Conferencia Internacional promovida por el Pontificio Consejo de la Cultura, sobre medicina regenerativa.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Cultiven con audacia y determinación los ideales que los han congregado y que ya pertenecen a vuestro itinerario académico y cultural”, aliento del Papa a los participantes en la Conferencia Internacional ‘Unite to cure’ promovida por el Pontificio Consejo de la Cultura, sobre medicina regenerativa.

En su discurso, el Santo Padre resaltó la figura de la persona humana como “punto de encuentro y lugar de unidad”. De hecho, dijo el Pontífice, ante el problema del sufrimiento humano es necesario saber crear sinergias entre las personas e instituciones, incluso superando los prejuicios, para cultivar celeridad y el esfuerzo de todos en favor de la persona enferma”.

Agradeciendo a las diversas Instituciones que participaron en esta Conferencia Internacional, el Obispo de Roma sintetizó en cuatro verbos el camino recorrido: prevenir, reparar, curar y prepara el futuro.

Prevenir

Refiriéndose al primer verbo, el Papa Francisco señaló que, muchos males podrían ser evitados si hubiera mayor atención al estilo de vida que asumimos y a la cultura que promovemos. “Prevenir – señaló el Papa – significa tener una mirada prudente hacia el ser humano y el ambiente en el que se vive. Significa pensar en una cultura de equilibrio en el cual todos los factores esenciales pueden ayudar a vivir mejor y con menos riesgos para la salud”.

La prevención es particularmente importante, precisó el Pontífice, cuando pensamos en los niños y en los jóvenes, quienes son siempre los más expuestos a los riesgos de enfermedades relacionadas a cambios radicales en la sociedad moderna. “Esto necesita una acción global y constante que no puede ser delegada a las instituciones sociales y gobernativas, sino que exige el compromiso de cada uno. Por ello, dijo el Papa, es urgente la necesidad de difundir una mayor sensibilidad entre todos para una cultura de la prevención como un primer paso hacia la tutela de la salud”.

Reparar y curar

Además, señaló el Papa Francisco, debemos poner en evidencia con mucha satisfacción el gran esfuerzo de la investigación científica dirigida al descubrimiento y a la difusión de nuevos tratamientos, especialmente cuando tocamos el delicado problema de las enfermedades raras, autoinmunes, neurodegenerativas y tantas otras. “En los últimos años – puntualizó el Santo Padre – el progreso en la investigación celular y en el ámbito de la medicina regenerativa ha permitido alcanzar nuevas metas en las técnicas de reparación de tejidos y en las terapias experimentales, abriendo un importante capítulo en el progreso científico y humano que ha sido sintetizado en vuestro Congreso en dos términos: reparar y curar”.

Preparar el futuro

Finalmente, explicando el último verbo el Papa Francisco subrayó que, si queremos preparar el futuro asegurando el bien de toda persona humana, debemos actuar con una sensibilidad mayor cuanto con más medios a nuestra disposición. “Esta es nuestra responsabilidad hacia el otro y hacia todos los seres vivientes – afirmó el Papa – de hecho, es necesario reflexionar sobre la salud humana en un contexto más amplio, considerándola no sólo en relación a la investigación científica sino también a nuestra capacidad de preservar y tutelar el ambiente y la exigencia de pensar en todos, especialmente en quienes viven dificultades sociales y culturales que los hacen precarios, sea en la salud, sea en el acceso a las curaciones”.

Pensar en el futuro, concluyó el Papa, significa seguir el camino marcado por dos movimientos: el primero, basado en la reflexión interdisciplinar abierta que involucre a expertos e instituciones y permita el intercambio reciproco de conocimientos; el segundo, constituido por acciones concretas en favor de quien sufre.

Discurso del Papa Francisco
28 abril 2018, 11:55