Versión Beta

Cerca

VaticanNews

El Papa recibe al padre de Alfie: sólo Dios es dueño de la vida

El Papa Francisco recibe al papá de Alfie. Al término de la audiencia general Francisco ha querido llamar la atención sobre el niño inglés y sobre Vincent Lambert, recordando con fuerza que el único dueño de la vida, desde el inicio hasta el fin natural es Dios.

Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco recibió esta mañana en la residencia Santa Marta a Thomas Evans, el padre del pequeño Alfie, el niño inglés de casi dos años afectado de una enfermedad neurodegenerativa no conocida e internado en el Alder Hey Children's Hospital de Liverpool, cuyos médicos quisieran desconectar los cables a la máquina que lo mantiene en vida porque – dicen – es “en su mejor interés”. Sus padres, en cambio, quieren trasladarlo al Hospital ‘Bambino Gesù’ de Roma, que ha dado su disponibilidad para recibirlo y asistirlo hasta el final. El traslado ha sido negado tanto por los médicos como por los jueces. Se espera la última palabra de la Corte Suprema.

Una oración para que la vida sea respetada

Al término de la audiencia general de este miércoles, el Santo Padre recordó a Vincent Lambert y al pequeño Alfie Evans, invitando a los fieles presentes a elevar una oración por ellos:

“Llamo la atención nuevamente acerca de Vincent Lambert y el pequeño Alfie Evans, y quisiera reiterar y fuertemente confirmar que el único dueño de la vida, desde el inicio hasta el fin natural es Dios. Y nuestro deber, es hacer de todo para custodiar la vida. Pensemos en silencio y recemos para que la vida de todas las personas sea respetada y, especialmente, de estos dos hermanos nuestros. Recemos en silencio”.

Que cada enfermo sea curado en modo adecuado a su condición

También al término del Regina Coeli del domingo, el Papa había vuelto a hablar del caso Alfie, citando además aquel del francés Vincent Lambert a quien, el hospital de Reims donde se encuentra internado, ha anunciado el querer desconectar la nutrición e hidratación asistidas. Francisco había encomendado a ambos a la oración de todos, así como a otras personas en diversos países que “viven, a veces por largo tiempo, en estado de grave enfermedad, asistidas medicamente por las necesidades primarias”. “Son situaciones delicadas – había dicho el Santo Padre – muy dolorosas y complejas. Recemos para que todo enfermo sea siempre respetado en su dignidad y curado en modo adecuado a su condición, con el aporte acorde de sus familiares, de los médicos y de los demás agentes sanitarios, con gran respeto por la vida”.

El 4 de abril pasado, el Pontífice en un tweet había pedido que se haga todo lo necesario para continuar a acompañar con compasión al pequeño Alfie Evans” y que se escuche “el profundo sufrimiento de sus padres”.

18 abril 2018, 14:49