Versión Beta

Cerca

VaticanNews
El Papa Francisco durante la Audiencia General El Papa Francisco durante la Audiencia General  (AFP or licensors)

Lo contrario de todas las desgracias es el anuncio: Dios resucitó a Jesús en al mañana de la Pascua, expresó el Papa en la catequesis

“Jesús no resucita solo para sí mismo… si asciende al Padre es porque quiere que su resurrección sea participada a todo ser humano, y lleve a lo alto toda creatura. REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz

REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz 

Discernimiento de Francisco

Jesús, muerto por amor y que Dios lo ha resucitado la mañana de Pascua, es la esencia del anuncio, es lo contrario, lo opuesto a las desgracias, explicó el Papa en la catequesis del 4 de octubre de 2017.

“Si los Evangelios –dijo- se detuvieran en la sepultura de Jesús, la historia de este profeta iría a agregarse a las tantas biografías de personajes heroicos que han dado la vida por un ideal. El Evangelio sería entonces un libro edificante, también consolador, pero no sería un anuncio de esperanza. Pero los Evangelios no se cierran con el viernes santo, van más allá”. Y aquí afirmó Francisco que “justamente este fragmento sucesivo es el que transforma nuestras vidas”.

Los discípulos desconsolados después de su crucifixión, con la piedra del sepulcro habían cerrado tres años de entusiasmo vividos con el Maestro de Nazaret. “Parecía que todo había terminado, y algunos, desilusionados y atemorizados, estaban ya dejando Jerusalén”, dijo el Papa.

Pero la resurrección de Jesús cambia, invierte la mente y el corazón de los discípulos. “Jesús no resucita solo para sí mismo… si asciende al Padre es porque quiere que su resurrección sea participada a todo ser humano, y lleve a lo alto toda creatura”.

Por esto el Papa explicó que los discípulos son transformados por el soplo del Espíritu. No tendrán solamente una buena noticia para llevar a todos, sino que serán ellos mismos distintos, como renacidos a una vida nueva. La resurrección de Jesús nos transforma con la fuerza del Espíritu Santo. Jesús está vivo, está vivo en medio de nosotros, está vivo y tiene esa fuerza para transformarnos.”

06 octubre 2017, 13:04