Vatican News
Santa Maria in Trastevere Santa Maria in Trastevere  (ANSA)

Vigilia por los mártires, padre Gnavi: signo de esperanza más allá de las divisiones

La Comunidad de Sant'Egidio organiza esta tarde una Vigilia por los mártires de hoy en la Basílica de Santa María in Trastevere de Roma, presidida por el Cardenal Farrell. El párroco: son testigos de la fe en la que vemos la luz pascual; con su vida y su muerte explican el sentido de las Bienaventuranzas

Antonella Palermo - Ciudad del Vaticano

Se permitirá una participación limitada debido a la normativa sanitaria vigente, pero también esta vez promete ser una celebración vibrante y cálida, en un espíritu de unidad que atraviesa el tiempo y el espacio. Se trata de la vigilia en la basílica de Santa María in Trastevere, que se celebrará esta tarde a las 18:30 horas, en memoria de los mártires de nuestro tiempo, presidida por el cardenal Kevin J. Farrell, prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida. Se emitirá en streaming y en los canales sociales de la Comunidad de Sant'Egidio, que lo organiza, con traducción simultánea al inglés, español, francés y portugués. Preguntamos a Marco Gnavi, párroco de Santa María en Trastevere, quiénes son los mártires de hoy:

R. - Los mártires de hoy son mujeres, hombres, pastores, laicos católicos y otros, incluidos ortodoxos, evangélicos y anglicanos, que en nuestro tiempo ofrecen su vida con humildad en contextos difíciles y contradictorios. Son un signo de esperanza, un signo de comunión más allá de las divisiones. Y recordarlos es una deuda que sentimos desde hace muchos años en comunión con el Papa Francisco, con su predecesor Benedicto XVI y aún antes con Juan Pablo II que en el año 2000 tuvo esta gran intuición: recoger en una memoria común los nombres de los soldados desconocidos de la causa de Cristo. Este recuerdo litúrgico de los testigos de la fe nos hace leer la Semana Santa en una perspectiva de gran luz, de una luz pascual que esperamos invada todos los lugares donde se sufre, donde los cristianos son testigos de la caridad, de la cercanía a los débiles, del diálogo, de la paz. En una palabra, aquellos que con su vida y su muerte saben explicar el valor, el sentido de las Bienaventuranzas.

Además, acabamos de recordar el 25 aniversario del secuestro de los siete monjes trapenses en Argelia...

R. - Sí, Christian De Chergé, junto con sus hermanos, fue un humilde testigo de un sueño que no se ha roto, a pesar de los ataques al diálogo y al encuentro entre creyentes. También recordamos hoy a otros mártires, cristianos en minoría que viven el sueño de la fraternidad universal como recordó el Papa Francisco en Ur de los Caldeos, en Qaraqosh, en su hermoso, extraordinario y desafiante viaje a Irak. Todo mártir lleva en sí la universalidad del sueño de Dios, nunca es un hombre unilateral y opuesto, e incluso las contradicciones a las que podemos estar sometidos por vivir en la historia y ser pequeños, se diluyen en el momento de la ofrenda de la vida.

Padre Marco, ¿cómo se purifica la memoria?

R. - En primer lugar, la memoria del martirio no identifica al enemigo, pero sobre todo identifica la débil fuerza de los cristianos y es ya en sí misma un acto de reconciliación, de esperanza, de encuentro, porque los cristianos no son hombres de división. Hoy vamos a celebrar en Santa Maria in Trastevere - como hemos hecho durante muchos años junto con varios amigos esta deuda - también estamos hablando de recuerdos muy recientes. Pero si nos medimos realmente con los lugares del dolor, del sufrimiento, de la agresión del mal, descubriremos que cada cristiano es como una luz en la oscuridad que vence incluso la resignación. Estamos en el tiempo de la pandemia, me gustaría decir que mientras el miedo se globaliza, los cristianos globalizan la esperanza, la caridad, el Evangelio como buena noticia para todos y son un gran acicate para no dejarse vivir por la historia sino para reaccionar al mal con el bien.

Hablando de la pandemia, hace un año hubo un momento extraordinario de oración con el Papa Francisco en la Plaza de San Pedro. ¿Cómo lo recuerda?

R. - Mucha gratitud por un gesto profético y empático del obispo de Roma que, desde una Plaza de San Pedro vacía, abrazó sin embargo al mundo entero. Y creo que el vacío de esa Plaza debería llenarse con los sueños de los cristianos, con su generosidad, con el encuentro entre hombres que quieren el bien de todos. Creo que debemos aprender a sentir -como lo hace el Papa Francisco, por lo tanto con un corazón amplio- para recordarnos aún hoy que debemos remar juntos, que la barca es la misma para todos, salvando incluso esos abismos de diversidad en los recursos distribuidos desigualmente. Frente a esa Plaza vacía están todos los continentes y una inmensidad de preguntas, pero queda la posibilidad y la fuerza del Evangelio que nos ayuda a vivir en la esperanza y a conectarnos unos con otros.

¿Hay alguna figura que le parezca emblemática que pueda decir algo significativo en el horizonte de esos mártires contemporáneos a los que mirar para fortalecer el compromiso diario de los creyentes?

R. - Pienso en las pobres monjas de Bérgamo que murieron infectadas por el ébola en el Congo y lo hicieron sabiendo que tenían que enfrentarse a la muerte, pero no se salvaron para salvar a los enfermos. Me parece que ellas, como muchas otras, son mujeres débiles, pero fuertes en el amor que nos dicen lo que significa resistir incluso en la época de la pandemia. No para salvarse a sí mismo perdiendo a los demás, sino para salvar a los demás a riesgo de perderse a sí mismo. Al fin y al cabo, esta es la forma que nos muestran también para hacer frente a esta convulsión global en la que estamos viviendo. Esperando por supuesto vivir todos y salvarnos todos porque las pobrecillas de Bérgamo querían vivir pero una vida plena es el amor, siempre.

29 marzo 2021, 17:33