Buscar

Vatican News
2021.02.04 Una escena de la película "Tiempos Modernos" 2021.02.04 Una escena de la película "Tiempos Modernos" 

85 años de la película "Tiempos modernos", reflejo de un mundo cambiante

Este es un episodio de "Doppio Click", programa de Radio Vaticano, dedicado a un aniversario relacionado con el mundo del cine: el 5 de febrero de 1936 se proyectó por primera vez la famosa película dirigida y protagonizada por Charlie Chaplin. Este aniversario es también una ocasión para recordar las reflexiones de los Papas sobre el cine.

Andrea De Angelis, Silvia Giovanrosa, Alessandro Guarasci, Amedeo Lomonaco - Ciudad del Vaticano

En 1929, Estados Unidos experimentó una crisis económica sin precedentes. En varios países ya se había impuesto un modelo de producción industrial, conocido como fordismo, basado principalmente en la cadena de montaje y el uso de la tecnología. A partir de estas premisas toma forma la idea central de "Tiempos modernos", en la que el protagonista es el personaje del Vagabundo. El 5 de febrero de 1936, la obra maestra dirigida y protagonizada por Charlie Chaplin, se proyectó por primera vez en el Teatro Rivoli de Nueva York. La película describe, en clave cómica, las alienaciones de la modernidad y el conflicto entre el hombre y la máquina. Es el retrato de un mundo cambiante y refleja algunas de las angustias de nuestro propio tiempo, sacudido por los profundos cambios provocados por la pandemia. Al igual que hace 85 años, hoy también se producen rápidos cambios relacionados, en particular, con el mundo de la producción y el trabajo.

Cartel de la película "Tiempos modernos
Cartel de la película "Tiempos modernos

 

El argumento de la película

La película gira en torno a las aventuras de un pobre trabajador, interpretado por Charlie Chaplin, empleado en una empresa. Su trabajo consiste en apretar tornillos: repite este gesto de forma mecánica y continua. El fuerte estrés le lleva a perder la cabeza y a manipular la maquinaria de la fábrica. Entonces es ingresado en una clínica para ser rehabilitado. Una vez dado de alta, acaba encabezando accidentalmente una procesión de manifestantes en paro y es detenido. En la cárcel, por casualidad, frustra una revuelta de presos y consigue su libertad. Finalmente se hace amigo de una joven huérfana. Juntos huyen de la ciudad para encontrar algo de paz en otro lugar. La película es casi totalmente silenciosa para subrayar el hecho de que el hombre se queda sin palabras ante el poder abrumador de las máquinas. Pero se ve reforzada por la extraordinaria actuación de Charlie Chaplin que canta la canción "Je cherche après Titine". La letra es un revoltijo de palabras sin sentido. Por primera vez, el público en general puede escuchar la voz de uno de los mayores artistas cinematográficos de todos los tiempos.

Escuche "Je cherche après Titine" cantada por Charlie Chaplin

Charlie Chaplin

"Recuerdo una noche en Londres en la pequeña habitación de nuestro sótano, yo, convaleciente en la cama, y mi madre. Leía, recitaba y explicaba el Nuevo Testamento de forma inimitable, transmitiéndome el amor y la piedad de Cristo por los pobres y los niños". Este es un pasaje de su autobiografía de 1964 en el que Charlie Chaplin habla de su difícil infancia. Nacido en 1889 en los suburbios de Londres, dio sus primeros pasos en el cine en 1914. En esa época nació su personaje más famoso: el Vagabundo, un vagabundo que se convirtió en el protagonista de muchos cortometrajes y películas, incluyendo, en 1936, "Tiempos modernos".

Primera proyección de la película "Tiempos modernos
Primera proyección de la película "Tiempos modernos

Entre los invitados de este episodio, una conocida voz de Radio Vaticano: Rosario Tronnolone. Periodista, director, gran experto en cine, durante la transmisión subraya cómo "la extraordinaria modernidad de esta película, que todavía hoy pegaría a los espectadores a sus asientos, es asombrosa". En el personaje del vagabundo "emerge una humanidad extraordinaria, un hombre débil que, sin embargo, tiene una poesía en él, no sólo ligada a la musicalidad de la escena, sino a la pureza y la bondad que muestra. Yo lo definiría -afirma- como una nobleza". Para Chaplin, el cine era "un lenguaje de imágenes". No necesitaba el sonido, salvo como momento de extrañamiento, de algo que no es humano. Incluso la voz del maestro, que en la película habla a través de la pantalla, tiene un sentido en cierto modo demoníaco, no humano".

Volviendo a la figura del vagabundo, el estudioso del cine Eusebio Ciccotti escribe en un artículo publicado en Avvenire: "Chaplin, con la creación del personaje del vagabundo, el tierno vagabundo, el tímido marginado, el educado clochard, dio vida a una figura original de Christi: pobre, solitario, dispuesto a amar al prójimo, incluidos los animales callejeros". La vida del actor también estuvo marcada por gestos generosos. En 1954, por ejemplo, donó dos millones de francos al Abbé Pierre, fundador de la Comunidad Emaús, para los pobres de París. Era el dinero de un premio recibido por Charlie Chaplin durante ese año. "No los regalo", explicó después el actor y director, "pero los devuelvo". Son del vagabundo que fui". Con dos premios Oscar en su carrera y más de cien películas, Chaplin murió el 25 de diciembre de 1977 en Suiza. Su legado artístico y cultural no tiene precio. A lo largo de los años, su genio alimentó la creatividad de muchos artistas. El personaje del Vagabundo inspiró, por ejemplo, al famoso actor italiano Antonio de Curtis para las historias y aventuras de Totó.

León XIII, el primer Papa captado por una cámara de cine

Los Papas y el cine

Los Papas se han detenido a menudo en el arte del cine. El primer Pontífice que fue filmado por una cámara de cine fue el Papa León XIII, que en su encíclica Rerum Novarum examinó el tema de las profundas transformaciones de la sociedad moderna. Era el 26 de febrero de 1896 y un camarógrafo cruzó el umbral del Palacio Apostólico para filmar al Papa en el acto de bendición. En 1929, en la encíclica Divini illius Magistri, Pío XI reconoció el valor educativo, popular y evangelizador del cine. En 1936, el año en que se proyectó "Tiempos modernos", Pío XI dedicó una encíclica entera, Vigilanti cura, al cine. "Es indiscutible -escribió el Pontífice- que entre las diversiones modernas el cine ha ocupado en los últimos años un lugar de importancia universal. El cine, observa, "se ha convertido en la forma más popular de entretenimiento, que se ofrece, para momentos de diversión, no sólo a los ricos, sino a todas las clases sociales". Hay que "vigilar y trabajar", subrayaba Pío XI en la encíclica Vigilanti Cura, para que el cine "se transforme en un precioso instrumento de educación y elevación de la humanidad". Pío XII continuó esta reflexión y en 1955, a los representantes del mundo cinematográfico, les indicó esta urgencia: "la necesidad de que el arte cinematográfico sea convenientemente estudiado en sus causas y efectos, para que también él, como cualquier otra actividad, se oriente al mejoramiento del hombre y a la gloria de Dios". En 1959, el Papa Juan XXIII creó la Filmoteca Vaticana con el objetivo de recoger y conservar el material cinematográfico sobre la vida de la Iglesia. En una audiencia general en 1965, Pablo VI se dirigió en particular a los que trabajan en la industria del cine y del espectáculo: "Dad a vuestro arte -dijo- las alas del genio, de la belleza y de la energía espiritual".

Presentación de una película en la Filmoteca Vaticana (Foto de archivo)
Presentación de una película en la Filmoteca Vaticana (Foto de archivo)

Juan Pablo II, a lo largo de su pontificado, se detuvo varias veces en el valor del "séptimo arte". "El cine, con sus múltiples potencialidades -se lee en el Mensaje para la XXIX Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales- puede convertirse en un válido instrumento de evangelización". En 2011 Benedicto XVI dirigió estas palabras a un grupo de artistas procedentes también del mundo del cine: "No separéis nunca la creatividad artística de la verdad y de la caridad, no busquéis nunca la belleza lejos de la verdad y de la caridad, sino que, con la riqueza de vuestro genio, de vuestro ímpetu creativo, sed siempre, con valentía, buscadores de la verdad y testigos de la caridad". El Papa Francisco también reitera la importancia de la gran pantalla. Al recibir en audiencia el 7 de diciembre de 2019 a los miembros de la Asociación Católica Esercenti Cinema-Sale della Comunità, destaca que el cine "sobre todo en la posguerra ha contribuido de manera excepcional a reconstruir el tejido social con muchos momentos agregativos. Cuántas plazas, cuántos cines, cuántos oratorios, animados por personas que, en la visión de la película, trasladaron esperanzas y expectativas. Y de ahí salieron, con un suspiro de alivio, en las angustias y dificultades cotidianas". Palabras que también pueden proyectarse hacia el futuro. Incluso después de esta época, marcada por la pandemia, el cine podría ser uno de los instrumentos capaces de "reconstruir el tejido social con muchos momentos agregativos", para volver a empezar después de la crisis.

Los pontífices y el trabajo

La cuestión del trabajo ha estado en el centro del Magisterio de varios Pontífices. El Papa Juan XXIII, en sus Radiománticos de 1960 para la fiesta de San José Artesano, subrayó el afecto y la cercanía de la Iglesia a todos los trabajadores, dondequiera que trabajen: en los hogares, en las fábricas y en las escuelas. La Iglesia, dice el Pontífice, está especialmente cerca de quienes realizan, incluso en secreto, los trabajos más duros, aquellos que muchos consideran de poco valor. Está igualmente cerca de los que buscan trabajo, de los que lo han perdido. Durante la Santa Misa del 19 de marzo de 2006, Benedicto XVI indicó una necesidad: el hombre debe encontrar siempre en el trabajo un medio y nunca un fin, para no convertirse en un esclavo del mismo. Durante su visita pastoral a Génova en 2017, el Papa Francisco se reúne con los trabajadores de Ilva. Y recuerda cómo el trabajo es el centro de todo pacto social y no un medio de consumo. El trabajo así entendido conlleva valores como la dignidad, el honor, el respeto, la libertad y el derecho. El trabajo, entendido así, es ese trabajo pedido y rogado a Dios, trabajo digno del valor de todo hombre.

Las modernas "cadenas de montaje"

Las clásicas cadenas de montaje, representadas en la película "Tiempos modernos", en esencia ya no existen hoy en día. Sin embargo, hay algunas categorías que siguen experimentando la repetición de ciertos tipos de trabajo. Es el caso de los repartidores que entregan paquetes o comida cada día. Una actividad que se ha disparado, aún más, durante la pandemia y que ha replanteado el tema de los derechos de estos trabajadores. Alessandro Guarasci conoció a uno de ellos. Se trata de Antonello Badessi, que forma parte de la asociación Union Riders Roma.

El trabajo de los repartidores - subraya Badessi - es repetitivo. "Tiempos modernos" es la fotografía de una época, y se adelantó a su tiempo. Ahora estamos aún más adelantados. Si estuviera mejor organizado y menos vinculado a las multinacionales, el trabajo de los repartidores -recuerda Badessi- podría tener un rostro más humano.

06 febrero 2021, 11:29